Legisladores porteños volvieron a cruzarse en las redes sociales por la vuelta a clases

Mientras desde el oficialismo le pidieron a los gremios que dejen de lado sus “posiciones partidarias y políticas” en pos de garantizar la educación de los estudiantes. En tanto la oposición advirtió que no están garantizadas las cuestiones sanitarias para cuidar la salud de chicos y docentes.

FOTO: La Voz

Mientras la Ciudad de Buenos Aires se prepara para retomar la presencialidad de las clases a partir del 17 de enero, los legisladores porteños volvieron a enfrentarse en las redes sociales al respecto de si es conveniente o no volver a las aulas en medio del recrudecimiento de la pandemia del Covid 19 en el país.

En ese sentido el vicepresidente primero de la Legislatura porteña, Agustín Forchieri (VJ), aseguró que “la presencialidad en la escuela no es una medida tomada en contra de nadie, es a favor de nuestros hijos e hijas” e insistió en que “no vamos a permitir que la pandemia les robe su futuro, es por eso que en la Ciudad el 17 de febrero comenzamos las clases”.

Al mismo tiempo que el presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Hernán Reyes (VJ), cuestionó la postura de algunos gremios docentes que adelantaron que no arrancarán las clases debido a que consideran que no están dadas las condiciones sanitarias para resguardar la salud de los docentes y el alumnado. “Algunos gremios docentes deberán definir qué intereses representan, si los de los trabajadores y de la educación o los de una posición partidaria que lo único que intenta es hacer daño a un Gobierno”, manifestó a través de las redes sociales.

Sobre esa misma línea indicó –en diálogo con el Canal de la Ciudad- que “el problema más grande es como los gremios de la Ciudad de Buenos Aires definen que intereses representan” y precisó que “si representan los intereses de los trabajadores y la educación, nos vamos a poner de acuerdo rápidamente porque todos queremos lo mismo. Ahora, si lo que se empecinan es en tener posiciones partidarias y políticas para hacer daño a un Gobierno; por supuesto ahí vamos a tener diferencias”.

“Seguir insistiendo en que las escuelas no pueden estar abiertas ya se volvió un capricho, lo único que hace es dilatar la posibilidad de tener mejores protocolos, mesas de diálogo y lo único que hace es continuar en zozobra nuestros chicos y a los padres que se organizan alrededor de la escuela para hacer sus trabajos después de un año dificilísimo de encierro”, advirtió y destacó que “hay que poner la energía en el sí, en trabajar, en encontrar los puntos de encuentro, en mejorar los procedimientos y los protocolos. Los chicos quieren y necesitan volver, los padres necesitan que los chicos vuelvan y toda la sociedad necesita que sus niños se formen. Entonces, en definitiva, los adultos lo que tenemos que hacer en este contexto de pandemia es ponernos a trabajar en el sí”.

A su vez, el oficialista explicó que “con el no, con la prohibición, con el cerrar no vamos a ningún lado… por eso esos gremios, en vez de plantarse en una posición cuasi extorsiva, en este sentido de decir ‘no, nosotros no vamos a ir’, lo que deberían hacer es ponerse y empatizar con esos chicos, con esos padres y ponernos a trabajar en conjunto respecto a cuales son las medidas de seguridad para esos trabajadores, los niños y las familias”.

Por otro lado, Roy Cortina (PS) pidió “ignorar la grieta y lo que nos divide cuando se trate de la educación. En CABA las clases comienzan el 17 de febrero, pocos días después empiezan en provincia de Buenos Aires, en el Interior lo mismo. Entonces ¿porque la crítica necia a la Ciudad?” y sentenció: “basta de estupideces y pongamos primero la escuela”.

En contraposición la diputada Ofelia Fernández (FdT) manifestó que “la oposición delira resistencia por la vuelta a clases cuando el gobierno ya la está organizando. El tema es cómo, y ahí tenes a Axel Kicillof vacunando docentes mientras Horacio Rodríguez Larreta solo manda a pasear por la tele a la ministra de Educación”.

Otra que también cuestionó a la ministra de Educación, Soledad Acuña, fue la peronista Claudia Neira (FdT), quien compartió en sus redes sociales un extracto de una entrevista radial que le hicieron, en la que la funcionaria aseveró que no podía garantizar la ventilación de las aulas. Por lo que la diputada de la Ciudad terminó afirmando que “hay que volver a las aulas y las aulas deben estar ventiladas… Y sí, ¡es responsabilidad de la ministra!”.

En ese mismo sentido, el legislador del Frente de Todos (FdT) Manuel Socías remarcó que “el año que pasó fue muy difícil para docentes, estudiantes, familias y todos los actores de la comunidad educativa. Por eso, no tengo dudas que la presencialidad en las escuelas debe volver lo antes posible, discutiendo seriamente el cómo” e insistió en que “debemos considerar el contexto en el cual se va a dar la apertura de escuelas. Necesitamos previsibilidad y por eso es fundamental que el GCBA establezca un semáforo epidemiológico de antemano y que sea comprensible para todas las familias, no solo por expertos”.

“En el semáforo deberían especificarse los indicadores epidemiológicos que se van a monitorear como parte del Plan Primero la Escuela; hay que explicarle a la comunidad educativa cómo la eventual mejora o empeoramiento de estos indicadores va a impactar sobre la presencialidad”, señaló y aseveró que “la segunda pata de la discusión es precisamente cómo se garantiza la presencialidad minimizando el riesgo de contagio. Acá existe consenso entre los expertos de que hay tres cosas innegociables: distanciamiento entre personas, uso de tapabocas y ventilación de las aulas”.

A su vez Socías resaltó que “contrariamente a lo que afirmó Acuña, es responsabilidad del Gobierno porteño garantizar esos elementos en todas las escuelas y si en una de ellas es imposible hacerlo, entonces no puede abrirse. En esos casos apelemos a la creatividad y utilicemos infraestructuras complementarias” y explicó que “la Ciudad cuenta con museos, bibliotecas y clubes cuyo funcionamiento sigue limitado. ¿Por qué no acondicionarlos para la vuelta a la presencialidad? Incluso podrían utilizarse teatros, ayudando al mismo tiempo, a una de las actividades más golpeadas por la pandemia”.

Asimismo subrayó que “en CABA hay más de 300 teatros y espacios culturales que podrían funcionar como infraestructuras alternativas para favorecer la presencialidad. Acondicionarlos y un alquiler promedio de 100 mil pesos, implicarían 30 millones mensuales, monto insignificante para el presupuesto local”.

Otro de los puntos a debatir para el diputado es “en torno al desplazamiento de los estudiantes (y sus familias) hacia las escuelas, resulta fundamental evitar el colapso del transporte público en los horarios de ingreso y egreso a las aulas mediante el refuerzo de la frecuencia” y aseguró que “una alternativa posible consiste en cambiar el horario de clases para que no se superponga con el horario pico de movilidad. O bien pensar horarios escalonados, sin que ello impacte negativamente en las familias”.

“Tampoco sabemos si se van a reabrir las estaciones de subte cerradas y cuál va a ser el impacto de ello sobre el servicio. Recordemos que, como en todas las actividades, hay muchos trabajadores y trabajadoras que son personas de riesgo y no pueden ir a su lugar de trabajo”, añadió y agregó que “la movilidad sustentable beneficia a ciertos grupos etarios, por lo que es bienvenido el incentivo a la compra de bicicletas con financiamiento del Banco Ciudad. ¿Pero qué pasa con quienes no son clientes del banco o quienes no pueden acceder a una tarjeta de crédito?”.

Es por ello que afirmó que “las bicicletas no sólo no alcanzan, tampoco son una solución para los estudiantes que viven lejos de su escuela. Las grandes distancias son características en el nivel secundario debido a que juega el factor de la elección de la orientación” y concluyó sentenciando que “quienes tenemos responsabilidad política debemos impulsar las clases presenciales sin arriesgar la salud de todos y todas. Es posible una presencialidad cuidada si el GCBA escucha propuestas, protege las condiciones para la enseñanza e invierte para que se haga de forma segura”.

Finalmente la legisladora del FIT Alejandrina Barry se preguntó: “¿cuantas escuelas se podrían haber refaccionado con el dinero que se usará para torres de lujo? Es lo que reclaman docentes y familias los que pelean por la educación y salud de los pibes de verdad”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password