Ganancias: pasó a la firma el dictamen y se vota la próxima semana en el Senado

Tras la exposición de funcionarios, un plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y Trabajo y Previsión Social dio luz verde a la iniciativa que se votó el domingo en la Cámara de Diputados.

Fotos: Comunicación Senado

En un trámite veloz, las comisiones de Presupuesto y Hacienda y Trabajo y Previsión Social del Senado, que presiden los oficialistas Carlos Caserio y Daniel Lovera, respectivamente, avanzaron este martes con el dictamen del proyecto de ley de reforma del impuesto a las Ganancias.

De esta manera, la Cámara alta llevará al recinto la semana próxima la iniciativa que se votó el pasado domingo en Diputados por amplia mayoría -241 votos a favor, 3 abstenciones y ninguno en contra-.

La reunión, realizada de manera remota, contó con la participación del ministro de Trabajo, Claudio Moroni, quien aseguró “es una ley que todos estábamos esperando”, pero se diferenció de los cambios incorporados para que los conceptos de horas extras y bono por productividad se puedan deducir del impuesto.

PAE

También asistió el secretario de Política Tributaria, Roberto Arias, que calificó a la iniciativa como “sustentable, progresiva y que le va a dar mayor justicia a los trabajadores”.

En el encuentro, el macrista Esteban Bullrich reclamó que desde el oficialismo se presenten “paquetes cerrados, propuestas que no admiten ningún tipo de modificación“. “Esto es una oportunidad perdida”, consideró y continuó: “Nuestra preocupación es el empleo, y esta ley no hace nada para reactivar la creación de empleo”.

“Bajamos impuesto a los trabajadores, y eso está bien. Pero aumentamos a los que crean trabajo, eso está mal”, cuestionó el senador del Pro, que llamó a “debatir profundamente como juntos ayudamos a reactivar la economía, a que más gente tenga acceso a un trabajo en blanco”. “Lamentablemente el debate sigue siendo limitado, seguimos debatiendo parches”, insistió.

Recogió el guante el jefe del bloque Frente de Todos, José Mayans, que recordó que en el gobierno anterior de 1.100.000 trabajadores, pasaron a pagar el tributo 2.300.000. “Acá no hay ninguna pérdida de tiempo”, enfatizó y dijo que compartía “que hay que generar fuentes de empleo”, pero “primero hay que arreglar la emergencia total” porque “nosotros recibimos un gobierno en emergencia plena, un país en default”.

Y remarcó: “No se olviden ustedes que estamos en pandemia, que la pandemia causó un déficit muy fuerte del 6%”. Además de advertir que la pandemia “va a seguir impactando en la economía mundial y Argentina no va a ser la excepción”.

El formoseño indicó que desde el Senado se estableció contacto con la Cámara de Diputados, a quienes “les llevó un mes ponerse de acuerdo”, para agilizar el debate. “Creemos que es urgente la recuperación del salario de los trabajadores”, argumentó.

El oficialista señaló que “las provincias también están haciendo un esfuerzo, pero va a impactar esto, y lo más importante es que lo va a hacer en el bolsillo de los trabajadores”. “No tenemos mucho margen para hacer modificaciones para que vuelva a Diputados”, completó.

En la misma línea, Caserio reveló que se ocuparon “todo este tiempo de tener relación y hacer proposiciones a los diputados”, de manera que una vez que el proyecto pasara al Senado, saliera como se votó en la Cámara baja.

Una vez que se despidieron a los funcionarios, Bullrich volvió a la carga. “En Argentina hay dos millones de personas desocupadas” y “más de dos millones de personas que están trabajando en la informalidad, con lo cual algo anda mal, el ministro no puede decir que esto está bien”, expresó.

“Este proyecto no resuelve el problema de la informalidad, de que uno de cada tres trabajadores trabajan en negro. Eso demanda de acciones concretas que deben ser debate en el Senado”, resaltó.

Entonces, Caserio aseveró que el planteo del senador de Juntos por el Cambio “no es un planteo real y concreto”, porque “habla como si todos los problemas que tenemos ahora fueron un invento nuestro y no un problema de lo que heredamos de una pésima gestión“. Además que “recibimos un país irresponsablemente endeudado”, mencionó.

El cordobés defendió que hay que votar el proyecto lo cuanto antes porque “los argentinos hace mucho tiempo están esperando una respuesta, están ansiosos, están queriendo tener soluciones y las soluciones están en nuestras manos”. “La sanción no puede pasar de la semana que viene”, opinó y añadió: “No tenemos miedo de discutir los cambios, pero no nos parece prudente seguir demorando una ley”.

Por su parte, el radical Julio Cobos aseguró que “es un proyecto que tiene que avanzar rápidamente”, pero “ante la negativa de la posibilidad de incorporar algunas modificaciones”, el interbloque Juntos por el Cambio firmará el dictamen en disidencia, más allá de acompañar en la votación en general.

Y luego aclaró: “No han sido rechazadas nuestras sugerencias, sino que en muchos casos consideran abordar el tema en otro momento, como lo de autónomos y las deducciones”.

En el tramo final de la reunión, Lovera precisó que en La Pampa actualmente 27 mil trabajadores pagan este tributo, y con esta ley dejarán de hacerlo 16 mil. “Estamos convencidos de que este proyecto de ley es bueno, por eso lo acompañamos, lo defendemos. Estamos de acuerdo si quedan cosas pendientes debatirlas en su momento, pero queremos que este proyecto sea ley”, sostuvo y apuntó que la norma hará que haya “más dinero que se vuelque al consumo y que va a empezar a encender la economía”.

El oficialista criticó que en el Gobierno de Mauricio Macri “se duplicó la cantidad de trabajadores” que pagaban Ganancias y lanzó: “Toda esa farsa que habían armado en campaña hoy se transforma en una realidad con este gobierno, y en la peor pandemia que tuvo el mundo”.

En último lugar, la vicejefa del Frente de Todos, Anabel Fernández Sagasti, manifestó que esta es “una ley esperada por muchos argentinos y argentinas”. “No estoy de acuerdo en que no estemos contribuyendo a la generación de empleo con esta ley”, contestó, en referencia al planteo de Bullrich.

En ese sentido, la mendocina explicó que “la mayoría de los bienes e insumos que nosotros producimos se venden en el mercado interno”, de modo que cuando los trabajadores que dejen de pagar el impuesto tengan “un salario más en proporción a los que venían teniendo”, ese dinero “no se va a ir a la timba financiera”, sino que “los trabajadores van a ir a comprar lo que les falta”.

“Va a generar un círculo virtuoso que va a dar la posibilidad, junto con otras medidas del Gobierno nacional, de generar empleo”, finalizó.

El proyecto apunta a que todos los trabajadores y jubilados que ganen menos de 150 mil pesos brutos no paguen el impuesto a las Ganancias; la medida beneficiará alrededor de 1.267.000 personas.

El beneficio será retroactivo al 1ro. de enero y el aguinaldo quedará exento del pago del tributo. Además, se establece la deducción del concubino -actualmente se permite solo el cónyuge- y se mantiene el diferencial del 22% que perciben los trabajadores de la Patagonia en concepto de zona desfavorable.

En el caso de los jubilados, todos aquellos que perciban ingresos distintos al haber jubilatorio, como por ejemplo una renta de alquiler o intereses de un plazo fijo, podrán acceder igualmente al beneficio de la deducción de Ganancias, que pasa de seis a ocho haberes mínimos.

También se eximirá del impuesto al reintegro por gastos de guardería para los hijos de hasta tres años, con un tope de hasta el equivalente al 40% de la ganancia no imponible -67.000 pesos al año, es decir 5.590 pesos mensuales-.

Además, se aumentará la deducción por hijo con discapacidad -sin límite de edad- y se prorrogará hasta el 30 de septiembre de este año la exención de las horas extras y guardias -activas o pasivas- del personal de salud y recolectores de residuos, debido a la pandemia del Covid-19.

En los últimos cambios, se introdujo la posibilidad de deducción del “bono por productividad, falla de caja o concepto de similar naturaleza hasta un monto equivalente del 40% de la ganancia no imponible” con “efecto exclusivo para los sujetos cuya remuneración bruta no supere la suma equivalente a 300 mil pesos mensuales inclusive”.

Además, se sumó la exención para el personal militar de los suplementos vinculados a la “actividad arriesgada, título terciario, y zona y ambiente insalubre o penoso”.

Otro de los cambios sustanciales es que se faculta al Poder Ejecutivo a “disponer una actualización de los topes mínimos, en función de la evolución que tengan los salarios” para evitar que “con el tema de las paritarias pueda producirse una situación en la que trabajadores que inicialmente están excluidos pasaran a estar incluidos”.

A pedido del radicalismo, se incluyó que las asignaciones a expresidentes, presidentes y vicepresidentes paguen el impuesto a las Ganancias; y la deducción de “la provisión de herramientas educativas para los hijos e hijas del trabajador y trabajadora” y “el otorgamiento o pago debidamente documentado de cursos o seminarios de capacitación o especialización”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password