¿Qué pasó con las vacunas?

Por Alfredo Cornejo. El autor se hace una serie de preguntas y ensaya las respuestas en el marco de la llegada de la segunda ola.

¿Por qué otros países, incluidos los limítrofes, sí accedieron a algunas vacunas que Argentina no?

Las profundas contradicciones que se dan dentro del mismo oficialismo, la unidad forzada, la falta de consenso y la ausencia de un plan a futuro ya no solo afectan la credibilidad y la confianza en todos los ámbitos imaginables, sino que están poniendo en juego gravemente la salud de los argentinos.

Ya estamos inmersos en la segunda ola de contagios y lo único que se nos ofrece es más preguntas que respuestas, más incertidumbres que certezas.

Siempre llegando tarde, siempre anteponiendo los intereses personales de unos pocos a la salud de todos. Un “gobierno de científicos” que acomoda el relato a su conveniencia.

¿Qué pasó con Pfizer?

En julio del año pasado, el presidente se reunió con representantes de Pfizer. Pero el ego de Ginés González García resultó herido y se antepuso al avance de las negociaciones, con la excusa de preferir a la competencia directa, AstraZeneca. En los siguientes meses, ambos laboratorios progresaron con sus vacunas. En agosto, otra promesa falsa: Alberto Fernández anunció que la vacuna de AstraZeneca se produciría entre la Argentina y México para toda América Latina, y que estaría disponible durante el primer semestre de 2021.

¿Qué pasó con AstraZeneca?

Un mes después del anuncio presidencial, el gobierno de Kicillof impulsó la opción rusa.

Para continuar, todos los laboratorios imponían la necesidad de firmar cláusulas de garantía. Fue entonces que en octubre, se aprobó en el Congreso una ley que hizo desconfiar a los laboratorios. Pero nada era casual, porque mientras tanto, en secreto, Carla Vizzotti viajó a Moscú para reunirse con los desarrolladores de la vacuna Sputnik V.

Fue así que a principios de noviembre, Alberto anunció la compra de dicha vacuna. Con esto, llegó otra promesa que no se iba a cumplir: En diciembre habría 10 millones de vacunados y llegarían 750.000 dosis de Pfizer. ¿Pero qué sucedió? Era mentira y lo sabían. La versión de Pfizer era otra, y había una demora en la negociación del contrato, lo que retrasaría la entrega a la Argentina para el segundo semestre de 2021. A pesar de esto, Ginés culpó a Pfizer.

Los contagios subieron otra vez y de las vacunas, ni noticias.

¿Qué pasó con Moderna?

Argentina también demoró la respuesta. El Ministerio de Salud tampoco funcionó.

Así, desplazaron a Ginés, y Vilma Ibarra tomó el mando en las negociaciones para obtener las escasas vacunas rusas que llegaron.

En el medio, el escándalo de los vacunados vip, la vergüenza nacional de la que habló el mundo.

Hoy vemos cómo llegan millones de vacunas a varios países vecinos. Mientras tanto, Argentina se enfrenta a una nueva ola de contagios con una cantidad vergonzosa de inoculados.

El oficialismo dice que sigue negociando. Sin embargo, este “gobierno de científicos” lo que demuestra es que con lo único que está negociando es con la salud de los argentinos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password