Las PASO bajo la lupa: los diputados porteños confrontaron por su realización

Los jefes de cada uno de los bloques que conforman la Legislatura de la Ciudad dialogaron con Parlamentario para analizar el debate que se generó al respecto de si es propicio realizar las elecciones Primarias en medio del complejo panorama sanitario que atraviesa el país.

El recrudecimiento de la pandemia del coronavirus que se viene viviendo desde hace algunas semanas llevó a que el arco político pusiera sobre la mesa el debate acerca de la realización de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). Es por ello que Parlamentario dialogó con cada uno de los jefes de bloque que conforman la Legislatura de la Ciudad para conocer sus opiniones al respecto.

Es así que mientras el oficialismo porteño insistió en la necesidad de que se respeten “las reglas del juego electoral” y que se convoque a las PASO, desde la oposición aseguraron que es necesario llegar a un consenso entre los diversos espacios políticos, aunque advirtieron en que no se trata de una prioridad para la población en este momento.

Lo cierto es que en las últimas semanas varios referentes del Gobierno Nacional hicieron mención a la necesidad de postergar o no realizar las elecciones primarias, por lo que Parlamentario consultó a los presidentes de cada bloque su opinión al respecto de esta situación.

Debido a esto el jefe del bloque Vamos Juntos, Diego García Vilas, afirmó que se cuenta “con todos los recursos para que las PASO se realicen de forma ordenada y cuidada – tal como muchísimas otras actividades que se llevan a cabo actualmente- incluso frente a las últimas restricciones del Gobierno”, aunque señaló que “la situación epidemiológica nos obliga a ser prudentes y flexibles, por lo cual se planteó un esquema superador, que es retrasar las votaciones y llevarlas a un mes previo a los comicios generales”.

“Un punto importante es que este planteo -que haya un período temporal más corto que el habitual entre elección y elección- no se propone solo para este año, no es un cambio de reglas ad hoc: la idea es establecer esta modificación del calendario a largo plazo, porque a partir de experiencias previas (sumado a lo que está pasando hoy con la pandemia y pensando en el futuro) creemos que es la mejor opción para los votantes”, indicó y pidió que se implemente la boleta única ya que consideró que “es un sistema muchísimo más ágil para el electorado, más seguro y que evitaría demoras”.

Al mismo tiempo que advirtió que están en desacuerdo con “eliminar las PASO o combinarlas el mismo día con las generales (lo cual destroza su espíritu y se convierte en una ley de Lemas)” y precisó que “desde Confianza Pública hemos dicho en reiteradas ocasiones que podrían evitarse en distritos cuando hay listas únicas, pero de ninguna manera cuando existen internas. Es un mecanismo útil para empoderar a la población y que las candidaturas no recaigan de manera exclusiva al interior de los partidos o en quienes tienen el poder de ‘la lapicera’”.

En tanto la presidenta del bloque UCR-Evolución, María Inés Gorbea, argumentó que “no creemos que la restricción sea el camino más eficiente en la mitigación de la pandemia, y en segundo lugar, porque cambiar las reglas del juego con poca anticipación sobre las bases electorales, asienta un precedente terrible” e indicó que “si las internas se postergaran hasta el día de la elección, estaríamos ante la aplicación de la Ley de Lemas, que claramente está en conflicto con nuestras normas electorales actuales”.

A su vez el vicepresidente tercero de la Legislatura porteña y presidente del bloque del Partido Socialista, Roy Cortina, señaló que no está “de acuerdo con que se cambien las reglas de juego electorales en un Año electoral, ni siquiera en una situación como la actual. A los sumo si hay un amplio consenso en el Congreso y a los fines de facilitar la tarea sanitaria y ganar tiempo para la vacunación lo único que podría apoyar es el retraso de las dos elecciones siempre y cuando se sigan realizando este año, como corresponde”; mientras que el legislador del GEN, Sergio Abrevaya, aseveró que “las PASO se pueden posponer, pero se tienen que hacer”.

Por su parte el presidente del bloque Frente de Todos (FdT), Claudio Ferreño, explicó que desde espacio lo que pretenden es “buscar el mayor consenso general posible para analizar las distintas posibilidades. Existe un problema epidemiológico que debemos atender: estamos afrontando la segunda ola de contagios y el presidente Alberto Fernández  manifiesta diariamente su preocupación por la situación sanitaria y la evolución de los contagios” e insistió en que “es necesario un acuerdo con todas las fuerzas políticas representadas en el Congreso Nacional y las que forman parte de la vida política nacional porque cada jurisdicción además tiene su ley provincial que debiera ir en consonancia con la decisión que se tome a nivel nacional”.

“Lo que debe primar es la garantía de participación democrática y las reglas claras al momento del acto electoral. La dirigencia política tiene que tener la inteligencia de resolver la cuestión y proponerle a la sociedad los acuerdos alcanzados. Que todos los partidos políticos estemos de acuerdo con el sistema es un gesto madurez y responsabilidad que la ciudadanía espera de nosotros”, argumentó.

En tanto el legislador de Consenso Federal (CF), Eugenio Casielles, afirmó que “al ciudadano porteño que todos los días tiene que salir a trabajar para llevar el pan a la mesa no le interesa en absoluto la cuestión de tecnicismos electorales. Cuando haya falta de trabajo, negocios históricos que quiebran, restaurantes que cierran, naturalmente la prioridad de cualquier persona se vuelca en la subsistencia” y consideró “dibujar la discusión de ‘PASO si, PASO no’ como una cuestión que preocupa a la sociedad es cubrir la discusión política de conveniencia de ciertos partidos que hay detrás”.

Asimismo señaló que “teniendo en cuenta todo este contexto, si el sistema económico productivo de Argentina se ve limitado o cerrado de alguna forma, no pueden haber elecciones PASO. Si la excusa para el cierre de un restaurante es reducir la tasa de contagio, movilizar a millones de argentinos a dirimir las internas partidarias no tiene ningún sentido ni debería suceder bajo ningún concepto”, aunque advirtió que “si y sólo si la economía augura una recuperación, la gente puede trabajar, los teatros funcionan, los cafés siguen abiertos; deberían haber elecciones primarias porque cuando se trata de asuntos electorales, los dos pilares fundamentales son dar previsibilidad y transparencia; más aún en una situación de enorme volatilidad. La previsibilidad se obtiene con el cumplimiento de las reglas de juego y las normas ya acordadas. Ante la incertidumbre causada por la pandemia, la solución es más previsibilidad”.

Mientras que el jefe del bloque FIT, Pablo Almeida, destacó que “desde izquierda socialista pensamos que tanto en el oficialismo como en la oposición se desarrollan los problemas de la crisis política y las internas mezquinas de los partidos patronales y qué hacer con las PASO pone nervioso a más de uno” e insistió en que “toda esta especulación no tiene la menor intención de buscar consensos o acuerdos para mejorar los acuciantes problemas que vive la mayoría de los trabajadores y los sectores populares”.

Al mismo tiempo que la legisladora de Autodeterminación y Libertad (AyL), Marta Martínez, explicó que “aún no está claro cuál es el panorama respecto de las elecciones de este año, no lo tienen claro ni el Gobierno ni desde el macrismo, por eso vemos que todas las semanas se reúnen a puertas cerradas para seguir negociando según lo que más les convenga a esos partidos, la situación dramática por la que está pasando la enorme mayoría del pueblo les es secundario. Subordinan todo a sus necesidades electorales” y recordó que desde ese espacio “siempre cuestionamos la existencia misma de las PASO como un mecanismo que impone arbitrariamente un obstáculo proscriptivo y antidemocrático por medio del cual la dirigencia política le impone a la población un mecanismo para que elija entre pocos partidos”.

“Además porque al imponerles un piso mínimo de votos, limita la participación de agrupaciones con menos recursos económicos pueden ser excluirlas. De esa forma además beneficia a los partidos más grandes que son apoyados por el poder económico y mediático y destinan fortunas en publicidad, medios y propaganda de todo tipo”, añadió y concluyó señalando que “con las PASO lo que se busca es reemplazar el entusiasmo de la población que los partidos tradicionales han perdido luego de décadas de gobernar contra las mayorías en beneficio del poder económico. El entusiasmo que ya no logran despertar partidos políticos que están vaciados y muy desprestigiados frente al pueblo lo quieren reemplazar con estos mecanismos”.

Las primarias ¿son efectivas?

A lo largo de los últimos años, la implementación de las PASO comenzó a estar bajo la lupa y se fueron sumando las voces que comenzaron a cuestionarse si las primarias cumplían con los objetivos primordiales para las que fueron creadas, es por eso que desde Parlamentario le consultamos a los legisladores que consideración tenían al respecto.

Por lo que García Vilas señaló que “las PASO le abren el juego a la ciudadanía porque le permite a los votantes elegir entre distintas opciones de listas. En este sentido, hay consenso en que cumplen esa función. Esto no le quita atribución alguna a los partidos sino que, por el contrario, enriquece las propuestas electorales y les da la oportunidad a los espacios políticos de escuchar a la gente”. Mientras que Gorbea indició que “las PASO son un instrumento fundamental dentro del sistema electoral. Cumplen el objetivo de ‘filtro’ y solicitud de requisitos mínimos para cualquier partido o espacio que quiera participar de los comicios.  Permiten un paneo general sobre la representatividad y un primer acercamiento de la voluntad popular. Principalmente le da la posibilidad al ciudadano que pueda elegir a sus candidatos”.

No obstante Cortina, que se convirtió en uno de los últimos aliados del oficialismo, consideró que “es obvio que las PASO no se terminaron usando para su objetivo inicial, pero no porque constituyan un error sino porque los que están en crisis son los Partidos. Habría que re discutir una ley de Partidos políticos y el sistema en general de los mismos”, aunque remarcó que sigue “pensando que el balance de las PASO es positivo porque considero que cuánto más vote la gente siempre es más control ciudadano y eso siempre es bueno”.

Sobre esa misma línea Abrevaya afirmó que “las PASO deberían ser optativas para que sirvan a aquellos que tienen que dirimir realmente una primaria, al que no le resulta útil por tener una sola propuesta –por ir con lista única- no le sirve”, a la vez que señaló que sería bueno “trabajar sobre una ley –algo que no es fácil- para que las PASO sean optativas, pero no eliminarlas”.

En contraposición, Ferreño destacó que las primarias “cumplen absolutamente con su objetivo, los partidos políticos pudieron resolver sus diferencias internas con este mecanismo. Es un sistema que ordena la selección de candidatos e involucra a la sociedad en su conjunto porque en las PASO está habilitado el padrón general” y detalló que “cualquier ciudadano puede votar en el frente electoral o partido político que desee, sin necesidad de estar afiliado. Se realizan el mismo día en todo el país. Todos los ciudadanos empadronados tienen el mismo deber de votar que en una elección general”.

“Los resultados fueron positivos y permitió darle volumen, transparencia  y legitimidad al sistema de partidos. Tanto el Frente de Todos como la oposición mejoraron su convocatoria y cantidad de votantes en el recorrido de las PASO a las generales”, manifestó.

Sin embargo Almedida aseveró que “las PASO son proscriptivas y buscan marginar a la izquierda en la contienda electoral, dejándola afuera y garantizando la alternancia en el poder de los partidos patronales, incentivando el bipartidismo y logrando que gobierne quien gobierne, lo harán contra los trabajadores y sectores populares”. Mientras que Martínez coincidió al afirmar que “es sabido que el objetivo que supuestamente tendrían las PASO no lo cumplen ni los partidos que lo sostienen y las defienden. La mayoría de las listas ya no proponen ninguna interna ni posibilidad de que sus propios afiliados o simpatizantes elijan sus candidatos”.

Aunque Casielles precisó que “los beneficios de las PASO no sólo se limitaron a que los partidos políticos puedan dirimir sus internas bajo el voto de la población en general. No solo fueron los candidatos los beneficiados, sino también los partidos y los votantes” y remarcó que “la reforma de las PASO trajo horizontalidad y transparencia en los presupuestos de comunicación y publicidad, lo que resulta un beneficio para los partidos, votantes y el estado”.

“Dicho esto, creo que las PASO cumplieron y espero que sigan cumpliendo su objetivo, son muchos los partidos y alianzas que las utilizan en todo el país. Quizás pecamos de una mirada ejecutiva nacional en el análisis de la efectividad de las PASO, cuando en realidad sus mayores competencias se dan en las elecciones de medio término o legislativas o en niveles subnacionales, ya sea provinciales o municipales, donde existe un uso real y beneficios múltiples”, sentenció.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password