Cristina a la oposición: “Es increíble que no puedan aceptar que son minoría”

El picante cruce final entre el oficialismo y la oposición por un insistente pedido sobre los dos tercios en una votación.

Sobre el final de la sesión del Senado se armó una discusión que volvió a exhibir la rispidez imperante entre el oficialismo y la oposición. Fue sobre un tema del que ya habían discutido: los decretos de sesiones virtuales, que a criterio de la oposición necesitaban de los dos tercios. Entonces fue así que cuando la sesión se aprestaba a concluir el presidente del interbloque Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff, pidió la palabra, “para ratificar -yo sé que lo han hecho otros senadores, pero que conste en actas-, que lo que tiene que ver con la primera resolución, la 11 y la 12, para nosotros se requiere la mayoría de los dos tercios… Solamente para ratificar esa posición y para no dejar dudas, independientemente de las posiciones que cada uno ha marcado y sin desautorizar al miembro informante de nuestro bloque. Vuelvo a insistir y que se deje constancia en actas, muchas gracias presidenta”.

Con paciencia y aire docente, la presidenta del Cuerpo le respondió que “la constancia de las manifestaciones no son en el acta, sino en la versión taquigráfica. En el acta de votación queda precisamente registrado eso, la votación. Son datos objetivos: puede ser voto afirmativo, puede ser negativo, o puede ser abstención. Eso es el acta de votación. Todas las manifestaciones suyas, señor senador Naidenoff, y de todos los senadores en cuanto a su opinión respecto de cuál es la interpretación de las mayorías o de las minorías, queda en versión taquigráfica, que es donde corresponde asentar la voluntad y las manifestaciones de los señores senadores. En el acta de votación, como su nombre lo indica, quedan indicados los resultados de la votación”.

No conforme con la aclaración de Cristina, pidió la palabra Martín Lousteau: “Queremos que conste en la versión taquigráfica que nosotros no estamos de acuerdo con la interpretación de las mayorías necesarias para votar esas dos DP. Que quede clarísimo, gracias”.

Cristina le dijo entonces que “tenemos muy buenos taquígrafos y taquígrafas que toman nota de todas y cada una de las palabras que hacen los señores senadores y senadoras, para eso hay versión taquigráfica”.

El presidente del bloque mayoritario, José Mayans, interpretó que no podía quedarse callado, y dijo: “¿Se da cuenta que esto que hacen Lousteau y Naidenoff no se puede hacer? Después se quejan… No estamos tratando ese tema. Ese tema fue tratado y fue aprobado”.

“Bueno, ya está”, se le escuchó decir a la senadora por Córdoba Laura Rodríguez Machado, que a diferencia de las anteriores sesiones no estaba presente. Pero Mayans seguía: “Hay que pedir reconsideración… Y hacen esto, interrumpen, habla Lousteau, habla Naidenof…”. “Está bien”, insistió Rodríguez Machado. “Y ahí habla la cordobesa también… nadie interrumpe a ellos cuando se quejan, es absolutamente desubicado, presidenta, no estamos tratando ahora un decreto que ya fue aprobado… No tiene que constar nada en el acta… El presidente dijo aprobado, listo. Es una desubicación total, presidenta, y en ese caso corresponde que usted le retire el uso de la palabra porque no está en el temario correspondiente”.

Cristina quiso dar vuelta la página y pidió seguir con la votación, pero Lousteau volvió a pedir la palabra: “La verdad que si hay alguien que es llamativo que haga alusión a que nos vamos de tema, es un senador que cada vez que cierra habla de cualquier cosa como Mario Sánchez… Es una vergüenza. La verdad que cada vez que tiene que hablar habla de cualquier tema y nos dice a nosotros de qué podemos hablar o no podemos hablar… ¡Podemos hablar de todos los temas y en particular en esta instancian donde la interpretación que se hace no es en absoluto la que nosotros creemos jurídicamente que se debe hacer con respecto a la mayoría necesaria!”.

Mirándolo fijo, Cristina Kirchner lo reconvino entonces: “Le recuerdo al señor senador Lousteau que no puede referirse en términos ofensivos a ningún senador -dijo, ante los pedidos de Mayans para intervenir, mas le cortó el micrófono-. Le voy a recordar, señor senador Lousteau, que no puede referirse en términos ofensivos a ningún senador… Lo comparó con un cómico. Lo acaba de comparar con un cómico”.

“De la misma manera que él nos dice a nosotros desubicados, de la misma manera”, replicó el economista.

La presidenta del Cuerpo dio ahora sí por cerrada la discusión diciendo: “Bueno, me parece que nos estamos excediendo, vamos a seguir con la votación y con el desarrollo de la sesión. Yo he sido minoría en este recinto. He sido minoría de uno, inclusive, he soportado cualquier cosa de ustedes: desde insultos, autorizar allanamientos, etcétera, etcétera. Es increíble que no puedan aceptar que son minoría y que aquí y en cualquier Parlamento del mundo se manejan con la votación. Uno puede tener un voto, y si tiene la razón se tiene que sentir bien, pero no tiene que andar agrediendo al resto diciendo que estamos haciendo las cosas mal, o en contra del reglamento, o en contra de la Constitución. Yo les pido por favor que nos tratemos institucionalmente y aceptemos el juego libre de las mayorías y las minorías. Esto es la democracia: mayorías y minorías”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password