Tras la última ronda de exposiciones, diputados comenzaron a debatir el aborto legal

El plenario de comisiones escuchó a los últimos invitados y empezó la discusión parlamentaria, que continuará este viernes. El planteo de Graciela Camaño.

Foto: HCDN

Tras la última ronda de exposiciones, comenzó a debatirse entre los diputados el proyecto de despenalización y legalización del aborto, en el marco del plenario de las comisiones de Legislación General, Salud, Legislación Penal y Mujeres y Diversidad, que retomará la discusión este viernes.

Antes de las primeras intervenciones de los legisladores, la diputada Graciela Camaño (Consenso Federal) puso en tela de juicio la validez del debate, ya que todavía no fue consensuado el nuevo protocolo de funcionamiento.

Camaño reclamó que los jefes de bloque -que se reunieron este miércoles pero todavía no llegaron a un consenso definitivo- “apuren la discusión del protocolo” y consideró que el debate entre los diputados no estaría permitido sin esa regulación.

“No trato de aportar a la confusión, sino a que hagamos las cosas correctamente”, señaló la diputada, y aclaró que su planteo no estaba vinculado a su posición en contra del proyecto de ley.

Carolina Gaillard, titular de Legislación Penal, recordó que el cronograma de debate fue acordado entre los presidentes de las comisiones y se decidió comenzar este jueves para que “no sea un debate exprés, sino un debate extendido, y que cada diputado pueda expresarse”.

“Tenemos la buena voluntad de utilizar las reuniones informativas para que los diputados integrantes puedan expresar sus opiniones”, se defendió Gaillard.

Su postura fue avalada por Romina Del Plá (P-_FIT) y, fundamentalmente, por la secretaria parlamentaria del Pro, Silvia Lospennato, quien se mostró “sorprendida” con el pedido de Camaño.

Lospennato recordó que en el mes de abril, cuando todavía no existía ningún protocolo, “la Cámara funcionó en reuniones informativas”, y dejó en claro que “claramente no se puede dictaminar” ni este jueves ni el viernes, por lo que se tomó la decisión de posponer el dictamen para el próximo miércoles.

Tras la discusión reglamentaria, empezaron finalmente las intervenciones de los diputados y el primero en hacer uso de la palabra fue Juan Carlos Alderete, del Frente de Todos y de la Corrientes Clasista y Combativa (CCC).

“Las mujeres abortan desde hace miles de años, independientemente de sus creencias e incluso sabiendo el riesgo de muerte en esa práctica. Por eso insistimos en que ante algo que existe inexorablemente, es justo que se legalice para que dejen morir las mujeres”, sostuvo.

Alderete amplió: “No estamos a favor del aborto en sí mismo: estamos en contra de la clandestinidad y de las injusticias sociales, porque aquellas que cuentan con los recursos necesarios pueden abortar en una clínica privada, y las que no, están condenadas a realizarse prácticas inseguras que ponen en riesgo su vida”.

Otra oficialista, Mara Brawer, recordó que en 2018 participó como expositora a favor del aborto legal. “Que se haya instalado en ese momento el debate en la agenda pública era un paso fundamental para terminar con la hipocresía que siempre juzgó y discriminó a las mujeres”, enfatizó.

La legisladora comparó la situación con la de hace dos años y afirmó que “las mujeres seguimos abortando, lo hacemos en condiciones inseguras, y hay miles de mujeres que llegan a los hospitales con daños en su salud y otras que mueren por abortos inseguros”.

También destacó que “las miles y miles de mujeres que estaban en las calles, la hermosa marea verde, están muchísimo en las redes por la pandemia”.

Más allá de esto, observó que este año “no discutimos solo ‘aborto sí’ o ‘aborto no’, sino cómo se van a llevar a cabo estas políticas públicas para quienes quieran interrumpir su embarazo y acompañar a quienes quieran llevar adelante su embarazo”.

“Hoy no se trata de un Estado observador, que solo mira el debate, sino que estamos ante un Estado presente, que quiere hacerse cargo de estos problemas”, diferenció Brawer.

En contra de la legalización se expresó Marcela Campagnoli, de la Coalición Cívica, quien observó que las exposiciones de invitados dejaron claro que “no hay homogeneidad en el abordaje jurídico, ni médico, ni social, ni en la necesidad de aprobar este proyecto o en las consecuencias de legalizar el aborto”, y “esto refleja lo dividida que está la sociedad en este tema”.

Campagnoli informó que ella misma presentó proyectos para reformar las leyes de Educación Sexual Integral y de Salud Sexual, así como la de Adopción, y así buscó refrendar su compromiso con el tema.

De todos modos, cuestionó que el aborto legal se vote junto con el Programa de los Mil Días. “Suena un poco oportunista presentarlos conjuntamente”, consideró.

La representante de la Coalición Cívica habló de una “falsa dicotomía de si somos pro-derechos o anti-derechos”, y en relación a la letra chica del proyecto, sostuvo que “no despenaliza a la mujer; a pesar de las afirmaciones respecto de que el derecho penal fracasó, el proyecto no propone un cambio de paradigma”.

“No se deroga ni un solo artículo y se mantiene la penalización de la mujer en el artículo 88, aunque sí baja las penas”, puntualizó.

La última oradora de la jornada fue Gabriela Estévez (Frente de Todos), quien hizo énfasis en “el derecho de las mujeres a construir sus proyectos de vida”. “Para poder construir un proyecto de vida tenemos que garantizar el acceso a los derechos humanos fundamentales, como el derecho a la salud”, dijo.

Según la cordobesa, “en este momento, bajo las condiciones que tenemos, nos vemos limitadas para construir nuestro proyecto de vida. Es una realidad que debemos poner en discusión”.

“El aborto es la última opción, en el medio hay muchas otras opciones. Pero aun teniendo todas esas posibilidades, los embarazos suceden, y cuando son no deseados, las mujeres y personas gestantes acuden a interrumpirlos, en condiciones inseguras en muchos casos, y siempre en la clandestinidad, y esto significa un riesgo a la salud que no estamos considerando”, planteó.

Antes de los diputados, participaron como invitados Mariela Bielski (Amnistía Internacional), Roberto Votta (médico del Hospital Algerich), Marcelo Riera (exministro de Salud de San Luis), Luis Ernesto Pedernera Reyna (presidente del Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas), Patricia Rosemberg (médica y mágister en Gestión Epidemiológica y Políticas de Sallud) y Soledad Bustos (subsecretaria de Atención Primaria del Municipio de Quilmes), entre otros.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password