Cristina Kirchner llama a poner a la Justicia “en la senda que la República le impone”

La vicepresidenta de la Nación detalló una serie de elementos que probarían que los jueces actuaron con segundas intenciones al detener a algunos exfuncionarios del kirchnerismo.

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner la emprendió una vez más contra la Justicia al insistir la instalación del Lawfare, que refiere como “un plan sistemático que requiere la articulación de medios de comunicación, sectores del Poder Judicial y agencias y organismos del Estado para atacar y destruir a opositores políticos”.

En ese marco, la exmandataria cargó contra la Corte Suprema, a la que acusa de inacción ante “los escandalosos mecanismos del Lawfare”.

En una extensa sucesión de tuits, la exmandataria arrancó diciendo que “un conocido periodista acaba de ‘informarnos’ (claro que cuatro años después) que en el año 2016 el diario La Nación estuvo a punto de dedicar una tapa de domingo a los jueces de Comodoro Py que no habían ‘perseguido” a funcionarios de nuestros gobiernos”.

El periodista en cuestión y al que Cristina no nombra es Carlos Pagni, quien hizo esa referencia en el editorial de su programa Odisea, que se emite los lunes por La Nación+, y sobre el cual agregó que “dijo también que, a partir de ese dato, un juez federal ‘paró la publicación de la tapa’ ordenando la detención repentina de un exfuncionario -y yo agrego- que, además, había dejado de serlo… ¡en el año 2009!”. En este caso el exfuncionario es Ricardo Jaime.

“Dicen que una verdad a medias es una mentira y resulta que lo que no contó el conocido periodista es que justamente ese domingo, 3 de abril de 2016, en el que supuestamente iba a aparecer la famosa tapa con los jueces de Comodoro Py”, agregó la vicepresidenta, para señalar luego que “era el mismo domingo en que se iba a dar a conocer a nivel mundial el escándalo de los Panamá Papers en el que estaba directamente involucrado el entonces presidente Mauricio Macri. Fue por eso que el juez Ercolini, el día anterior, ordenó la detención del exfuncionario”.

Según Cristina, “la verdad completa es que: o metían preso a un exfuncionario o publicaban la tapa con la foto de los jueces. El objetivo era el mismo: tapar y encubrir a Macri en un escándalo que provocó la renuncia de presidentes, primeros ministros y ministros en todo el mundo”.

Agrega la exmandataria que “como dicha detención no fue suficiente para tapar la magnitud del escándalo que se desató con los Panamá Papers, por estar involucrado nada menos que el presidente de la Nación, Mauricio Macri, a los dos días de ese domingo se ordenó otra prisión preventiva…”. En este caso señala a “un empresario detenido en el aeropuerto de San Fernando cuando llegaba de Río Gallegos para asistir precisamente a una indagatoria en Comodoro Py, con la ridícula excusa que el avión ¡que ya había aterrizado!… ‘no tenía plan de vuelo’”. El empresario es Lázaro Báez.

“He sostenido y sostengo que en la Argentina y en la región se instaló el Lawfare: un plan sistemático que requiere la articulación de medios de comunicación, sectores del poder judicial y agencias y organismos del Estado para atacar y destruir a opositores políticos”, puntualiza Cristina Fernández, que concluye diciendo que “finalmente es La Nación, a través de uno de sus principales columnistas, el que describe a medias y a conveniencia algunos de los escandalosos mecanismos del Lawfare sin que hasta el momento en la Corte Suprema, responsable última del Poder Judicial, se les mueva un pelo”.

“Ahora, que las cosas empiezan a quedar al descubierto y que se desnudan los mecanismos de la persecución de opositores y del encubrimiento de la corrupción macrista, es más fácil entender la necesidad de volver a poner a la Justicia en la senda que la República le impone”, remata la vicepresidenta de la Nación.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password