Argentina no logra apoyo para un acuerdo especial con el FMI

Pese a reuniones positivas del ministro de Economía, Martín Guzmán, se demora el arreglo con el Fondo Monetario.

Tras estar casi un mes de viaje por Estados Unidos y Europa realizando intensas gestiones, el ministro de Economía, Martín Guzmán, tuvo reuniones importantes con funcionarios estadounidenses de la Unión Europea, encuentros que fueron calificados como “muy positivos”, pero que en realidad dejaron “magros resultados concretos”.

Hay que recordar que Guzmán viajó primero a Nueva York, luego se trasladó a Washington donde mantuvo reuniones con la titular del FMI, Kristalina Georgieva, y con parte del staff del Fondo como así también funcionarios del Tesoro de Estados Unidos.

En tanto en Manhattan el ministro se reunió con representantes de inversores para demostrar los “progresos” de la economía argentina, a pesar de los graves efectos que ha provocado la pandemia.

Posteriormente, el ministro se trasladó a Europa, para visitar Alemania, Italia, Vaticano, España, Francia y Rusia.

En todas esas reuniones, donde sorpresivamente en ninguna participó el canciller Felipe Solá, el objetivo de Guzmán fue conseguir un respaldo para la árdua gestión con el FMI, en donde Argentina pretende un acuerdo “especial”, es decir un convenio mayor a los 10 años que estipula el estatuto del organismo, al tiempo que sondeó la renegociación con el Club de París.

Tanto fuentes de Casa de Gobierno como del propio gabinete económico resaltan que los encuentros fueron positivos, pero que todos los países le indicaron a Guzmán que lo primordial para Argentina es cerrar primero un acuerdo con el FMI dentro de lo que estipula el organismo.

“Ellos consideran que los acuerdos con el FMI ya están estipulados y es imposible cambiar”, recalcó uno de los funcionarios, en referencia a un convenio por más de 10 años, como presiona el ala dura del Gobierno.

Sin dudas, ahora el tiempo empieza a jugar en contra del Gobierno, ya que no le quedan muchos opciones para evitar el pago de semejante vencimiento, más teniendo en cuenta que las reservas de libre disponibilidad del Banco Central, si bien hubo un leve recupero en los últimos tres meses, las mismas no superan los 3.500 millones de dólares.

“Tenemos los dólares para pagar el vencimiento, pero lo ideal sería reprogramarlo, pero por ahora es un tema difícil”, admitió otra fuente consultada, quien en principio descartó que se vaya a incumplir con el Club de París.

Según una importante fuente del mercado, el problema de incumplir con ese grupo acreedor son las cláusulas del mismo, ya que en una de ellas hay una penalidad de unos 2.000 millones de dólares si la Argentina no paga en tiempo y forma.

Esa cláusula forma parte del polémico acuerdo que llevó adelante en mayo de 2014 el entonces ministro de Economía y actual gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

En las últimas horas, el ministro Guzmán admitió el tema central de los plazos para el acuerdo con el FMI y posteriormente con el Club de París.

En esas declaraciones, Guzmán que sería “valioso” poder cerrar el acuerdo con el FMI en mayo o temprano en junio, al entender que de lo contrario el debate político local obligará a hacerlo luego de las elecciones legislativas.

El funcionario consideró que el plazo se encuentra con la dificultad de “los múltiples consensos que se deben alcanzar”.

El titular del Palacio de Hacienda volvió a referirse a que cuando una deuda se vuelve insostenible “hay una responsabilidad compartida” entre el deudor y el acreedor.

“Esa responsabilidad compartida implica que todas las partes deban sentarse a la mesa sobre el principio de la buena fe en resolver un problema, que tiene implicancias para todas las partes. Eso es lo que está ocurriendo con el FMI y con el Club de París ocurre lo mismo”, aseguró el ministro.

En el mismo sentido, reseñó que la Argentina le está pidiendo al Fondo “esta nueva renegociación porque la deuda no es sustentable, y al Club de París un poco más de tiempo”.

Precisamente sobre los plazos que maneja el Gobierno para un eventual entendimiento con el FMI, el ministro afirmó que “si el acuerdo se pudiese alcanzar en mayo, eso por supuesto que sería un resultado valioso”.

“Si no se alcanza en mayo, lo que luego ocurre es que están las elecciones de medio término. Dada la envergadura del debate que se va a estar llevando a cabo, no sería lo más sensato que ese debate se dé en el medio de un proceso de elecciones”, entendió al ratificar: “O se llega a un acuerdo en mayo o temprano en junio o efectivamente sino tendrá que ser luego de las elecciones”, concluyó.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password