Piden que el Gobierno de la Ciudad flexibilice la cuarentena para los chicos

La Legislatura porteña aprobó un proyecto de resolución que impulsó la radical Manuela Thourte (UCR-Ev), a través del cual se le solicita al Ejecutivo implementar un plan para que los niños puedan salir una hora cada día de por medio, a fin de poder contar con ese espacio de esparcimiento.

FOTO: Plumaderio.com.ar

A casi dos meses de que se instalara el aislamiento social, preventivo y obligatorio, los diputados porteños acompañaron –durante la sesión ordinaria de este jueves- un proyecto de resolución impulsado por la diputada de la UCR-Ev Manuela Thourte, a fin de que se evalué la posibilidad de que los menores de 18 años puedan salir a la vía pública con fines de esparcimiento.

De esta manera, la medida busca “analizar la viabilidad de implementar medidas tendientes a mejorar la situación de los niños, niñas y adolescentes de la Ciudad durante el período de aislamiento social”  y propone que los chicos puedan realizar breves salidas a no más de 500 metros desde su vivienda, manteniendo la distancia aconsejada de 1.5 metros, y en horarios donde haya luz natural; y, en el caso de que sean menores de 13 años de edad deben ir acompañados de su madre, padre o adulto responsable.

Es por ello que, buscando evitar los conglomerados de personas, propone un posible  cronograma de días de salidas podría ser por la terminación del DNI: los lunes, miércoles y viernes saldrían aquellos cuyo último número de documento sea 1, 2, 3, 4 y 5; mientras que los martes, jueves y sábados lo harían los terminados en 6, 7, 8, 9 y 0. En los hogares con más de un niño podrían salir en grupos de no más de tres niños según el día que le corresponda por la terminación del DNI del de mayor edad.

En los fundamentos de la medida, Thourte explicó que “las necesidades fisiológicas de movimiento y demás características vitales de la infancia se ven alteradas por el encierro, que resulta antinatural para cualquier individuo, más allá de las capacidades de adaptación de los seres humanos en épocas de crisis” y detalló que “la falta de espacio físico afecta la capacidad de deambulación tanto física como emocional (la sensación de libertad de desplazamiento que acompaña la construcción del esquema corporal sano en la infancia)”.

“Además el encierro habilita la posibilidad de que los niños experimenten sensaciones de angustia transmitidas por los adultos y tendencias fóbicas que serán contraproducentes para después de la pandemia”, indicó y recordó que “según los datos actualizados a 2018 del Sistema de Indicadores de Niños, Niñas y Adolescentes, en la Ciudad de Buenos Aires el 22.8% de la población total tiene entre 0 y 17 años”.

De este total, un 4.7% vive en condiciones de hacinamiento crítico, es decir que residen en un cuarto tres  o más personas.  

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password