CABA: un presupuesto de emergencia

Por Juan Francisco Nosiglia. El legislador de la UCR-Evolución analizó el presupuesto de contingencia que aprobó recientemente la Legislatura porteña y que responde a la quita de recursos coparticipables de la Ciudad.

Argentina enfrenta hoy una situación de fragilidad social y económica de profunda magnitud. La pobreza supera al 40% de la población, vamos a sufrir una caída del 12% del PBI, tenemos 13 puntos de desempleo y la destrucción de millones de puestos de trabajo siendo los autónomos, PyMEs y asalariados informales los más afectados y el AMBA la más perjudicada.

Estamos frente a una situación muy delicada que requiere de la responsabilidad de la dirigencia en general para alcanzar acuerdos políticos amplios y sin mezquindades de manera de sortear esta crisis de la mejor forma posible. No obstante, el oficialismo estuvo lejos de mostrar una actitud que estuviera a la altura de las circunstancias cuando decidió recortarle recursos a la Ciudad de Buenos Aires en medio de un contexto de extrema gravedad.

La decisión unilateral de reducir la coparticipación de la Ciudad del 3,5 % al 1,4% – primero por decreto y luego aprobada por el oficialismo en el Congreso- no solo fue un retroceso para el fortalecimiento del federalismo y un ataque a la autonomía, sino que también condicionó enormemente el presupuesto 2021 sancionado recientemente en la Legislatura porteña. Como producto del avasallamiento a las finanzas de nuestro distrito, la Ciudad tuvo que reordenar y ajustar gastos que perjudicarán indudablemente a todos los porteños.

Tal como venimos advirtiendo, la quita de los recursos a la Ciudad atenta contra toda posibilidad de planificación de sus gastos e inversiones dándole un trato distinto al del resto de las Provincias. Nada de eso importó. Primó la estrategia de someter a un distrito adverso, y también a uno de los distritos que más aporta a la masa coparticipable (22%) y que menos recibe. En el mismo sentido, cabe destacar que más del 70% de los recursos de la Ciudad de Buenos Aires son propios, siendo una de las provincias argentinas menos dependientes de los fondos coparticipables.

La caída de la actividad económica y su impacto en la recaudación golpeó tanto a la Ciudad como al resto de las administraciones provinciales. Sin embargo, fue la CABA el distrito más maltratado al sufrir un recorte de fondos que afectará a más del 10% de los ingresos tributarios previstos para 2021.

En este contexto es que aprobamos en la Legislatura un presupuesto de emergencia y con un resultado deficitario, siendo que los gastos representan unos 612.000 millones de pesos y los ingresos 587.000 millones de pesos. Como consecuencia de la quita de fondos coparticipables y con el fin de compensar la caída de recursos, la Ciudad modificó la Ley Tarifaria y también sumó un impuesto a las operaciones con tarjeta de crédito. Impuesto que fue resistido por el oficialismo nacional en la Legislatura pero que sin embargo hoy está vigente y se aplica en provincias como Buenos Aires, San Luis, Chaco, Tucumán y Tierra del fuego.

Si bien seguirán siendo prioritarias las áreas sociales y el 52% del gasto se destinará a salud, educación y trabajo, los ajustes en materia de obras, infraestructura, revisión de contratos, paritarias y gasto público, afectarán, sin dudas, a la calidad de la vida de todos los porteños.

La decisión política improvisada y oportunista del oficialismo no castiga a un distrito, castiga a las tres millones de personas que viven en la Ciudad de Buenos Aires y a todos aquellos que trabajan, se educan y utilizan nuestros servicios públicos, y lo hace en un momento de crisis social y económica como producto de la pandemia, pero también como consecuencia de errores cometidos por el propio Gobierno nacional.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password