Por las muertes, piden restricciones en la venta de dióxido de cloro

Los diputados de Vamos Juntos impulsaron un proyecto de ley a través del cual solicitan que quienes comercialicen ese producto le coloquen etiquetas que adviertan sobre su nocividad en la salud.

FOTO: AS Argentina

Después de una seguidilla de muertes en el país ocasionadas por el consumo de dióxido de cloro y clorito de sodio, los legisladores de Vamos Juntos presentaron en la Legislatura porteña una iniciativa para que los proveedores, importadores, fabricantes, distribuidores y comerciantes que exhiban y/o expendan esos productos incluyan en los mismos una etiqueta que advierta que la ingesta del mismo puede “causar graves problemas de salud o la muerte”.

El proyecto de ley también plantea que los responsables de los sitios de expendio de estos productos deben asegurar que en el lugar destinado a su exhibición o publicación se encuentre colocado un cartel o aclaración con la leyenda “producto toxico”, a fin de que los consumidores puedan conocer los riesgos de su manipulación.

Al mismo tiempo que prevé unas modificaciones en el Régimen de Faltas, a fin de que quienes no cumplan con la normativa –en caso de que esta se apruebe- sean sancionados con una multa de 250 unidades fijas, que equivaldría a 5.350 pesos, y el decomiso de la mercadería.  Asimismo establece que el Poder Ejecutivo deberá organizar campañas de difusión pública tendientes a informar y prevenir sobre los riesgos y/o peligrosidad de la ingesta del dióxido de cloro y clorito de sodio.

En los fundamentos de la medida los oficialistas advirtieron que “el dióxido de cloro es un derivado del clorito de sodio (solución al 28% en agua destilada); ambos son peligrosos productos químicos que en los últimos meses han sido erróneamente difundidos como prevención y/o cura del Covid 19, entre otras enfermedades”  e insistieron en que “lejos de ser soluciones, estas fórmulas similares al cloro utilizadas para desinfectar, descontaminar y blanquear, resultan un riesgo para la salud y no deben ingerirse bajo ninguna circunstancia”.

A su vez remarcaron que “no existe comprobación científica ni estudio médico que avale un tratamiento exitoso con estos componentes, mientras que sí se han publicado informes de toxicidad y, por ende, no están autorizados como medicamentos” y alertaron acerca de que “la ingesta de dióxido de cloro o clorito de sodio puede producir deterioro en los tejidos humanos, irritación en el estómago, esófago, náuseas, vómitos, diarrea y complicaciones severas como falta de oxigenación de los órganos y graves trastornos que provocan la muerte por falla multiorgánica”.

Los diputados también recordaron que “en agosto se conocieron dos casos en nuestro país de personas fallecidas luego de consumir dióxido de cloro: un niño de cinco años en Neuquén (sus padres le dieron el líquido) y un hombre de 51 años en Jujuy. Ambos sufrieron un paro cardiorrespiratorio” y destacaron que “previamente, en Mendoza, al menos dos mujeres, de 33 y 36 años, presentaron un cuadro severo de intoxicación con el mismo antecedente”.

“A la espera de una cura oficial y autorizada para el coronavirus, la única manera de prevenir el contagio es quedarse en casa”, argumentaron y concluyeron afirmando que “el objetivo de este proyecto es informar el correcto uso de estos productos, y alertar a los vecinos de la Ciudad para que sepan los riesgos a los que se enfrentan, más allá de cualquier consejo o recomendación falsa, sin sustento científico”.

La medida lleva la firma de los legisladores Daniel Del Sol, Mercedes De Las Casas, Cristina García, Guillermo González Heredia y Paola Michielotto (VJ).

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password