Heller sostuvo que el apoyo del arco político servirá para negociar con los acreedores

Como miembro informante, el titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda justificó la necesidad de contar con una ley como la que propuso el Poder Ejecutivo y dio detalles que expresan lo “insostenible” de la deuda sin una reestructuración.

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja, Carlos Heller, fue el encargado de defender el proyecto de sostenibilidad de la deuda pública bajo ley extranjera. Pasadas las 13, el legislador kirchnerista señaló que si bien esta ley no es necesaria para llevar adelante la negociación, servirá para “la fuerza negociadora” que desarrollará el ministro de Economía.

En ese sentido resaltó la importancia de que el arco político respalde las negociaciones, “por eso confiamos en que esta ley saldrá con un amplísimo apoyo de esta Cámara”.

“Estamos en un momento complejo”, reconoció Heller en referencia al problema de la deuda, y sostuvo que la carga de la deuda “es insostenible, hipoteca el futuro de los argentinos y ha contribuido a acrecentar la pobreza y el desempleo”.

A la hora de los datos, dijo que entre 2015 y 2019 la relación deuda-PBI aumentó del 48,6 al 90,9%; los servicios totales, intereses más amortizaciones, pagados anualmente, se cuadriplicaron: pasaron de un 10% del PBI a un 40%. Aumentó la tasa de interés promedio ponderada, que era en 2015 de 5,5, en 2019 llegó a 7,26, reveló, entre otros datos, para justificar la necesidad de reestructuración de la deuda.

Reivindicó las palabras de Martín Guzmán en cuanto a que la voluntad de pago está, pero “para poder pagar el país necesita generar capacidad y para eso es necesario un alivio de la carga de deuda”.

Heller remarcó también palabras del ministro de Economía en cuanto a que “un Estado soberano tiene derecho, en el ejercicio de su facultad discrecional, a elaborar sus políticas macroeconómicas, incluida la reestructuración de su deuda soberana. Derecho que no debe verse frustrado ni obstaculizado por medidas abusivas. La reestructuración es un último recurso, pero cuando llega el caso es una herramienta que un estado soberano tiene pleno derecho a ponerlo en práctica”.

Con relación a las negociaciones del ministro Guzmán con el Fondo, recordó que este también dijo que “iremos con nuestros propios planes, diseñando nuestras propias políticas de crecimiento y distribución del ingreso, enfocados a generar el crecimiento necesario, no solo para cumplir con la deuda, sino principalmente para mejorar la situación de las mayorías y poner al país de pie, como sostiene nuestro presidente Alberto Fernández”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password