A tres años de la desaparición del ARA San Juan, el libro que relata su búsqueda

Este domingo se cumplirá un nuevo aniversario del hundimiento del submarino, donde viajaban 44 tripulantes. El periodista Gustavo Oulego recupera con lujo de detalles la historia de la exploración por el Océano Atlántico.

“Solo faltaban la chomba conmemorativa que le había regalado tras participar de la regata Buenos Aires-Río de Janeiro como parte del equipo de vela de la Escuela de Oficiales de la Armada; otra remera más, también regalo de su hijo; una bandera que recordaba a los 44 héroes, y esa foto plastificada de Alejandro que lo había acompañado durante el acampe en Plaza de Mayo”.

Así arranca “La búsqueda del ARA San Juan” (Editorial Galerna), el libro del periodista y productor Gustavo Oulego que relata con lujo de detalles el trabajo para encontrar el submarino desaparecido en el Mar Argentino hace casi tres años, el 15 de noviembre de 2017, con 44 tripulantes a bordo.

A lo largo de casi 280 páginas, Oulego recoge el testimonio de Luis Tagliapietra -padre del teniente de corbeta Alejandro Tagliapietra- y lo utiliza como hilo conductor de la narración, que contiene información precisa de la búsqueda y la lucha de los familiares luego de que el Gobierno argentino desistiera de hallar la nave.

“El primer acercamiento con la idea del libro fue cuando escuché en la radio una entrevista a Luis, que recién había llegado de Ciudad del Cabo, donde había terminado la misión de búsqueda. Lo escuché contando todo lo que había atravesado durante esos 90 días, todo lo que había vivido, y a partir de esas situaciones tan fuertes emocionalmente, tan dramáticas, situaciones límites, me pareció que era una historia que debía ser contada, sobre todo porque era el primer paso para conocer la verdad y pedir justicia por los tripulantes”, explica Oulego.

Luis Tagliapietra a bordo del Seabed Constructor

El libro está basado en unas veinte conversaciones con Tagliapietra, que fue abogado querellante en la causa y uno de los cuatro únicos familiares que participaron de la misión como veedores. No hubo ninguna charla -recuerda Oulego- donde Luis no se quebrara al evocar lo ocurrido.

“El relato tiene dos carriles: por un lado, la misión profesional de un grupo de especialistas en rescatar barcos hundidos; y por otro lado, la vivencia de un hombre que cumplía dos roles, el de un padre buscando a su hijo y el de un familiar velando por la misión, representando a las 43 familias restantes”, señala el autor.

El objetivo que se propuso fue “mostrar cómo en una misión que para algunos puede ser un trabajo cotidiano -subirse a un barco y buscar un barco hundido o cualquier otra cosa hundida en el mar-, estos profesionales se vieron haciendo su trabajo diario acompañados esta vez por personas que buscaban a sus seres queridos. Se encontraron con esa situación inédita y muy fuerte emocionalmente de estar trabajando para encontrar respuestas”.

En el momento del hallazgo del Seabed Constructor, la nave de la empresa Ocean Infinity, Oulego relata: “Primero se vieron pedazos de chapa. Eran desperdicios, pedazos muy chicos. El ROV siguió avanzando y se vio un mástil. Después apareció la hélice con la línea de eje. Más adelante la torpedera. Y por último la vela”.

“Sí, la identificación es positiva”, les informaron a los familiares. Entre abrazos, cuenta el libro, Tagliapietra solo podía repetir una cosa: “Los encontramos, la puta madre, los encontramos”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password