Contrapunto entre senadores formoseños por la crisis en esa provincia

Luis Naidenoff y José Mayans plantearon las visiones opuestas en torno a los sucesos registrados en la provincia norteña.

La crisis formoseña se hizo presente en la sesión de este jueves en el Senado y sobre el tema expusieron en el recinto justamente los jefes de las dos principales bancadas: Luis Naidenoff y José Mayans. En ese orden, los dos senadores de la provincia de Formosa confrontaron dialécticamente exponiendo obviamente visiones opuestas sobre el mismo tema.

Arrancó el radical Luis Naidenoff, presentando una moción de preferencia para el tratamiento de dos proyectos: uno manifestando el rechazo a la represión registrada en la capital formoseña el 5 de marzo, y otro pidiendo criterios uniformes que garanticen la libre circulación de ciudadanos en esa provincia.

Naidenoff hizo un racconto de los hechos registrados, arrancando con lo que sucedía durante gran parte del año pasado con entre 7 y 8 mil formoseños varados sin poder ingresar al territorio provincial, razón por la cual desde la oposición presentaron un hábeas corpus que llevó a la Corte Suprema a intimar a la provincia para que en el plazo de 15 días pudieran ingresar a la provincia esos varados.

Contó que cuando se les permitió ingresar a partir de ese fallo debieron cumplir el aislamiento en escuelas y hoteles. “Nunca en sus domicilios”, detalló, haciendo hincapié en que incluso los asintomáticos y asintomáticos leves debieron ir a centros de reclusión, donde “sufrieron tratos inhumanos y crueles”.

Ante otro hábeas corpus, y después en un planteo de inhibitoria, la Corte recomendó al gobierno provincial ajustarse a los parámetros constitucionales, ante lo cual “la provincia redobló la apuesta”, señaló Naidenoff, que se quejó porque sin seguir siquiera la recomendación del Ministerio de Salud nacional de que los asintomáticos transcurrieran la enfermedad en sus domicilios, los mandaron a centros de reclusión. “Es sucede solo en Formosa. No hay provincia en la Argentina que limite la libertad de transitar”, enfatizó Naidenoff, que detalló además que pocos sectores pudieron reabrir sus actividades. “Destruyeron al sector comercial, sin clases incluso en los lugares donde no había circulación viral”, apuntó el jefe del interbloque JxC.

Luego señaló que la respuesta oficial fue el 4 de marzo volver a Fase 1. Ante ello, relató que “la gente salió a la calle”, y alertó que en su provincia existe ahora una situación de “preanarquía” y “autoritarismo”. Y advirtió que “el 5 de marzo, la respuesta de la policía por orden del poder político fue gases, balas de goma”.

A continuación y a partir de ello en varios tramos de su discurso, Naidenoff reclamó la reacción de la Comisión de Banca de la Mujer. Reclamó que se hiciera presente en su provincia, “porque las principales víctimas del Gobierno de Formosa fueron las mujeres”. En ese sentido destacó que “dos concejalas fueron privadas de la libertad y nadie ha dicho nada”.

“Fue una vergüenza lo que pasó y una violencia el silencio, por eso espero que si la Banca (de la Mujer) es transversal, se haga presente en Formosa”, apuntó. Detalló a continuación casos puntuales de personas detenidas y golpeadas “solamente por ejercer el derecho constitucional de protestar”, y le recordó a la Banca de la Mujer del Senado los casos de las mujeres detenidas en la que definió “una jornada oscura, triste, negra de la democracia formoseña”. En ese marco contó que a diez mujeres privadas de la libertad la policía las iba a hacer revisar por un médico forense masculino.

“Se está reclamando trabajar, en eso consiste el reclamo. La gente quiere recuperar la dignidad del trabajo, de poder educarse en una ciudad que volvió a Fase 1 por el incremento de 17 casos”, expresó el legislador radical en otro pasaje.

Dijo no esperar nada del Gobierno nacional, pues para él “no alcanza con un comunicado del presidente que exprese que repudia la represión institucional”, y en ese sentido señaló que “no alcanza con actos declamativos. Espero que la Cámara pueda tratar en serio y abocarse para tratar criterios uniformes en la Argentina después de un año de pandemia para poder circular en el país con PCR negativo. Esa dignidad la tiene que recuperar el Congreso de la Nación”.

Naidenoff afirmó que ese “fue el día donde la libertad le ganó al miedo”, y dijo esperar que cuando la semana que viene vuelvan las comisiones, esto se trate y se repudie en serio”.

La réplica

No se iba a quedar callado el senador José Mayans, obviamente. Con todo, se mostró bastante medido. Arrancó detallando la cantidad de víctimas que el coronavirus ha causado en el mundo, y llegó a que “de los 53.400 fallecidos que hay en Argentina, 21 son de Formosa”.

El senador formoseño alertó sobre el peligro que representa para su provincia la proximidad de Paraguay, país con el que tienen 700 kilómetros de frontera común. “Paraguay tiene su sistema de salud colapsado; tienen una visión opuesta a la de Formosa, tienen 3.400 fallecidos en lo que va de pandemia y el pueblo está en las calles” protestando por eso, señaló.

Mayans alertó sobre el peligro que representa la posibilidad de que no solo ingrese desde ese país el virus, sino también cepas distintas. “Formosa está actuando en ese sentido”, dijo, y destacó que por la frontera de Clorinda pasan mil camiones por día.

Luego habló de otro país: Brasil, que tiene 270 mil fallecidos. Los sumó a los de Estados Unidos, y dijo que entre los dos países suman casi 900 mil fallecidos. Emparentó a continuación a Donald Trump y a Jair Bolsonaro con Mauricio Macri por una supuesta postura común ante el coronavirus. “Trump ya no está más, y dentro de poco Bolsonaro tampoco”, dijo el senador peronista. Contrapuso a esos países con China, que tiene 4800 muertos. ¿Cuál fue la diferencia?, se preguntó. “La estrategia sanitaria, que fue estricta (en ese país) y hoy no tiene que lamentar la cantidad de víctimas de Estados Unidos, teniendo una población varias veces superior”. Con relación a la represión en su provincia, Mayans aclaró que estaban de acuerdo con el derecho a protestar “pacíficamente”, pero advirtió que “hay grupos que no lo hicieron así”. Añadió que su gobierno estaba viendo si podían darle respuesta a la problemática planteada, pero insistió en cargar las culpas sobre “un sector violento que entró a la Casa de Gobierno”.

Agregó que la CIDH rechazó que hayan existido atropellos en Formosa, y se quejó porque eso no hubiera tenido la difusión que sí tuvo la denuncia puntual.

“Hubo grupos violentos que pretendieron quemar la Casa de Gobierno y destruir nuestros símbolos partidarios”, dijo, insistiendo en “el derecho sagrado que es el derecho a la vida”.

Mayans concluyó alertando que en la pandemia la oposición vio la oportunidad de cómo atacar al gobierno y afirmó que hay un grupo mediático que busca “desestabilizar al Gobierno”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password