El 70% de las muertes infantiles serían reducibles con acciones preventivas

Lo expresó ante los senadores la directora de Salud Perinatal y Niñez del Ministerio de Salud, Gabriela Lerner, quien entre otros temas advirtió su preocupación porque “solo el 44% de los niños y niñas sostiene la lactancia exclusiva hasta los 6 meses”.

Gabriela Bauer, directora de Salud Perinatal y Niñez del Ministerio de Salud. (Foto: Comunicación Senado)

Al exponer este viernes ante el plenario de las comisiones de Salud y de Presupuesto y Hacienda del Senado, en el marco del debate sobre el proyecto de los Mil Días, la directora de Salud Perinatal y Niñez del Ministerio de Salud, Gabriela Bauer, destacó que “la riqueza de este proyecto es empezar a pensarnos en un conjunto del Estado armado y articulado”, y agregó que “todavía es mucho más lo que falta para llegar a esa justicia social en esta etapa de la vida”.

La funcionaria recordó que es en esos mil días donde se da la mayor velocidad de crecimiento que en otra etapa de la vida, por lo cual durante ese tiempo se establecen las bases para la autonomía de esas personas. Por eso el objetivo de generar efectos benéficos directos sobre la persona, pero también sobre las nuevas generaciones. “La inequidad en el acceso a la misma trae consecuencias irremediables y definitivas para muchos de los niños que atraviesan esas edades”, puntualizó Bauer.

A continuación precisó que “cuando uno observa las tasas de mortalidad, en el primer año de vida, tenemos el 8,8 por mil de los niños, y esta etapa recién se reproduce pasando los 60 años. Tenemos que en la Argentina en el último tiempo nacieron 685.394 niños, de los cuales alrededor del 9% son prematuros. La tasa de fecundidad va francamente en disminución en Argentina”.

Bauer hizo hincapié en las “marcadas desigualdades” registradas entre provincias, y habló luego de “determinantes sociales críticos”, observando “marcadísimas diferencias en porcentajes de madres adolescentes y con primaria completa. Son condicionantes de la vida futura de los niños y niñas y sus familias”.

“Solo el 43% de las personas gestantes inicia el control de embarazo antes de la semana 13, que es lo recomendado por los estándares”, agregó en otro pasaje, alertando que la prevalencia de anemia en los embarazos es de alrededor del 30%, “mucho mayor en las personas que viven bajo la línea de pobreza con respecto a las que no”.

“Y cuando avanzamos hacia la mortalidad materna, estamos lejos de los objetivos convenidos”, advirtió la funcionaria, que cuantificó en un 61% las que se producen por cuestiones prevenibles. Detalló que “cada 10 mil recién nacidos vivos, fallecieron 257 personas, de las cuales 31 eran adolescentes; y cuando vemos las curvas de evolución de la mortalidad materna a través de los años, de 2005 a 2018, vemos importantes fluctuaciones. Todas las causas de mortalidad materna son reducibles en la mayoría de los casos”.

En materia de mortalidad infantil, “observamos también las tremendas desigualdades que hay”, alertó, señalando que existe un promedio del país que establece del 8,8 por mil recién nacidos vivos, en 2018 fallecieron 6.048 niños. El 70% fallece en el primer mes de vida y una enorme proporción en los primeros 2 días de vida. Esto habla de que las intervenciones perinatales, o sea en el proceso del embarazo, el nacimiento y la atención inmediata de ese recién nacido implican una necesidad de organización que no estamos midiendo al día de hoy para dar una respuesta completa”.

En cuanto a las causas de mortalidad infantil, Bauer precisó que la mitad son de origen perinatal y un tercio debido a malformaciones congénitas. “Cuando se analizan las muertes, el 70% serían reducibles con acciones preventivas, tanto en el período gestacional y la etapa inmediata al nacimiento y al primer año de vida”, comentó la funcionaria, que señaló que “los que mueren luego del primer año de vida, un cuarto lo hace en el domicilio; esto indica un estado de  pérdida de acceso a las respuestas. El 73% de las muertes ocurridas entre 2018 y 2019 encontró que de esas familias, el 73% vive en condiciones de pobreza; el 71% en condiciones de hacinamiento o viviendas precarias”.

Según una encuesta realizada por el ministerio, el 15% de esos niños morían en una cuna; fallecieron más en el invierno y con mayor frecuencia los menores de 2 años.

Gabriela Bauer estimó que la población objetivo de esta ley de los Mil Días son niños y niñas menores de 3 años, alrededor de 2.100.000; las personas gestantes serían 690 mil por año. De ellas, el 56% vive bajo la línea de pobreza y un 15% en condiciones de indigencia. “Hay encuestas que reportan que hasta un 20% de estas familias pueden estar sufriendo un grado de inseguridad alimentaria -advirtió la funcionaria-. Y algo que nos preocupa mucho: solo el 44% de los niños y niñas sostiene la lactancia exclusiva hasta los 6 meses, que es un estándar de soberanía alimentaria recomendable”.

Al referirse a quiénes cuidan a esos niños y sus familias, señaló que “solo acceden a los centros de primera infancia el 325 de los niños y niñas, en tanto que alrededor del 70% de las personas gestantes y los niños del país se encuentran en condiciones de vulnerabilidad para el acceso al cuidado de su salud integral, con las consecuencias trágicas por la pérdida de oportunidades que en muchos casos puede implicar”.

Para terminar, la funcionaria habló de la necesidad de implementar políticas efectivas, no intervenciones aisladas sino integrales y gestionadas intersectorialmente. Esto es, distintos organismos hacia las mismas personas.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password