La Justicia dictó el procesamiento del exdiputado Orellana en la causa por abuso sexual

El exlegislador tucumano había sido denunciado por una exempleada del Congreso a raíz de un episodio ocurrido en 2016. Ahora deberá ir a juicio oral.

El exdiputado nacional y actual intendente de la localidad tucumana de Famaillá, José “Mellizo” Orellana, fue procesado en una causa por presunto abuso sexual contra una exempleada en el Congreso y ahora deberá someterse a juicio oral.

La decisión fue tomada por  la Sala IV de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, que revocó el sobreseimiento de Orellana y dictó su procesamiento en la causa.

El episodio ocurrió el 11 de noviembre de 2016 y la víctima fue Agustina Poch, una joven platense que trabajaba en el despacho de la entonces diputada Gabriela Troiano.

Poch -que en un primer momento utilizó el pseudónimo “Luz” y hace dos años reveló su identidad- denunció que Orellana la acosó en su despacho, tanto verbal como físicamente.

La jueza de primera instancia María Alejandra Provítola dictó la falta de mérito para procesar o sobreseer del legislador tucumano, basándose fundamentalmente en el testimonio del secretario de Orellana, José Romero, quien dio una versión diferente a la de Poch.

La decisión fue apelada por la abogada defensora de Poch, María Elena Barbagelata, con la intervención de la UFEM (Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres), pero la Sala IV de la Cámara de Apelaciones confirmó la falta de mérito.

Barbagelata presentó nuevas pruebas y se realizó un careo entre Poch y Romero, tras lo cual la magistrada resolvió sobreseer a Orellana, aunque manteniendo el “estado de incertidumbre”.

Por esa razón, la querella volvió a presentarse ante la Cámara, y finalmente el mismo tribunal -que cambió a dos de sus tres miembros- no solo revocó el sobreseimiento del exdiputado, sino que también dictó su procesamiento.

En el fallo, al que accedió parlamentario.com, la Sala IV se basó en un testimonio clave, el de una arquitecta que dio detalles sobre las cámaras de seguridad del edificio Anexo de Callao 86.

Para el tribunal, “los elementos incorporados permiten tener por acreditada la intervención culpable de José Fernando Orellana en el suceso que se le atribuye”, pues se comprobó que Poch “permaneció a solas por un momento” junto a Orellana en la oficina.

“En definitiva, la prueba reunida conforma la convicción necesaria para dictar el procesamiento de José Fernando Orellana en orden al delito de abuso sexual”, concluyó la Sala IV.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password