Solano pidió garantizar la universalidad en la entrega de alimentos

El diputado del PO aseguró que los bolsones de alimentos que recibieron los estudiantes “son una vergüenza” e insistió en que “son completamente insuficientes y no cubren los valores nutritivos necesarios”.

FOTO: Comunicado del Partido Obrero

En medio del aislamiento social obligatorio por el crecimiento del coronavirus en el país, el legislador del PO Gabriel Solano se refirió a los bolsones de alimentos que el Gobierno de la Ciudad repartió en las escuelas para los alumnos del nivel inicial y primario y aseguró que “son una vergüenza”.

En ese sentido, explicó que este miércoles “cientos de madres y padres de niños y adolescentes que estudian en las escuelas públicas de la Ciudad hicieron horas de cola bajo la lluvia, esperando camiones demorados en controles policiales, para recibir supuestos ´bolsones´ de comida que terminaron siendo un puñado de productos completamente insuficientes” y remarcó que le llegaron “hasta de frutas podridas”.

Asimismo consideró que “es muy grave, porque para muchos niños la comida que reciben en la escuela es la más importante que tendrán en todo el día y en el cuadro de la crisis económica y sanitaria que atravesamos es aún peor” e insistió en que “las colas eternas muestran lo necesario que resultan estos alimentos para que los pibes coman; pero como los bolsones alcanzan para la mitad de las familias que los necesitan, se reparten los pocos productos”.

En cuanto al contenido de los mismos, Solano indicó que “en algunos se entregaron solamente cinco saquitos de té, cinco de mate cocido y diez barritas de cereal o galletitas como desayuno o merienda para 15 días. O dos paquetes de leche. O un paquete de arroz, uno de fideos y uno de lentejas, para lo que deberían ser diez comidas. Una vergüenza. Hay faltantes de leche y enormes deficiencias respecto con los requerimientos nutricionales”.

“Las denuncias sobre este tema no son nuevas: centros de estudiantes, cooperadoras de padres y sindicatos denunciaron una y otra vez a las empresas concesionarias que cobran fortuna mientras prestan un servicio pésimo”, subrayó y le reclamó “al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que, en lugar de dedicarse a perseguir a los docentes con exigencias imposibles de trabajo remoto, garantice la universalidad de la entrega de alimentos a cada familia que lo necesite, incluyendo a los estudiantes de media a quienes no se les están entregando alimentos, y que las entregas cubran las necesidades alimenticias y nutricionales que deberían ser elaborados en conjunto con los sindicatos, los centros de estudiantes y contar con la aprobación de nutricionistas independientes”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password