Belgrano

Por Hugo Domingo Bruera. Ex enlace del Ejército en el Congreso de la Nación, el autor recorre la vida del creador de la Bandera,

Por Hugo Domingo Bruera

En el año Belgraniano  (250 años del nacimiento y 200 de la muerte del prócer), es menester resaltar en esta casa esencia de la república, sus  virtudes ejemplares de libre pensador y supremo decisor, en todos los asuntos que impulsaron el origen de nuestra Nación. Economista, educador, periodista y militar, son partes de su concepción ideológica y política, inseparables para comprender una vida de entrega a la Patria.

Revolucionario desde el  Carlotismo pugnó con su primo Castelli y otros, por  la igualdad de derechos cívicos entre americanos y peninsulares para elegir autoridades; la justicia social  en la distribución de riquezas y en el amparo a los desprotegidos. Con los demás integrantes de la Primera Junta, tramaron la continuación americana de la revolución democrática española, dirigida contra la invasión francesa y el agobiante absolutismo.  Sostuvieron una rebelión no separatista de la península hasta 1814, cuando el fracaso en España restaura el absolutismo.

En sus 16 años  en el Consulado de Comercio,  alternados con una participación militar en las invasiones inglesas, su   combate a  la corrupción portuaria, estímulo a la  agricultura y otras, medidas, conllevan un fuerte contenido social, como cuidar ingresos del estado para evitar impuestos excesivos y  economía comunitaria con  revalorización del trabajo, antes considerado  sólo cosa de esclavos e indígenas.

Para ello se esforzó en una imprescindible educación igualitaria a todas las clases sociales y edades y su  inspiración periodística formó parte de la transformación al difundir el fomento a la ilustración y la agricultura, exponiendo pensamientos y reflexiones económicas y sociales.

Fue protagonista en la Junta que reemplazó al Virrey  y cuando la política debió continuar por otros medios, supo encabezar las expediciones al Paraguay y la Banda Oriental, aprendiendo a la fuerza el arte de la Guerra. Enviado a proteger las baterías de Rosario, como jefe de Patricios, decididamente y sin permisos bautizó  “Independencia” a una de ellas y enarboló la primera bandera Argentina, antes que Rivadavia lo considerara prudente.

A cargo del Ejército Auxiliar del Perú, realizó una gran campaña militar donde sus resoluciones audaces como el éxodo Jujeño, y las que dieron las victorias militares, salvaron la Revolución; cuyos principios y noticias difundió también en un semanario. Su postura política fue protagonista en la declaración de la independencia, proponiendo una monarquía parlamentaria.

Nuevamente al mando de un Ejército del Norte estancado por las luchas internas que motivaron su encarcelamiento, ya sin mando y muy enfermo, emprendió su regreso a Buenos Aires. En plena indigencia y sin que nadie lo notara,  moría el 20 de Junio de 1820. El uniforme de General con que a  su pedido era enterrado, resumía una vida de batallas, pero que se habían dado mayormente en el campo de las ideas. 

General (R) Hugo Domingo Bruera

Ex enlace del Ejército en el Congreso de la Nación

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password