TEST: RENAULT SANDERO RS 2.0 Listo para la pista

Este renovado modelo es una excelente alternativa para “pistear” a un costo muy razonable.

Por Roberto Nemec

Tras unos meses de ausencia en el catálogo local, Renault Argentina volvió hace poco tiempo a ofrecer al Sandero RS de dos litros, el deportivo tope de gama, de fabricación exclusiva en la planta brasileña del estado de Paraná.

La sigla RS, que en la casa del óvalo se reserva para vehículos deportivos y que en este caso por primera vez se utiliza en un producto no hecho en  Francia, define a este Sandero: tiene prestaciones realmente deportivas, comenzando por la potencia de su motor. También se diferencia por la arquitectura de sus suspensiones y la adopción de frenos a disco en los dos trenes, entre otras características.

PAE

La evolución del estilo no es significativa con respecto a su antecesor. Sorprendente y agradablemente, su presencia es aún más sobria, especialmente en los ploteos que lo identifican. 

En el interior lo primero que se nota son las líneas rojas de la tapicería de cuero sintético. La posición de manejo es la adecuada al espíritu del auto. El volante es multifunción y en su parte inferior incluye un aplique rojo con las siglas RS. La pedalera, con un buen apoyapié a la izquierda es de tipo deportivo, con elementos de acero perforado. Las butacas son amplias, de buena sujeción y comodísimas por su configuración ergonómica. La barra de dirección es solamente regulable en altura.

La selectora (suave y precisa) tiene buen grip y previsible ubicación. El mando de los alzacristales, se pasó de la consola a las puertas y la pantalla central de siete pulgadas sirve a la imagen de la cámara de marcha atrás y al modo de marcha.

No hay  navegación satelital, pero el display permite “espejar” smartphones a través de Apple CarPlay y Android Auto.

Atrás el espacio es generoso para comodidad de incluso de un  eventual ocupante del medio, pese a que tanto el asiento como el respaldo (rebatible) son enterizos. En las cuatro puertas un revestimiento símil carbono, agrega un toque distintivo. El baúl dispone de unos razonables 320 litros de capacidad. Adentro está la rueda de auxilio que es de uso temporal. 

El motor de este Sandero es el conocido cuatro cilindros F4R del Duster, de 1.998 cc, con 16 válvulas que produce 145 caballos a 5.750 vueltas, con doble árbol comandado por correa dentada y alimentado por inyección multipunto. Su par máximo es de 20,2 Kgm a un régimen de 4.000 rpm. Una potencia acorde con su deportividad que se potenció con la inyección y las dimensiones de la admisión y otra calibración de la electrónica, además de la modificación del sistema de escape. La caja manual de seis cambios muestra relaciones cortas, con la sexta desmultiplicada 0,81 a 1.

En la prueba de velocidad máxima alcanzamos a los 202,8 Km/h y en la de aceleración de 0/100 Km/h lo mejor fue de excelentes 8,6 segundos, mientras que en recuperación pasamos de 80 a 120 Km/h en 8 segundos (en quinta marcha.

Pese a estas muy buenas performances, el impulsor se mantuvo en muy razonables consumos: en el circuito urbano 9,3 Km/litro, en ruta a 90 Km/h gastó a razón de 17 Km/l y a 130 Km/h, 12,8.

La diferencia con el resto de los Sandero, las suspensiones tienen resortes y  ejes de torsión reforzados en ambos trenes y un despeje menor en cuatro centímetros, para mejorar el comportamiento dinámico muy aplomado y placentero, aunque algo áspero en camino irregular en el que hay que tener en cuenta el bajo perfil de los neumáticos de 205/45 R17.

La dirección es electro-hidráulica, algo pesada en lo citadino, pero sobresaliente en lo tendido, donde da firme y rápida respuesta. En cuanto al frenado, con cuatro discos de 280 mm de diámetro y un ABS de gestión perfecta, lo paramos desde los 100 Km/h en sólo 39,8 metros.

El equipamiento de confort es casi igual al del tope de línea Intense: incluye aire acondicionado automático, volante regulable (sólo en altura), espejos eléctricos, levantavidrios de un toque, asiento trasero enterizo y abatible, computadora, guantera y baúl con luz, botón de toque suave del portón trasero, llave tipo navaja que incluye apertura del baúl, espejos en ambos parasoles, sensores y cámara de estacionamiento trasero, apertura interna del tanque de combustible butaca del conductor regulable en altura, indicador de marcha colocada, volante multifunción con cuerina, control de velocidad crucero y limitador de velocidad, audio “Media Evolution” compatible con Android Auto y Apple CarPlay), pantalla Touch Screen de 7 pulgadas, etc.

La dotación referente a la seguridad es amplia: cuatro airbags (frontales y laterales), control de estabilidad, control de tracción, frenos a discos en las cuatro ruedas con ABS y EBD, asistente de arranque en pendiente, faros diurnos y ópticas traseras con leds, alertas visuales y sonoros de colocación de los cinturones de seguridad, cierre automático de puertas (a 6 km/h), sistema de fijación Isofix, traba para niños en las puertas traseras, entre lo principal.

Renault Argentina estableció un precio sugerido para su Sandero RS de 1.656.400 pesos, llamativamente bajo si se lo confronta con otros deportivos del segmento, lo que será seguramente un gran aliciente para muchos de sus potenciales usuarios. La garantía es la ahora frecuente que cubre tres años o cien mil kilómetros.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password