El presidente es el que toma las decisiones, aclaró Cristina Kirchner

“27 de octubre. A diez años sin él y a uno del triunfo electoral: sentimientos y certezas”, es el título de la carta abierta de Cristina Fernández de Kirchner en…

asamblea legislativa 2020 massa alberto fernandez cristina kirchner

“27 de octubre. A diez años sin él y a uno del triunfo electoral: sentimientos y certezas”, es el título de la carta abierta de Cristina Fernández de Kirchner en la que entre otras cosas aclaró que más allá de los resultados es el presidente el que toma las decisiones.

Recordó la referencia al “presidente títere” que ya se usaba con Néstor Kirchner respecto de Eduardo Duhalde, o con ella misma respecto de su esposo. “Después de haber desempeñado la primera magistratura durante 2 períodos consecutivos y de haber acompañado a Néstor durante los 4 años y medio de su presidencia, si algo tengo claro es que el sistema de decisión en el Poder Ejecutivo hace imposible que no sea el presidente el que tome las decisiones de gobierno”.

“Es el que saca, pone o mantiene funcionarios. Es el que fija las políticas públicas. Podrá gustarte o no quien esté en la Casa Rosada. Puede ser Menem, De la Rúa, Duhalde o Kirchner. Pero no es fácticamente posible que prime la opinión de cualquier otra persona que no sea la del presidente a la hora de las decisiones”, precisó CFK.

En la carta, Cristina recordó los defectos que le endilgaban: “no escucha”, “es confrontativa”, “no dialoga”, “no habla con los periodistas, “no responde preguntas”, señaló, advritiendo que “no pocos dirigentes en el peronismo pensaban que efectivamente el problema eran las formas y no el fondo”.

Recordó que el 10 de diciembre de 2019 asumió la presidencia Alberto Fernández, quien fue jefe de Gabinete durante toda la gestión de Néstor y durante los primeros meses de su primer mandato. “Luego la historia es conocida por todos y todas: se fue del gobierno y se convirtió en un duro crítico de mi gestión”, recordó, añadiendo que “sus características personales y su experiencia política al lado de Néstor, signadas por el diálogo con distintos sectores, por la búsqueda de consensos, por su íntimo y auténtico compromiso con el Estado de Derecho -tan vulnerado durante el macrismo-, su contacto permanente con los medios de comunicación cualquiera fuera la orientación de los mismos y finalmente su articulación con todos y cada uno de los sectores del peronismo que, dividido, nos había llevado a la derrota electoral; determinaron que junto a mí, como vicepresidenta, encabezara la fórmula del Frente de Todos que triunfó en las elecciones del 27 de Octubre, hace exactamente un año”.

Aludió luego a la llegada de la pandemia en los primeros meses de 2020: “lo peor estaba por venir”, señaló, advirtiendo que “ni siquiera fue un cisne negro, sino una pandemia incontrolable que no tendrá cauce -como lo comprobamos a diario en todo el planeta- hasta el surgimiento de una vacuna o de un tratamiento”.

“En este marco de derrumbe macrista más pandemia, quienes idearon, impulsaron y apoyaron aquellas políticas, hoy maltratan a un presidente que, más allá de funcionarios o funcionarias que no funcionan y más allá de aciertos o desaciertos, no tiene ninguno de los ‘defectos’ que me atribuían y que según no pocos, eran los problemas centrales de mi gestión. El punto cúlmine de ese maltrato permanente y sistemático, se produjo hace pocos días en un famoso encuentro empresario autodenominado como lugar de ideas, en el que mientras el Presidente de la Nación hacía uso de la palabra, los empresarios concurrentes lo agredían en simultáneo y le reprochaban, entre otras cosas, lo mucho que hablaba”.

Cristina Fernández de Kirchner tiene la certeza de que “castigan al presidente como si tuviera las mismas formas que tanto me criticaron durante años. A esta altura ya resulta inocultable que, en realidad, el problema nunca fueron las formas. En realidad, lo que no aceptan es que el peronismo volvió al gobierno y que la apuesta política y mediática de un gobierno de empresarios con Mauricio Macri a la cabeza, fracasó”.

“Como se han quedado sin la excusa de las formas, tuvieron que pasar a un segundo guión: ‘Alberto no gobierna’, ‘la que decide todo es Cristina’, ‘rencorosa’ y ‘vengativa”, que sólo quiere solucionar sus ‘problemas judiciales’”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password