Amenazaron de muerte a CFK y difundieron teléfonos y direcciones de senadores

Ocurrió durante la sesión del Senado de este jueves, y ambos hechos fueron denunciados por la senadora Fernández Sagasti al final de la sesión. Repudio de la oposición.

Justo cuando el senador José Mayans iba a dar el último discurso de la extensa jornada en el Senado, pidió la palabra la senadora oficialista Anabel Fernández Sagasti para denunciar dos hechos graves que habían tenido lugar a lo largo del día.

Uno de ellos era una amenaza de muerte contra la presidenta del Senado, que la senadora mendocina atribuyó a “un ciudadano oriundo de la provincia de Córdoba, Eduardo Prestofelippo, que la ha amenazado de muerte vía redes sociales”. La senadora contó que el agresor es de profesión periodista y “le ha dicho que de esta sesión usted no va a salir viva”, señaló dirigiéndose a la titular del cuerpo, Cristina Kirchner.

“Por supuesto nuestra solidaridad respecto de eso”, señaló Fernández Sagasti, para agregar luego que a través de dos cuentas en las redes sociales se habían publicado los teléfonos particulares de todos los senadores nacionales, y en su caso también el de la casa de sus padres. También se habían publicado “todas las direcciones de los senadores y senadoras que estamos defendiendo este proyecto de reforma judicial”, agregó.

La senadora kirchnerista expresó además un llamado a la reflexión a la oposición “porque la verdad que cuando nosotros incitamos el odio en la ciudadanía suceden estas cosas. Por el solo hecho de pensar distinto, no creo que nosotros debamos cruzar ciertos límites en este recinto, ni mucho menos poner en peligro la vida de nuestras familias, como es mi caso. Lo debemos parar entre todos y todas”.

Fernández Sagasti concluyó expresando su deseo de que “nada curra, ni a nuestras familias, a nuestros seres queridos, ni a nosotros mismos, pero es una reflexión profunda que nos tenemos que hacer y espero que no pase a mayores, porque sería muy triste que en el Senado de la Nación esa empiece a ser la moneda corriente de los debates”.

Para solidarizarse pidió entonces la palabra el senador Martín Lousteau, pero José Mayans no se la dio y cerró el debate con su discurso. Tras lo cual, el senador radical volvió a pedir la palabra para plantear una cuestión de privilegio, para expresar el repudio del bloque Juntos por el Cambio a lo sucedido. Contó que acababan de enterarse de la situación, pero celebró que Twitter hubiera ya bloqueado la cuenta donde se habían publicado los números de teléfonos y direcciones de los senadores.

Por otra parte, Lousteau advirtió que eso ya había ocurrido con los senadores en ocasión del debate por la interrupción voluntaria del embarazo, y ya en otras oportunidades se habían empapelado calles con las caras “de uno y otro lado. A mí me ocurrió bajando del subte, caminando por Callao a mi oficina, que me agredieron por el tema de la reforma previsional, siendo que yo había votado justamente en contra”.

“La verdad que no se puede discutir más así; ahora nosotros tenemos una responsabilidad mucho más alta que aquellos que escriben en Twitter y para eso nos tenemos que tratar distinto –reclamó-. Terminar con los epítetos, cuidar las formas, y digo de ambos lados: no es solamente la oposición, son ambos lados, somos nosotros y ustedes, los dos tenemos que cambiar las formas de dirigirnos, porque sino alentamos este tipo de comportamientos en la sociedad”.

A través de las redes sociales, el abogado de la vicepresidenta de la Nación, Gregorio Dalbón, informó que había formulado una denuncia a la división de cibercrimen por las amenazas contra Cristina Fernández de Kirchner.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password