Se espera una mayor presión impositiva sobre las empresas

El propio Banco Mundial ha señalado en un informe que nuestro país es el segundo del mundo en la materia, solo superado por Islas Comoras.

La presión impositiva comenzó a tener una escalada alcista en el país y se estima que la aplicación de mayores tributos sobre la actividad económica, especialmente las empresas, afectará aún más la acotada inversión que padece el país desde hace años.

Diversos consultores han advertido en los últimos días que la avanzada del Ejecutivo en su estrategia de aplicar mayor presión tributaria, regulaciones y controles sobre las empresas genera un clima poco propicio para los negocios, la inversión y el desarrollo, en un momento donde la pobreza en la Argentina ha tocado un pico de escalada muy complicado.

Sin dudas que las cifras que miden los niveles de imposición tributaria sobre la actividad privada en el país va a una fuerte escalada.

PAE

Según un informe del Banco Mundial realizado hacia fines del año pasado, la Argentina es el segundo país con mayor presión impositiva sobre las empresas, superado solo por las Islas Comoras, frente a las costas de Africa.

Además, desde diciembre de 2019 la actual gestión ha generado mayores alícuotas e impuestos nuevos en 16 gravámenes puntualmente.

De hecho, desde fines de 2019 hasta el momento se afectado unos 16 impuestos, entre la creación de nuevas alícuotas y aplicación de más tributos.

Y ahora con los cambios en las escalas del impuesto a las Ganancias, la tasa máxima para las empresas pasa al 40 por ciento, pero con una facturación de 2,6 millones de pesos.

“Esto es increíble, con esos números, hasta un maxiquiosco va a tener que pagar más”, recalcó el tributarista César Litvin.

A su vez, el informe del Banco Mundial detalla que sobre 100 pesos que ganan las empresas, deben pagar 106 pesos en impuestos.

Para tener una idea, en la región, Brasil por ejemplo, tiene un promedio del 65%, e incluso Venezuela con su realidad tan dura, tiene un 78 por ciento.

“Esto quiere decir que por cada 100 pesos que gana una empresa en la Argentina, previamente pagó 106 en impuestos”, explicó Litvin.

Y sobre las modificaciones que está evaluando el Congreso destacó que “aumentar el impuesto a las Ganancias para las empresas es atentar contra la competitividad del país”.

Por su parte, otro tributarista, en este caso Iván Sasovsky, recalcó que “la presión impositiva va creciendo año tras año” y remarcó que “lo más perjudicial es que como hay una gran informalidad, todo el peso recae sobre los que cumplen, con lo cual la carga es mucho mayor”.

“Considero que la reforma de Ganancias, tal como se quiere hacer, es inoportuna, porque en general las empresas en el país prácticamente no están ganando en este momento. Con esto de aumentar la tasa para las empresas puede haber una tragedia productiva en el país. Quién va a traer un dólar para producir, cuando países vecinos están otorgando grandes concesiones para que los capitales se instalen y produzcan allí”, remarcó Sasovsky.

Según estos tributaristas, en la Argentina en este momento, entre Nación, provincias y municipios, existen unos 170 impuestos que gravan el consumo y el capital, sobre lo cual entienden que “no hay mucho margen que quede para la actividad privada con proyección”.

“Es urgente que la clase política del país comience a debatir y tratar este tema que es crucial para el desarrollo, la inversión, la generación de puestos de trabajo y la baja paulatina de los niveles de pobreza”, agregó Sasovsky.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password