Apostillas de una jornada histórica en el Senado con su primera sesión virtual

Una interrupción diez minutos, algunos inconvenientes con el sonido y los agradecimientos de Cristina Kirchner.

Foto: Prensa Cristina Fernández de Kirchner.

Interrupción técnica. Cuando ya corrían casi tres horas de sesión, la pantalla gigante instalada en el recinto dejó de mostrar los rostros de los senadores conectados. Estaba en uso de la palabra el macrista Esteban Bullrich y conducía la presidenta provisional, Claudia Ledesma Abdala de Zamora. “Aguardamos un momentito”, pidió la santiagueña, que miraba a todos lados en busca de respuestas. A los diez minutos se retomó el debate y, para ese momento, ya había vuelto al estrado la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Ruidos raros. Tuvieron inconvenientes en sus discursos, por un sonido poco claro, los oficialistas Mariano Recalde, que tuvo que ser asistido incluso en su despacho por asistentes técnicos; Jorge Taiana, porque el secretario parlamentario, Marcelo Fuentes, no había deshabilitado su micrófono; y Adolfo Rodríguez Saá, a quien le pidieron que alejara su celular de la computadora.

Argentinos varados. En su discurso, el senador Oscar Parrilli salió a responderles “a los que están preocupados por los derechos de los extranjeros que nosotros estamos limitando, obviamente por causa de la enfermedad…”. Curiosa manera de referirse a los argentinos varados en el exterior.

A cámara. Solamente cuatro de los senadores tuvieron la posibilidad de participar de manera presencial en la sesión. Fueron la presidenta provisional y los tres vicepresidentes, de los cuales dos se expresaron con sus respectivos discursos. A diferencia de las sesiones habituales, donde los legisladores se dirigen al titular del cuerpo, o buscan con la mirada a sus compañeros, esta vez Martín Lousteau y Laura Rodríguez Machado hablaron directamente a la cámara, sobre todo el economista. Experiencia televisiva…

Blanco, azul y amarillo. Acompañaron a Cristina Kirchner el prosecretario parlamentario, Juan Pedro Tunessi, quien no se quitó en ningún momento su barbijo blanco, y la secretaria administrativa, María Luz Alonso, que lució un tapaboca azul. La vicepresidenta estuvo a cara descubierta. Por su parte, otro de los cubreboca coloridos que se vieron en la jornada fue el de Laura Rodríguez Machado, que llevó uno amarillo en alusión a su partido, el Pro.

Nuevo chispazo. Un nuevo cruce protagonizaron la senadora radical Silvia Elías de Pérez y Cristina Kirchner, quien esta vez no le dejó pasar su molestia porque la haya llamado “presidente” y no “presidenta” como ella prefiere. Por eso, cuando le agradeció después de su discurso, le lanzó: “Gracias, senador”. Finalizada la sesión, a través de sus redes, la tucumana la siguió: “Decirle ‘señora presidente’ a quien conduce la sesión NO es incorrecto ni una falta de respeto. Aunque a Cristina Kirchner le guste más ‘presidenta’, la RAE lo permite. Ahora, me pregunto: decirle a una senadora ‘senador’, ¿es correcto?”.

Los DNU de Macri. El oficialista Oscar Parrilli utilizó su discurso no para defender precisamente los DNU de Alberto Fernández, sino para criticar cómo esta herramienta fue utilizada por el expresidente Mauricio Macri. Cristina Kirchner le advirtió que le quedaba poco tiempo y, luego de mencionar varios decretos en los últimos segundos, el neuquino dijo: “Bueno presidenta, se me termina el tiempo”. “No, sí, sí, ya está. Diez minutos del DNU del macrismo ya terminaron”, dijo la vicepresidenta, que continuó en tono cómplice con uno de sus dirigentes de confianza: “¿Tiene más decretos?”. “Hay más”, le respondió el senador, pero la titular del cuerpo cerró: “Bueno, pero ya no tiene más tiempo senador. Así que en la próxima seguimos con los DNU de los últimos cuatro años”.

Dios es formoseño. Todavía sin registrar ningún caso de coronavirus en la provincia, José Mayans hizo referencia este miércoles a la teoría del gobernador Gildo Insfrán, que sostiene que “Dios está en todas partes, atiende en Buenos Aires, pero es formoseño”.

cristina kirchner sesion virtual 13 de mayo
Foto: Prensa Cristina Fernández de Kirchner.

Agradecimientos y confesión. Antes de la votación, Cristina Kirchner abrió su pergamino de agradecimientos por la posibilidad de poder haber realizado la primera sesión virtual de la historia. “Quiero agradecer todo el esfuerzo de los trabajadores y de las trabajadoras del Senado”, dijo en primer lugar y también mencionó a “los funcionarios que durante todo este tiempo han trabajado para poder articular esto que estamos viviendo hoy”.

“La verdad que no nos agrada a ninguno, pero no hemos encontrado otra solución”, confesó sobre el sistema remoto y continuó agradeciendo a “las Legislaturas locales, concejos deliberantes, intendencias, gobernaciones, que han prestado su colaboración para que nuestros senadores puedan conectarse”.

Cristina manifestó que espera que se pueda “sesionando de esta manera hasta tanto se solucione esto” y, coincidiendo con José Mayans -el jefe del bloque FdT-, pidió “mucha responsabilidad, mucha seriedad” y esperar “a que Dios no ayude en todo esto”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password