Trump, ¿el poderoso enemigo de EEUU?

Por Máximo Luppino. El dirigente peronista repasa los tumultuosos eventos en el capitolio americano previo a la certificación de la presidencia de Joe Biden.

Donald Trump, el presidente norteamericano que pone en jaque la democracia en los Estados Unidos de Norte América. El “inmaculado” Capitolio del país del Norte fue invadido violentamente por seguidores de Donald Trump, quienes interrumpieron la deliberación de los electores que debían consagrar a Joe Biden como presidente electo de la Nación. Saquearon los despachos de los legisladores profanando irrespetuosamente el máximo símbolo de la democracia Yanqui. Horas después, durante la noche, los electores, sí pudieron cumplir su objetivo, Guardia Nacional de por medio con Estado de Sitio decretado sobre Washington con 4 muertos y 15 heridos declarados hasta el momento ¡Ya nada sería igual en la sociedad norteamericana, había comenzado a brotar sangre propia de sus grietas políticas! 

La irrupción al Capitolio tuvo su origen en la voluntad manifiesta de Donald al afirmar: “Nos robaron las elecciones, yo gané, no Biden”… La gente que cree ciegamente en Trump se lanzó a una cruzada demencial que aún preocupa a las instituciones norteamericanas.   

Donald Trump les arrebató bruscamente el invicto y el cinturón a los “Campeones de la Democracia”. El Capitolio ardió, pero no por imperio de una potencia extranjera, sino por la torpeza y egoísmo de su propio presidente aún en ejercicio de la primera magistratura.   

PAE

La pólvora se les humedeció repentinamente a los “Gendarmes del Mundo”. Ahora descendieron muy por debajo de las “tiranías” que tanto dicen aborrecer y critican. La Venezuela de Nicolás Maduro exhortó al orden y al respeto institucional a los EEUU.   

Todos miramos al Capitolio, pero manifestaciones y hechos de violencia social se registraron en Miami, Georgia y otros estados americanos. ¿Cómo continuará la locura manifiesta de los más radicalizados seguidores de Trump?   

La amenaza de Trump de crear una tercera fuerza política norteamericana cobra forma con el pasar de las horas, haciendo peligrar el célebre y conveniente bipartidismo yanqui que reinó durante décadas.    

Donald Trump es dueño de una insondable vocación destructiva tan profunda como su profana riqueza económica. A tal punto que el poder corporativo norteamericano le suspendió todas las redes sociales al, hasta el día de la fecha, presidente norteamericano. Sin Facebook ni Twitter Donald está “incomunicado” con sus fervorosos seguidores. Atado de pies y manos no sabemos si se resigna a aceptar las reglas democráticas del país que preside aún.   

El bloqueo de las cuentas sociales fue anunciado por el mismísimo Mark Zuckerberg, gerente general de las poderosas corporaciones comunicacionales, las cuales rigen en gran medida la información mundial.

Algunos periodistas locales se mostraron asombrados por los sucesos Yanquis, es que son tan devotos del “Gran País del Norte” que compraron gustosos las “verdades” de las películas de Hollywood sin ver ni observar el rigor histórico que hace tiempo nos señala el profundo deterioro del imperio norteamericano. A ellos le informamos que: Superman no vuela, que EEUU perdió la guerra en Vietnam, que Rambo no es inmortal y que las Malvinas son argentinas. 

Quizás en los despachos yanquis comenzarán a escuchar con más atención el tango Cambalache del gran Discépolo y colocar los pies en la tierra que en ocasiones supieron regar de sangre inocente.     

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password