¿Por qué no tenemos una DEA?

Por Jorge Luis Vidal. El especialista en gestión pública de la seguridad señala la necesidad de avanzar en un proyecto de creación de una agencia especializada en combatir el narcotráfico.

A nadie escapa que casi todas las naciones que sufren en sus territorios el flagelo de la producción, consumo, alojamiento, tránsito y posterior exportación de sustancias prohibidas tienen o están creando organismos centralizados y especializados en la lucha contra el narcotráfico y los cárteles que los dominan. 

Basado en mi experiencia con la Dirección Nacional Antinarcóticos de Colombia es que vengo haciendo escuchar mi voz para que de alguna manera se dé un puntapié inicial en la creación por Ley de lo que se podría dar en llamar Agencia Nacional Antinarcóticos, cuya misión primordial sería la de hacer inteligencia a nivel federal sobre temas relacionados a esa actividad ilícita, y a la lucha directa también en procedimientos de secuestro e incautación de todo tipo de drogas y alucinógenos, además de la incautación de dinero y bienes producto de las rentas ilegales de esos cárteles y clanes. 

Claro que, si no se tiene una clara idea e intención de avanzar contra este flagelo, todo cae en saco roto. Si nuestros legisladores o el propio PE no impulsan un proyecto de Ley que nos permita en un par de años ponernos de pie y de frente ante este negocio de los mercaderes de la muerte, nuestro destino será convivir a sangre y fuego con los narcos. 

Ya están aquí. Ya compraron, lavaron y exportaron desde nuestros aeropuertos y puertos del país, casi sin perder dinero por acciones de nuestras fuerzas de seguridad. El Clan del Golfo, Los Caparros, Los Urabeños, el Cartel Jalisco Nueva generación, Los Z, y hasta el PCC y el CV de Brasil, se sumaron a la fiesta. 

Estamos ante un gran problema desde hace años. Pasamos de ser solamente un país de tránsito, a ser un gran centro logístico de distribución y acondicionamiento de drogas, como una gran autopista o carretera de salida de cocaína entre otros, cuyos socios locales del narcotráfico transnacional cobran en producto, es decir se les paga con la misma droga que se “enfría y acondiciona”, que luego es la que llega a mano de los consumidores adictos argentinos. 

Hubo muchas promesas del expresidente Macri de realizar esa tan mentada Agencia Nacional, como así también otros amagues del Senado en iniciar lo mismo. La Bicameral de Seguridad y Narcotráfico nunca logró activar totalmente una iniciativa seria y ponerla a disposición de la Cámara. 

Este es un delito que se combate en equipo. Necesitamos integrar la selección de los países que están luchando seriamente en Latinoamérica, y solicitar tanto de ellos (algunos países productores) y de otros europeos, la inteligencia criminal correspondiente para combatir con armas serias y profesionales. 

¿Es muy difícil? En lo absoluto. Debemos ser serios en el proyecto de creación de esta Agencia. Somos “fáciles” para los narcotraficantes. Les proveemos mano de obra armada, no muy calificada, de vidas baratas y de costo exiguo. Nos hemos entretenido en las últimas décadas en perseguir el narcomenudeo, dejando de lado el negocio grande. 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password