Alberto, Vicentin y la Argentina pendular

Por Máximo Luppino. El dirigente peronista advierte la necesidad de aminorar el “oscilar irrespetuoso” del péndulo de “la inestabilidad emocional”, actuando con equilibrio y firmeza.

Está claro que el gran cuco de los argentinos es la Venezuela de Nicolás Maduro. Basta con nombrar la tierra natal de Bolívar para que las controversias estallen virulentamente en el ánimo político nacional.  “Argentina va rumbo a ser Venezuela” es el “mantra” que repite con vehemencia Cambiemos cuando quiere lastimar al poder central. Es la punta de lanza hiriente de la oposición política al gobierno de Alberto Fernández. Debemos reconocer que el cuento del “hombre de la bolsa” resulta bastante eficaz para los tenaces opositores al presidente de la Nación y a todo aquello que huela a peronismo.  

Alberto Fernández aplicó el freno de mano en la intención de expropiar Vicentin. ¿Sabiduría política o debilidad de liderazgo la del presidente? Los inmediatos tiempos que raudamente se avecinan descifrarán claramente la incógnita expresada. Cuando una persona poderosa muestra capacidad de reconsiderar sus decisiones nos encontramos ante un individuo con capacidad de análisis y autocontrol, que rinde tributo a la inteligencia creativa.  

Para los que tomaron a Vicentin como bandera de lucha les recordamos que la empresa adeuda 20.000 millones de pesos al Banco Nación, dinero perteneciente a los argentinos y que la empresa debe devolver. Si Vicentin fue elegida como bandera de lucha, los anoticiamos a sus seguidores que es un estandarte manchado de corrupción, que tiene más que ver con las macro estafas que con el bienestar del pueblo de la república.   

Las personas vivimos entre emociones pendulares. La acción y reacción es casi instantánea en nuestras latitudes. Argentina se encuentra entre las naciones que más cuidaron a su población, protegiendo a los desamparados y reforzando un sistema de salud que estaba abandonado.  

Además, ciertos comunicadores sociales nos cuentan numerosas fábulas inciertas, donde siempre en el exterior se “vive” mejor que en nuestra argenta tierra; cuando en verdad en muchos de estos paraísos inventados por los cipayos de siempre se cuentan los muertos de a centenares de miles. Naciones tan grandes que arrojan a sus ciudadanos a las voraces fauces de la mortal infección. 

Un destacado laboratorio alemán eligió a nuestro país y a sus profesionales para monitorear una posible vacuna contra el coronavirus. La seriedad y capacidad profesional de nuestros científicos es reconocida mundialmente. El laboratorio Pfizer depositó gran confianza y reconocimiento para con el sistema de salud nacional.  

La Argentina pendular parece sorprendernos cada día con sentimientos encontrados. Mauricio Macri viajó a la hermana república de Paraguay para reunirse con importantes personalidades políticas. Mientras los presidentes manejan naciones por videoconferencias e internet, Mauricio Macri fue en persona al Paraguay ¿Cuál sería la magnitud del tema a tratar que reclamara la presencia física del expresidente? ¿O quizás sólo fue un acto de provocación más para con la cuarentena que nuestro país vive?  

Las naciones del planeta están implementando sus planes económicos para hacer frente a la crisis mundial.  

Argentina llama a sumar esfuerzos para que juntos podamos edificar la ventura que nuestra gente bien merece. Debemos aminorar el oscilar irrespetuoso del péndulo de la inestabilidad emocional, actuando con equilibrio y firmeza.  

El Estado apuesta a la responsabilidad ciudadana de higiene y distanciamiento social responsable para luchar contra el contagio del coronavirus. Así la apertura de actividades ciudadanas será más rápida y eficiente. De nosotros dependerá. 

Tenemos un presidente con capacidad de recalcular políticas de gobierno. Acudamos a la madurez cívica como verdadero instrumento de nuestras sagradas libertades individuales.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password