Arte de diseño

El nuevo superdeportivo Mercedes-AMG GT Black Series incorpora perfectamente la rica tradición de la marca. Motor V8 de 730 CV y desarrolla una velocidad de 325 km/h.

Por Roberto Nemec

El motor V8 de AMG más potente de todos los tiempos, el diseño más expresivo, la aerodinámica más elaborada, la mezcla de materiales más inteligente, la dinámica de manejo más distintiva: para el nuevo Mercedes-AMG GT Black Series los diseñadores de Affalterbach han utilizado todos los recursos al respecto del arte del diseño de autos. El nuevo superdeportivo incorpora perfectamente la rica tradición de la marca, así como todos sus años de experiencia en el desarrollo de vehículos que impresionan en todos los aspectos. El resultado es un potente motor de 730 CV con cigüeñal plano combinado con una aerodinámica activa y un diseño que proviene directamente del actual auto de carreras, AMG GT3.

La fabricación de un motor V8 ofrece a los diseñadores mucho espacio para jugar en un elemento clave: la disposición de las bielas en el cigüeñal. Esto influye en las características del motor. Por lo general, hay dos variantes en los motores V8: el “plano transversal” donde las bielas de los cuatro pares de cilindros están en ángulos de 90° entre sí, que AMG ha utilizado en todos sus motores V8 anteriores, o el “cigüeñal plano”, donde todas las bielas están en el mismo plano con un desplazamiento de 180°.

¿Cómo influye el motor en el nuevo Mercedes-AMG GT Black Series? Le da un carácter completamente independiente, que no solo se refleja en la entrega de potencia, sino también en su sonido por demás particular y permite un rendimiento por demás impresionante: el auto acelera de 0 a 100 km/h en 3.2 segundos y alcanza los 200 km/h en menos de 9 segundos, con una velocidad máxima de 325 km/h.

La potencia se transmite a las ruedas traseras por medio de una transmisión de doble embrague AMG SPEEDSHIFT DCT 7G montada en el eje trasero, con lo que se consigue una óptima distribución de peso, como es el caso de todos los modelos AMG GT. Esta transmisión se adecuó para ser usada en el nuevo Mercedes-AMG GT Black Series y poder manipular los 800 Nm de torque. El tiempo de respuesta de los cambios se revisaron para que sean más adecuados para pistas de carreras.

La similitud con los autos de carreras de categorías GT3 y GT4 es visual y técnicamente más fuerte que antes. Comienza con la nueva entrada de aire al radiador, significativamente más grande, que proviene directamente del auto de carreras GT3. La moldura del radiador tiene puntales verticales en cromo oscuro y los los enfriadores del arco de las llantas también reciben aire a través de la entrada de aire central, eliminando así la necesidad de enradas de aire en el faldón delantero.

El spliter delantero de fibra de carbono tiene dos configuraciones ajustables manualmente (Street y Race) por lo tanto, se puede adaptar para cumplir con varios requisitos de pista. Cuando se extiende hacia adelante (posición de carrera), se crea un difusor en forma de perfil de ala invertido. Dependiendo de la velocidad, este elemento se reduce por la presión negativa creciente, que acelera significativamente el flujo de aire en la parte inferior de la carrocería, creando un efecto “Venturi”, que atrae al auto más cerca del piso y aumenta la carga aerodinámica en la parte delantera.

El conductor puede sentir los beneficios en la dirección: el auto se puede manejar con mayor precisión incluso en las curvas a alta velocidad y se percibe una mejor estabilidad direccional, con una respuesta ágil y con clara retroalimentación al volante. Si el spliter delantero está en la posición Race, la fuerza aerodinámica de la parte trasera también se puede incrementar gracias al nuevo concepto de perfil aerodinámico trasero.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password