Las fake news y sus consecuencias, eje de un debate de periodistas

Profesionales de Latinoamérica analizaron las características de las falsas noticias y presentaron un protocolo para tratar de combatirlas.

Periodistas de Latinoamérica volvieron a condenar las fake news y pidieron a los profesionales de toda la región volver al ejercicio primordial de chequear una información antes de publicarla o replicarla.
Lo hicieron en la segunda jornada del ciclo organizado por la Asociación de Periodistas de la República Argentina (APeRA), en conjunto con entidades profesionales de Sudamérica y el resto del mundo.


Durante la videoconferencia, el vicepresidente de APeRA, José Di Mauro, explicó que las noticias falsas no solamente están vinculadas al aspecto político, y recordó una anécdota respecto a una anticipada muerte del automovilista Ayrton Sena, que nació como una broma a un compañero que debía retirarse en forma anticipada de la redacción, que recorrió el mundo y tuvo que ser desmentida horas más tarde en Europa.

Por su parte, Marcelo Marino, de Radio Nacional, consideró que las noticias falsas “han cobrado potencia y lo relaciono con las redes sociales, ya que allí los conceptos mutan, no hay autoridad y esa situación pone en crisis el viejo paradigma de lo que decía tal persona o tal radio era verdad”.


Más adelante, Walter Ríos, del diario de Cuyo de San Juan, recordó que “cuando se iba produciendo esta explosión de las redes sociales éramos optimistas por la cantidad de información que iba a circular, pero las características de inmediatez y la urgencia con la que muchos colegas deben trabajar, demuestran que los está afectando esta situación”.


Marcelo Irostorza, del diario El Puntal de Río Cuarto, fue más allá y dijo que las fake news son “un cáncer que ha atravesado nuestra profesión y que hay que extirparlo, porque nuestro principal capital es la credibilidad y esto puede ir desgastando la esencia del periodismo”.

María Herminia Grande, de Santa Fe, también realizó una autocrítica sobre la situación del periodismo, y sugirió que el decálogo instrumentado por APeRa pueda servir para que se elaboren proyectos de ley para combatir esa práctica.


Luego Emiliano Rodríguez, de Noticias Argentinas, apeló a la “responsabilidad profesional e individual para ayudar a combatir las fake news y evitar publicar lo que son lisa y llanamente mentiras¨y convocó a los periodistas más experimentados a “inculcar a las nuevas generaciones que si se duda no hay que publicarlo”.


También participó Pedro Ulman, de La Opinión de Rafaela, quien afirmó que “convivimos con medios emergentes y con portales que nacen con segundas intenciones, que a veces publican cosas sin chequear y nos pueden arrastrar a hacer lo mismo”.


A su turno Fermín Espínola, de la red de Periodistas de Paraguay y uno de los creadores del Protocolo, afirmó que el tema de las noticias falsas “nos preocupa, nos ocupa y nos llama a trabajar en conjunto contra de ellas”.


Evelia Meza, del mismo país, explicó que en Paraguay “muchos colegas del interior son muy vulnerables al poder político y empresario, y por eso las generaciones más experimentadas deben ponerse a la cabeza de este tema”. Cecilia Burgos, de Chile, consideró por su parte que “las fake news no son una cosa reciente, aunque en los últimos años su crecimiento ha sido notable. No son sólo las nuevas tecnologías las que han irrumpido y por ello hay que combatirlas ejerciendo un periodismo profesional, ético y responsable”.

Giovanna Pellicani, de Venezuela, cuestionó a #los llamados influencers que difunden cualquier tipo de contenido en las redes, especialmente a algunos periodistas que se han dedicado a convertirse en protagonistas por encima de la noticia”.


A su turno, Rodrigo Conti, del Consejo de Relaciones Públicas de la República Argentina, expresó que “las fake news son una enorme oportunidad porque no hay filtros entre los protagonistas y la realidad y las audiencias. Esto enaltece el trabajo del periodismo honesto, que se dedica a transmitir noticias reales y verdaderas”.

Fernando Fraquelli, secretario de APeRA, dijo que “la explosión de las fake news no nació con las redes, sino que en 1925 ya había publicaciones respecto a artículos donde se desarrollaban noticias falsas” y gráfico que los periodistas deben intervenir para poner distanciamiento entre la sociedad y las noticias falsas.


Por último, Jorge Aguilera, de Colombia, afirmó que en este contexto surge “una gran oportunidad para el periodismo, que debe tomarse el trabajo de contrastar la información con la realidad, con una comparación metódica para ver que es realidad y que no lo es”.


APeRA, la Red Mundial de Periodistas de Habla Hispana y la Red Activa de Periodistas de Paraguay, elaboraron el siguiente protocolo para combatir las fake news:
1- Antes de reenviar una noticia hay que investigar siempre la fuente.


2- Leer siempre la noticia entera y no sólo el título, procedimiento que debe cumplirse indefectiblemente. Escribír en lo posible el título en el buscador de internet y si la nota es verídica es probable que algún medio la haya publicado.

3- Otra alternativa, cuando hay cifras, es buscar los datos y número referidos, y si hay imagen, realizar el mismo procedimiento.


4- Verificar siempre el contexto de la noticia y siempre la fecha de publicación.


5– Preguntar a quien envió la noticia si hizo el correspondiente chequeo de quién se la envió.


6- Tener sumo cuidado con los audios recibidos, especialmente los de dudosa fuente. Utilizar los mismos criterios de chequeo de la información en buscadores.


7- Tener en cuenta el rol de quien informa la noticia. No es lo mismo el presidente de un partido político que un concejal. Siempre contextualizar los relatos. Es la regla para despejar dudas de quien lo dice. Hacer siempre foco en los hechos y no en los rumores.


8- Denunciar en los sitios de las redes sociales los posteos que se consideren son falsos y a los usuarios que los promueven. Si tus contactos viralizan por error contenidos falsos, avisarles para que borren el posteo.

9- En el caso del sistema de mensajería WhatsApp, en la que se suelen hacer cadenas sin autoría o enlace, preferentemente desconfiar y no compartirlas hasta que la información esté chequeada.


10- Realice un listado de fuentes, sitios web, grupos de noticias y demás lugares desde donde surja información falsa, ello con el ánimo de advertirle a colegas y generar prevención.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password