Si Juntos por el Cambio se une en rechazo de Rafecas, su pliego no avanzará en el Senado

El Frente de Todos necesita sumar entre ocho y nueve votos para alcanzar la mayoría requerida. Los caminos que se abren.

Por Carolina Ramos

El Senado es terreno de expectativa por la suerte del futuro procurador general de la Nación. El hombre propuesto por el presidente Alberto Fernández es el juez federal Daniel Rafecas, y si bien su pliego todavía no fue enviado a la Cámara alta, el tema comenzó a ser discutido en los despachos y el bloque oficialista ya evalúa cómo encarar las negociaciones.

El artículo 11 de la Ley Orgánica del Ministerio Público Fiscal de la Nación establece que la propuesta debe ser avalada por dos tercios de los senadores presentes; es decir 48, si hay asistencia perfecta. El Frente de Todos, con José Mayans a la cabeza, tiene 40 integrantes más uno de licencia, el tucumano José Alperovich, que volvería a entrar en funciones en el mes de junio.

No es necesario indagar demasiado para verificar que, sin el aporte de parte de Juntos por el Cambio, el oficialismo no podrá aprobar en el recinto la designación de Rafecas. El interbloque presidido por Luis Naidenoff tiene 26 miembros, número suficiente para bloquear la votación.

La semana pasada, la Mesa Nacional partidaria -que se reunió en el propio Congreso- le dio a sus 26 senadores el mandato de adoptar una posición unánime, lo que arrastra al interbloque al rechazo. Es que el bloque radical, que cuenta con 14 miembros, es el más refractario a votar a favor. El Pro tiene solo ocho legisladores y la Coalición Cívica no tiene representación en la Cámara alta.

La principal bancada opositora se completa con el catamarqueño Oscar Castillo (Frente Cívico), de extracción radical; el sanjuanino Roberto Basualdo (Producción y Trabajo); el puntano Claudio Poggi (Avanzar) y el salteño Juan Carlos Romero (Justicialista 8 de Octubre).

Basualdo y Romero son dos de los senadores a los que el Frente de Todos buscará convencer. En el caso del sanjuanino, no tendría reparos personales en acompañar al oficialismo, pero según supo parlamentario.com, se mantendría alineado junto al interbloque a la hora de decidir.

Por fuera de Juntos por el Cambio, hay cuatro monobloquistas que definen postura: la riojana Clara Vega (Mediar Argentina), el rionegrino Alberto Weretilneck (Juntos Somos Río Negro), el santafesino Carlos Reutemann (Santa Fe Federal) y la neuquina Lucila Crexell (Movimiento Neuquino).

Consultada por este medio, Vega aclaró que no tiene decisión tomada aún, lo cual la acercaría más al “sí” que al rechazo. Reutemann no tendría problemas para votar el pliego y lo mismo haría Weretilneck, aunque el exgobernador está lejos de querer mostrar un alineamiento automático con el Poder Ejecutivo. Deberán convencerlo entonces.

Una vez que el pliego sea enviado al Senado y que el pleno le dé ingreso formal, deberá tratarse en la Comisión de Acuerdos, a cargo de la camporista Anabel Fernández Sagasti. El candidato deberá someterse a una audiencia pública donde tendrá que defender sus aptitudes para el cargo y responder preguntas de la oposición.

El Frente de Todos tiene número suficiente para iniciar la sesión con quórum propio, por lo que ausentarse en el recinto no es una opción para Juntos por el Cambio. Al contrario: sus senadores tendrán que estar presentes en sus bancas si quieren bloquear la votación.

Rechazo fundado

En su trayectoria como juez, Rafecas fue protagonista de al menos tres causas judiciales relevantes, y las resoluciones que adoptó en cada una conducen al radicalismo a rechazar su nombramiento como jefe de los fiscales.

En 2009, fue Rafecas quien envió a juicio oral al expresidente radical Fernando de la Rúa, en la causa por las coimas en el Senado. La UCR siempre atribuyó esa medida al gobierno de Néstor Kirchner -veía detrás la mano de su jefe de Gabinete… Alberto Fernández-. Cinco años después, el Tribunal Oral Federal Nro. 3 absolvió a De la Rúa.

Por otra parte, Rafecas fue protagonista de un escándalo al ser apartado de la causa por la estatización de la exCiccone Calcográfica. Fue cuando Ignacio Danuzzo Iturraspe, abogado de José María Núñez Carmona, reveló una serie de conversaciones con Rafecas por Whatsapp, en las que el juez buscaba colaborar inicialmente con Amado Boudou, el exvicepresidente hoy preso por esta misma causa.

Otro polémico capítulo en la carrera judicial de Rafecas se dio cuando el magistrado desestimó, en 2015, la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra Cristina Kirchner por la firma del memorándum de entendimiento con Irán, en el marco de la investigación por el atentado a la AMIA. Ahí radicales y el Pro alinearon su encono con el juez federal.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password