Hay que definir qué es el “bien común” y enfocarse en él hacia el futuro

Por Edgardo Néstor De Vincenzi. El presidente de la Confederación Mundial de Educación (COMED) abre el debate sobre las prioridades que debe encarara el Gobierno en este etapa de la pandemia.

Los argentinos continuamos sentidos por la pandemia del nuevo coronavirus que nos pegó de múltiples formas y que aún duele, con muertes reportadas todos los días, crisis económica y un futuro incierto.  

En un principio, la amenaza mayor la vivió la zona del AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires), mientras las provincias veían de lejos la multiplicación de casos. Luego, con un sistema de salud en tensión, la pandemia se expandió por todo el territorio argentino y fue el interior el que recibió el embate del Covid 19.  

Ahora, si bien la curva de casos pareciera estar en baja en el país, se sabe por la experiencia en Europa que no se puede relajar, ya que los rebrotes de una nueva ola podrían ser aún más dolorosos. 

Ahora bien. ¿Dónde debería apuntar lo primordial? Este es el gran desafío para aquellos que toman las decisiones: los políticos. Lo que en un principio fue un apoyo unánime en la forma de cuidar a la población, encontró lógicamente con el correr de los días una resistencia de quienes quedaron en una situación más vulnerables con la economía paralizada.  

Hay que entender que el principal desafío ante la crisis que vivimos es encontrar la resiliencia y la creatividad para salir de la misma. Hoy, la pandemia nos hace atravesar algo que nunca hemos experimentado, pero también es una oportunidad.  

En este cimbronazo mundial hay que ponderar el bien común de todos los ciudadanos, mejorar la solidez y credibilidad de nuestras instituciones, a través de la formación de “grandes” y “calificados” políticos. La conquista del bien común tiene que ver con la alimentación, educación, salud, trabajo, hábitat y la correcta administración de la Justicia. Porque al Estado, le corresponde garantizar las condiciones de realización individual y colectiva, que permiten y retroalimentan su buen funcionamiento. 

La Ciencia Política como instrumento es la clave del éxito del Estado. Somos conscientes, que los funcionarios que forman parte de las instituciones que lo conforman, deben dominar con solvencia la Ciencia para la que se los convoca desde su rol específico.  

Debemos enfocarnos en la profesionalización de la política, ya que es la ciencia más importante, desde la epistemología, por ser la encargada de calificar el destino de las sociedades democráticas y a los ciudadanos, hacia el éxito o el fracaso post-coronavirus.  

Entonces, será la educación la que deberá preparar para la vida, lo que significa asumirla en su complejidad y diversidad, con la capacidad de mantener los rumbos o direcciones esenciales, pero con la flexibilidad y apertura a las nuevas alternativas, por lo tanto, creativamente, a través de la resiliencia. Familia, escuela, sociedad y Estado conforman un todo, en donde cada una de estas partes se encadena y retroalimenta, construyendo el camino por donde pasa el presente, con la consecuencia del pasado y a la espera del futuro.  

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password