“La organización del Gobierno está en función del desarrollo de los y las bonaerenses”

En una entrevista exclusiva con Parlamentario, el presidente de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires, Federico Otermín, optó por resaltar las “instancias de diálogo” y los “consensos” alcanzados por todas las fuerzas políticas en el ámbito que conduce.

Por Eleodoro Dof

De lunes a viernes el diputado del Frente de Todos Federico Otermín recorre, ida y vuelta, los más de 60 kilómetros que separan Banfield de La Plata. Los sábados se dedica a caminar su distrito de origen, Lomas de Zamora, “con los compañeros y las compañeras de siempre”, apunta.

En los últimos tres meses el circuito se focalizó en empresas locales: V.A.S.A e Isover Saint Gobain, dos “gigantes” del sur del conurbano, pero también R&R, compañía familiar única en el país en producir estufas para exterior a pellet, o Panelcar, que desarrolla un prototipo para la construcción de viviendas económicas y sustentables.

En sus redes se lo puede ver en fotos con pequeños emprendedores y trabajadores de cooperativas, además de imágenes de las reuniones por Zoom que comparte con empresarias y empresarios industriales nucleados en la Federación Económica de Buenos Aires, y con colectivos culturales.

“La agenda que viene es la de la reconstrucción nacional”, sostiene el presidente de la Cámara de Diputados de la provincia. Ungido por el gobernador Axel Kicillof para convertirse en su articulador legislativo y colaborador íntimo del intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, el diputado cree, sobre todo, en dos cosas: “organización y oportunidades”.

El año pasado, la Cámara baja provincial tuvo una parálisis importante, para esta fecha se habían realizado muy pocas sesiones, un récord negativo en las estadísticas difícil de repetirse, por lo tanto, hay una primera pregunta que se impone.

– ¿Qué balance hace de la actividad legislativa desde que asumió la nueva gestión?

– Partamos de lo siguiente: el país está atravesando esta situación tan difícil que cualquier evaluación hay que hacerla teniendo en cuenta que tenemos esto encima nuestro.

– Bien, ¿pero cómo ve la actividad propia de la Cámara?

– Estamos muy conformes con la agenda que llevamos adelante hasta acá. Era lo que había que hacer. No se trata de contar quién sesiona más o menos, lo que sí me parece importante es que gracias al esfuerzo de las y los trabajadores pudimos sostener la actividad con la modalidad de sesión mixta, cuando la gente más lo necesita.

– Igual, convengamos que costó…

– Por supuesto, hay tensiones; pero así como a nivel nacional vemos por momentos una oposición irresponsable, tengo que decir que, en la Cámara de Diputados de la provincia, en cada tema, pudimos organizar instancias de diálogo y lograr consensos.

– ¿Qué destaca de esos encuentros?

– Creo que alcanzamos un equilibrio interesante entre medidas que tienen que ver estrictamente con la gestión de la pandemia, como la Emergencia para Micro y Pequeñas Empresas, la Ley de Asociaciones Civiles y la Ley de Sostenimiento y Reactivación del Turismo, y respuestas a demandas pendientes desde hace mucho tiempo como la Ley de Parto Humanizado.

– ¿Qué discusiones le gustaría dar en el recinto?

– Cuando el gobernador Axel Kicillof me convocó para asumir la presidencia, dije que mi objetivo era lograr una Cámara de Diputados abierta a las necesidades de los vecinos y vecinas bonaerenses.

– ¿Qué agenda le gustaría desplegar?

– Estoy convencido de que para poner a la provincia en marcha hay que abrir la cabeza, ampliar la agenda. Buenos Aires es el corazón productivo de la Argentina. Si nos levantamos, ponemos al país de pie. Y para eso hace falta un modelo productivo más diverso y conectado, que democratice la oferta con una mayor participación de nuestros pequeños y medianos productores y también de las y los jóvenes que incorporan su mirada creativa.

– ¿Qué pasos siente que se dieron en ese sentido?

– En una de las últimas sesiones votamos la Ley de Góndolas, que establece pautas de oferta, exhibición y publicidad de productos de diferentes rubros en los supermercados bonaerenses y fija un cupo para productos elaborados por pymes, cooperativas y organizaciones de la agricultura familiar, los cuales estarán identificados por el logo “Producción Bonaerense”.

– ¿Ese es el camino?

– Sí, y creo que hay que replicarlo en cada uno de los sectores productivos. Por nuestra historia, por nuestra geografía, incluso por la centralidad política, Buenos Aires tiene un rol estratégico.

– ¿Cómo lo podría definir a ese rol?

– Nuestra mirada es, como plantea el papa Francisco en su última encíclica, que la política pueda identificar las prioridades que este momento tan particular nos pone por delante y brindar así un cauce para la realización personal multiplicando las oportunidades. Hoy tenemos un Gobierno que se organiza en función del desarrollo de las y los bonaerenses. 

– ¿Hay margen para la planificación después de lo que deja el 2020?

– Por supuesto. Para los peronistas la organización es un valor supremo y este año lo potenció aún más. Cuando abrimos las sesiones en marzo nadie se imaginaba lo que iba a venir. Fue precisamente la capacidad de Alberto Fernández, de Axel Kicillof, de Cristina Fernández de Kirchner, de Martin Insaurralde, de los intendentes peronistas, de re-planificar lo que nos permitió llegar casi a fin de año habiendo superado la peor parte de la pandemia y con una temporada de verano ya protocolizada.

– ¿Eso es mérito de la política?

– A la política le toca poner mínimas certezas cuando no las hay. Es nuestra obligación. A nivel país, la producción de la vacuna y la reestructuración de la deuda son dos noticias que dieron vuelta el destino de la Argentina. A esto me refiero cuando digo que hay dos claves: la organización y las oportunidades.

– ¿Y de la cuarentena qué puede decir?

– La cuarentena nos dio la posibilidad de evitar que los casos de coronavirus se disparen a cifras fuera de control y, al mismo tiempo, preparar nuestro sistema sanitario, diseñar protocolos para el comercio y la industria, incluso ahora para el turismo como hacíamos mención.

– La situación sigue siendo delicada…

– Sí, por supuesto, pero es que sobre esas bases tomamos la decisión política de generar un marco desde donde ofrecerle a la gente, a los trabajadores, a los empresarios, dentro de un contexto inédito como el que vivimos, una hoja de ruta de lo que será la pospandemia.

– ¿Hay cierto gradualismo aperturista?

– Se va ensanchando el camino y eso sin dudas es por la gran articulación que hubo en estos meses entre las medidas que tomó Alberto desde el Estado Nacional, Axel en el gobierno de la provincia y cada uno de los municipios.

– ¿La gente también hizo su aporte?

– Claro, en paralelo veo a una sociedad que en su inmensa mayoría aprendió que cuidarse es cuidar a los demás. La solidaridad se convirtió en sinónimo de responsabilidad colectiva y el enorme sacrificio que estamos haciendo nos va a permitir superar esta pesadilla.

– ¿Va a participar de un conversatorio sobre reactivación productiva?

– Sí, es la segunda edición del Congreso Industrial Pyme que organiza la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, y en ese contexto se desarrollará el conversatorio.

A nivel nacional vemos por momentos una oposición irresponsable”.

– ¿Qué expectativas tiene de estos intercambios?

– Primero, que rompemos prejuicios. El peronismo nunca va a estar en contra del mercado, lo que queremos es ampliarlo, regular para construir más y mejor mercado interno, que no es otra cosa que más justicia social. En los últimos años pasamos de la lógica de la explotación a la lógica de la exclusión. Y eso termina en un callejón sin salida. ¿A quiénes podrían venderles las empresas si perpetuamos un modelo de superviviencia como el que propuso el macrismo?

– ¿Y entonces?

– Las reuniones que vengo manteniendo con Tomás Karagozian, presidente de la UIA Joven, y con empresarios y empresarias industriales de la provincia tienen que ver con hacer un aporte a generar las condiciones sociales, políticas y económicas para llevar adelante una transición que nos deposite en la etapa que viene cuidando a las pymes que dan empleo, a las empresas que agregan valor.

– ¿Un capitalismo sustentable?

– Ese capitalismo sustentable es también innovar e incorporar la cuestión ambiental a la matriz productiva y al mismo tiempo federalizar las oportunidades para que ningún bonaerense tenga que salir eyectado de su ciudad a la capital para poder desarrollarse.

– ¿Cómo imagina fin de año?

– Lo deseo en paz. Lo deseo con la gente tranquila y con soluciones en el horizonte. El peronismo volvió para resolver el desaguisado macrista y cuando empezábamos a solucionar esos problemas nos enfrentamos a la pandemia. Para eso debimos usar los instrumentos que nos dejó el macrismo. Un Estado reducido, desfinanciado, con redes rotas. Lo que se hizo en cinco meses fue realmente histórico.

El peronismo nunca va a estar en contra del mercado”.

– ¿Hubo algún aprendizaje?

– Aprendimos muchísimo, no sólo sobre lo estrictamente sanitario, sino también sobre la potencia que tenemos en la unidad, sobre la solidaridad, sobre cuestiones técnicas incluso, como las herramientas digitales que tanto sirvieron para la organización de la política y la gestión, para la organización civil, para la propia dinámica de comunicación cotidiana con los seres queridos.

– ¿Quedará algo de eso?

– Cuando logremos dejar esto atrás nos van a quedar cosas buenas, cosas que van a perdurar en la nueva normalidad y que está bien que así sea. Estoy convencido de que el 2021 nos va a encontrar con la Argentina y la provincia en marcha, unidos y fortalecidos como sociedad.

Federico Otermín añadió a su rutina la costumbre de conversar varias veces por semana con concejales y militantes peronistas del interior bonaerense y por las mañanas atiende a las radios locales y comunitarias que lo contactan para interiorizarse sobre esos encuentros.

El reportaje se vio interrumpido por una de esas entrevistas radiales y sorprendió el diputado cuando en el momento de la despedida sostuvo: “Pinchazo mediante, nos veremos muy pronto”, luego comentó, sin dejar de mostrar una sonrisa, que es una despedida que está repitiendo en las entrevistas.

“Cristina, incluso antes de ser presidenta de la Nación, dijo que los militantes políticos nos debemos la obligación de ser optimistas. Hoy, además, tenemos con qué serlo”, deslizó, como un comentario concluyente, el jefe de la Cámara joven bonaerense, el también joven diputado Federico Otermín.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password