Test VW Amarok V6 258 CV Highline: Fábrica de adrenalina

Esta pick-up mediana más potente de la Argentina, ofrece elogiables prestaciones, acompañadas por un gran comportamiento dinámico y un confort de marcha inigualable.

Por Roberto Nemec

Sin cambios desde su presentación en 2017, la línea superior de Amarok se renueva con la adopción de motores que elevan su potencia  en nada menos que 34 caballos. El representante supremo del modelo que se fabrica en la planta de Pacheco, se ofrece en las concesionarias en cuatro versiones de seis cilindros en “V” todas con tracción en las cuatro ruedas y dotadas de caja automática: la Confortline, Highline, la Extreme y la Black Style. La Highline es la que probamos en esta oportunidad.

El interior da un gran confort a los ocupantes del sector delantero, con butacas muy cómodas y un espacio generoso. Los de atrás, disponen de un lugar más que razonable, pero como en todas las chatas serán incomodados por lo vertical del respaldo; y no dispondrán de salidas para el aire acondicionado, pero sí de enchufe para 12v.

La posición de manejo es alta, lo típico de este segmento. La comodidad del conductor que se asemeja al de un sedán de alta gama, se obtienen con los movimientos en todas la direcciones del volante y las múltiples regulaciones eléctricas de las butacas, que además son extensibles a lo largo, para descanso de los muslos en viajes largos. La percepción de calidad está de acuerdo con el elevado precio.

El tablero de instrumentos se compone de dos grandes círculos con agujas que se aprecian al primer vistazo. En el centro la completa computadora, rediseñada recientemente, que muestra varias funciones.

En el centro, prolongando la consola, está la pantalla de 7” que sirve al audio, el GPS y a la cámara de marcha atrás e indicaciones de los sensores.

La caja de carga está revestida con un necesario plástico protector y antideslizante y dispone de cubierta de lona marítima. Mide 155 cm de largo, un ancho máximo de 162 cm y uno mínimo de 122, con una profundidad de 51cm. La capacidad de carga es de 867 Kg.

 En el motor está la innovación más relevante. Y no por el tipo de motor que es el ya conocido V6 de 3 litros, sino por el aumento de potencia conseguido por una gestión digital diferente, que lo lleva a los 258 CV entre las 3.250 y 4.000 rpm, con un plus de 14 caballos adicionales entregados por el Over-boost durante diez segundos en caso de necesidad. El V6 es alimentado por inyección directa common rail y turbo de geometría variable con intercambiador de calor; las 24 válvulas son comandadas por cadena de acero.

La caja de velocidades automática 4Motion tiene un desempeño cercano a la perfección. No tiene caja reductora, pero la relación de su primera es tal que cumple esa función. De sus ocho velocidades la 6ª es directa y la 8ª desmultiplicada a 0,67. Se desempeña mejor en pisos parejos y en el off-road se defiende, aunque no es lo suyo. Para fuera del camino dispone de un despeje de 23,6 cm, puede trepar hasta 45°, inclinarse lateralmente hasta 50°. Su ángulo de entrada es de 28°, de salida 23,6 y el ventral es de 23°.

Al respecto, en las exigentes pruebas de rigor el vehículo mostró una robustez y una capacidad para desenvolverse en terrenos muy hostiles sin ningún contratiempo, salvo que nos hubiese gustado una mejor sujeción de las butacas delanteras a la hora de enfrentar los fuertes sacudones que provocan los caminos desparejos.

La velocidad máxima la obtuvimos en drive y fue de 209 Km/h a 4.600 rpm. En la prueba de cero a cien kilómetros por hora, el resultado fue de 7,3 segundos y en la recuperación de 80 a 120 Km/h, de 5,5. Ambos excelente como el de la prueba de frenado con 40,9 metros para bajar de 100 Km/h a detenido por completo. Esto último con los recién incorporados frenos traseros a discos, caso único en el segmento.

El consumo es razonable para un vehículo que pesa 2.100 kilos. En el circuito urbano gasta a razón de 8,7 Km por litro, a 90 Km/h “hace” 12,6 Km/l y a 120 Km/h sólo 8,9 Km/l. El tanque de nafta tiene 80 litros de capacidad.

El comportamiento dinámico es inobjetable con un confort de marcha notable. Su dirección asistida hidráulicamente es algo pesada en el tránsito urbano, pero trasmite seguridad en ruta.

En cuanto a seguridad, este modelo cuenta con controles de tracción y estabilidad, frenos ABS on y off-road, asistente de ascenso, control de descenso, bloqueo mecánico de diferencial trasero, tracción integral tipo Torsen, cuatro airbags, alarma antirrobo volumétrica, anclajes Isofix, ganchos de remolque y rompenieblas adelante y atrás, faros de luz diurna con leds y proyectores de xenón, protector metálico de cárter, etc. Los neumáticos son de 255/55 en llantas de 19 pulgadas.

En lo que hace al confort, tapizado de cuero ecológico, todos los levanta vidrios con un toque, volante multifunción regulable en profundidad y altura, espejos con desempañador y enfocables y plegables eléctricamente, climatizador automático bizona, butacas calefaccionables, control de velocidad crucero, monitoreo de presión de cubiertas, cuatro tomas de 12 volts, iluminación de caja de carga, sensores de estacionamiento delanteros y traseros, cámara en retroceso, audio con radio AM/FM, reproductor de CD, MPD, MP3, tomas USB, auxiliar y para tarjetas SD, i-Pod, Bluetooth y conexión APP, navegador digital, etc.

Por sus prestaciones y por su potencia es la número uno de nuestro mercado. Por su extensa garantía de 6 años, la que más confianza inspira a su fabricante. El precio de la VW Highline es de unos elevados $ 5.819.900.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password