Si se cumple la ley, ciencia y tecnología podrá contar en 2032 con más de u$s 4 mil millones anuales

El diputado radical José Riccardo precisó los ambiciosos alcances de la ley de financiamiento del sistema nacional para nuestros científicos.

jose luis riccardo sesion 11 febrero 2021
José Luis Riccardo fue el miembro informante del proyecto de financiamiento de la ciencia y la tecnología. (Foto: HCDN)

Miembro informante del proyecto de ley de financiamiento del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e  Innovación, José Luis Riccardo (UCR – San Luis), señaló este jueves que se estaba saldando “esto que es una expectativa muy importante en todo el sistema científico: nada menos que establecer una política de financiamiento sustantivo progresivo para este sistema”.

El legislador puntano destacó que este proyecto es necesario porque “es imprescindible establecer previsibilidad, certezas que aseguren el crecimiento y la expansión de este sistema en toda su complejidad”.

Destacó luego que la pandemia ha hecho que “como nunca antes toda la humanidad, y todos los argentinos y argentinas estamos a la expectativa de nuestros científicos para poder derrotar a la pandemia. Los que están en la primera línea y los que están en la retaguardia. Esto nos ha puesto en la necesidad de sostener y fortalecer la ciencia”.

Riccardo destacó que el proyecto puesto a consideración fue “el resultado de muchos meses de construcción, consensos, trabajo elaborado, y creo que este es  un momento importante, podemos llamarlo histórico porque es la primera vez que vamos a hacer una ley que establezca la previsibilidad, y además creo que se le suma que ha sido el trabajo del consenso político y creo que le da una calidad especial”.

El legislador radical destacó que esa ley fue construida sobre la base de dos proyectos, uno suyo y en el que trabajaron otros diputados como Brenda Austin, Claudia Najul y Miguel Bazze, entre muchos otros más, y otro de Claudia Bernazza, Lucila Masin y Graciela Landriscini, y otros. “Pero fundamentalmente, además de nuestras iniciativas es muy importante resaltar que pudimos, en el  medio del desarrollo de la pandemia, desarrollar un proyecto de consulta muy amplio con todo el sistema científico y tecnológico argentino, exfuncionarios, tecnólogos, científicos de base… Y se hizo en una forma participativa, equilibrada, y sus aportes fueron muy importantes para el dictamen final, para que tuviéramos un mejor proyecto”.

El diputado radical aclaró que partían de la ley vigente de Ciencia y Tecnología aprobada en 2001. “Pero para avanzar en la consolidación del sistema, es necesario no solo un aumento inmediato de las fuentes de financiamiento, sino corregir los vaivenes que hemos tenido durante décadas”, señaló el legislador, admitiendo que a veces el sector ha experimentado picos de buen financiamiento, y otras no, y así durante décadas. El sistema “ha seguido los vaivenes de la economía y un sistema científico no puede funcionar así”, expresó Riccardo.

Agregó que el financiamiento que tiene la ciencia hoy en la Argentina “nos coloca muy por debajo de los países centrales. Tenemos que revertir esta imprevisibilidad y es la decisión política que hemos tomado ambos bloques  políticos”.

Señaló que el proyecto tiene metas y objetivos, y en ese sentido el primer objetivo es establecer una curva de financiamiento en términos de PBI que nos lleve del actual 0,28% del PBI al 1% en el año 2032. Esto es, más que triplicar el financiamiento actual. Así las cosas el legislador de Juntos por el Cambio señaló que si el PBI actual es de entre 420 o 430  mil millones de dólares, se estaría hablando de alcanzar un financiamiento anual de más de 4 mil millones de dólares para el año 2032.

La ley tiene otros componentes muy importantes, agregó el legislador. Uno es su voluntad federal, pues el 20% de incremento anual va a ser destinados a las provincias, “para reducir las asimetrías en el desarrollo federal de la ciencia y la tecnología.

Hay además “un mandato claro para la inversión privada”. En países como Alemania, señaló Riccardo, la inversión privada supera a la  pública, en una relación de 70 a 30. En Argentina estamos al revés: la inversión privada es del orden del 23% y el Estado pone el resto.

“Nos va a quedar la tarea de diseñar los instrumentos de ley para apalancar el esfuerzo público”, apuntó Riccardo, que luego habló de ejes transversales tales como la cuestión de género, un claro mensaje en las políticas de inclusión y no discriminación, y trabajar en la mejora de los salarios de los científicos, como así también la jerarquización de los investigadores.

Sobre el final destacó el diputado que el Congreso tendrá una participación decisiva, porque el Poder Ejecutivo deberá informar anualmente a las comisiones del Parlamento, porque “creemos que una política así debe ser revisada permanentemente”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password