Hoy la única salida es suspender definitivamente los pagos de deuda

Por José Castillo. El dirigente de Izquierda Socialista sostiene que estamos “ante una oportunidad inmejorable” para, debido a la emergencia, dejar efectivamente de pagarle, tanto a los acreedores privados como también al FMI.

El Gobierno de Alberto Fernández presentó la semana pasada su propuesta de renegociación de la deuda externa para los bonos bajo legislación extranjera. Se ha insistido en que la propuesta presentada por el Gobierno es “durísima” y que está planteada en términos de “tómelo o déjelo”, por lo qu e no habrá ningún retroceso. 

Lamentablemente no es así. Veámoslo detenidamente: se plantea una reducción del capital de la deuda a renegociar de 5,4% (3.600 millones de dólares). Apenas una semana antes, los trascendidos eran que la quita de capital no iba a ser menor a 15%, pero a último momento se la redujo a fines de dar una señal “negociadora” a los acreedores.  

La quita de intereses sí es importante (62%), aunque partiendo de tasas de interés astronómicas. La propuesta planea canjearlas por otras que, en promedio, serán de 2,33% anuales en dólares. Seguirán siendo altísimas, ya que las tasas internacionales mundiales están casi todas entre 0% y 0,5 por ciento.  

El Gobierno propone un período de gracia (tiempo durante el cual no se paga nada) de tres años (2020, 2021 y 2022). En todos los discursos previos se hablaba de “cuatro años”, y ahora aparecen tres. Nuevamente, como guiño a la negociación con los acreedores.  

Muchas preguntas quedan sin responder. ¿Durante los tres años que no se paga nada se acumulan los intereses y entonces eso multiplica la deuda? ¿Habrá, además, algún cupón o pago extra, como deslizó algún funcionario del gobierno, que se pagará cada vez que el país crezca (parecido al actual “cupón PBI”)? ¿Se realizará algún pago en efectivo inicial para “endulzar”, como se dice, a los acreedores? Y, sobre todo, ¿el gobierno está dispuesto a “mejorarles” la oferta a los pulpos pagándole más de intereses o de capital, o acortando los plazos?  

Se trata, en definitiva, de la pregunta de si esta es, de verdad, la propuesta “última del gobierno” o apenas un primer planteo para luego ceder en las negociaciones, como todo parece indicar.  

Apenas se dio a conocer la propuesta, sucedieron dos cosas contradictorias: por un lado, los grandes pulpos que concentran a la mayor parte de los bonos (Greylock Capital, Blackrock, Fidelity, Ashmore, Pimco, Alliance Bernstein) rechazaron de plano la oferta. Pero al mismo tiempo, el riesgo país bajó de 4.000 a 3.400 puntos y los precios de los bonos, que estaban por el piso, subieron 10 por ciento. Esto último expresa que la propuesta del gobierno fue más “suave” de lo que se esperaba. Y hay muchísimos “guiños” de que se puede “mejorar” mucho más. Por eso se habla de una partida de póker: el Gobierno “se hace el duro” pero está dispuesto a ceder; los pulpos acreedores “se hacen los enojados” porque saben que así van a obtener más. Como sea, lo que sí es un hecho es que este “canje” de bonos será con una quita mucho menor que la que hicieron Kirchner y Lavagna en 2005.  

No sabemos cómo va a terminar este capítulo de la deuda. El Gobierno se vio obligado a ir a esta renegociación porque, efectivamente, no tiene el dinero para cumplir con todos los vencimientos. Pero su política no es romper y no pagar. 

Aclaramos también que esto ni siquiera despeja el total de los vencimientos de deuda de corto plazo. Todavía quedará pendiente la negociación con el FMI. Y un sinfín de vencimientos de otros bonos, con legislación local, o de las provincias, que no entraron en esta negociación.  

En síntesis, estamos ante un nuevo proceso de “renegociación” de los muchos que ya vimos en años anteriores. Y que, al final, lo que termina pasando es que la deuda externa sigue creciendo y cada vez terminamos pagando más.  

Por eso tenemos que insistir en lo que siempre sostuvimos desde la izquierda: no hay salida sin declarar el no pago de la deuda. Estamos ante una oportunidad inmejorable para, debido a la emergencia, dejar efectivamente de pagarle, tanto a los acreedores privados como también al FMI. La deuda es no solo ilegal, sino inmensamente inmoral, más aún en estos tiempos de pandemia. 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password