El Senado aprobó la declaración que le pide a Guzmán no utilizar el giro del FMI para pagar deuda

La Cámara alta aprobó con 37 votos a favor y 25 en contra el proyecto impulsado por Oscar Parrilli que insta al ministro de Economía a utilizar el desembolso en los gastos de la pandemia.

oscar parrlli sesion senado 13 mayo 2021
El senador Oscar Parrilli fue el impulsor del proyecto.

Con los votos del propio oficialismo, se aprobó en el Senado un proyecto de declaración que le solicita al ministro de Economía, Martín Guzmán, que el próximo desembolso del Fondo Monetario Internacional (FMI), estimado en 4.350 millones de dólares, se utilice para atender gastos por la pandemia de Covid-19 y no para pagar deuda.

La iniciativa, impulsada por el kirchnerista Oscar Parrilli, recibió 37 votos a favor y 25 en contra, de Juntos por el Cambio y el interbloque Parlamentario Federal. Además del Frente de Todos, votaron positivamente también los aliados Alberto Weretilneck y Magdalena Solari Quintana.

Sugestivamente, la declaración se votó en la previa la reunión que Guzmán y el presidente Alberto Fernández mantendrán con Kristalina Gueorguieva, la directora del FMI.

Abrió la discusión Parrilli, autor del proyecto, quien rechazó que los medios de comunicación y la oposición “van a decir que esto es un ataque al ministro de Economía, una interna, y que esto y lo otro”, y recordó que “lo mismo decían cuando el bloque de senadores del Frente de Todos hizo una nota al FMI donde le hacíamos saber de todas las irregularidades del crédito” que se otorgó durante el gobierno de Mauricio Macri, y que luego el organismo internacional reconoció que debía revisarse.

“Cuando nosotros hacemos este reclamo, este pedido, esta exhortación, lo que estamos haciendo es precisamente apoyando a nuestro Gobierno y ayudando y colaborando con nuestro Gobierno, y obviamente con el señor ministro de Economía, para lograr la mejor negociación y la mejor relación posible con las actuales autoridades del Fondo Monetario Internacional”, aseguró el kirchnerista.

En otro tramo de su extensa intervención, el neuquino remarcó: “Estamos absolutamente convencidos que las políticas económicas que no consideren el equilibrio social de un pueblo, una nación, y que tiendan a mejorar las condiciones de vida y darle expectativas a los jóvenes, no es una política ni sana, ni razonable, ni sustentable en el tiempo”.

“Este proyecto, a mi juicio, es sumamente innecesario”, expresó el radical Julio Martínez, que opinó que “queda abstracto que el autor del proyecto diga que esto va destinado al Fondo Monetario”, sino que “la única razón que tiene es marcarle la cancha al ministro de Economía”.

El riojano enfatizó que “hay un problema hacia el interior del Gobierno; hay dos proyectos que chocan, chocan y chocan a cada rato, y que traen consecuencias institucionales, políticas y hasta económicas”.

Además, el legislador de Juntos por el Cambio resaltó que “no hay ningún apuro de tratar esto porque ni siquiera lo ha resuelto el Fondo”, y manifestó su deseo de poder haber escuchado al ministro sobre “qué opina de este proyecto, qué opina de los fondos, qué van a hacer con las tarifas y tantos otros temas”.

julio martinez sesion 13 mayo 2021
Julio Martínez (Foto: Comunicación Senado).

Por el oficialismo, el misionero Maurice Closs apuntó que “no se puede analizar la política de la Argentina sin reconocer que el gobierno anterior endeudó en 45 mil millones de dólares a la Argentina con el Fondo Monetario, y que eso es lo que hoy condiciona a nuestro presidente y a nuestro ministro”.

“Desde esta bancada no escuché nunca a nadie que le quiera marcar la cancha a nuestro presidente y a nuestro ministro. Simplemente, se quiere pedir al Fondo Monetario que a este país, que lo endeudó el gobierno anterior, no se lo condicione”, insistió.

Al diagnosticar el “estado de ánimo” del Gobierno, el porteño Martín Lousteau consideró que se evidencia en tres puntos: “Nada de lo malo que pasa es culpa del oficialismo nunca; la instalación de una épica; y la confrontación permanente como parte de la interacción y enojo con la realidad”.

Al referirse al proyecto de homenaje a Héctor Timerman, el radical observó que desde la resolución de la ONU en 2015 “poco cambió en las reestructuraciones de la deuda soberana”, incluso “nuestra propia reestructuración fue muy difícil”. “Hasta que no resolvamos los problemas de fondo esa épica es vacía”, agregó.

Para Lousteau, el ministro Guzmán “tendrá que explicar por qué un proyecto declarativo lo estamos tratando mientras él esta afuera con el presidente”, en alusión a la gira europea, y se preguntó: “¿Por qué no llaman por teléfono al ministro, que es de su propio espacio político, y le dicen ‘podemos discutir cómo vamos a hacer con este maná que nos cayó del cielo’?”.

Por su parte, el chaqueño Víctor Zimmermann dijo que el proyecto “es una manifestación política, no técnica”, y por lo tanto “tiene un tremendo impacto en lo económico y social, fundamentalmente porque está firmado por la mayoría de los senadores oficialistas”.

En un mensaje a la oposición, el bonaerense Jorge Taiana lanzó: “Si ustedes creen que el Fondo Monetario no ha hecho en su historia cosas distintas a las que dijo que iba a hacer me parece que estamos teniendo una visión un poco ingenua”.

El oficialismo impuso su mayoría para aprobar el proyecto sobre los fondos extra del FMI. (Foto: Comunicación Senado)

“Acá lo que está haciendo el Senado es responder a una campaña de los sectores de poder vinculados al mundo financiero que están tratando de doblarle el codo al Gobierno argentino, de doblarle el brazo al ministro de Economía, y de lograr que aquel destino que el propio Fondo dijo que tienen que tener esos derechos especiales sea cambiado”, sostuvo el legislador oficialista.

Para el aliado Alberto Weretilneck, el proyecto es “interesante y oportuno, porque la deuda externa, que ha sido de debate en este Congreso en el transcurso del año pasado, es un condicionante de la política nacional”. El senador de Juntos Somos Río Negro señaló que este giro “permite el incremento de reservas de un país, y otro elemento importante es que se puede canjear por monedas”.

En ese sentido, explicó que los Derechos Especiales de Giro estimados, pasados a pesos, representan 425 mil millones de pesos. “Todos los ATP que se pusieron en marcha por la pandemia sumaron 370 mil millones; las tres rondas de IFE, 265 mil millones; y un mes de jubilaciones y pensiones significan 207 mil millones de pesos. Esto para que tomemos dimensión de la importancia que significa pasar las DEG a pesos. Entonces yo creo que tiene que haber una participación del Congreso, porque yo aspiraría a que sea coparticipable para todas las provincias, y aspiraría a que el destino de esos fondos sea de un debate en este Congreso“, planteó.

En la recta final, el presidente del interbloque Juntos por Cambio, Luis Naidenoff, analizó que este proyecto refleja el “nivel de diferencias que van más allá de los matices, que tienen que ver con cuestiones profundas, de fondo, y que tienen que resolver” en el oficialismo.

El formoseño también apuntó que “hay una crisis muy clara entre el propio ministro y el subsecretario de Energía (Federico Basualdo) sobre el tema de tarifas. Y no es un tema menor cuando cada día nos alejamos de los parámetros del Presupuesto”.

“El denominador común es la falta de un norte previsible”, aseveró el radical, que agregó que con esta iniciativa las “diferencias marcadas que se hacen públicas y generan un enorme desgaste”. “Hay veces que el fuego amigo genera un daño que es irreparable, en el marco de un contexto que es complejo y difícil”, advirtió.

Por último, el jefe de la bancada oficialista, José Mayans, salió al cruce del líder de Juntos por el Cambio en el Senado: “Esto que dice Naidenoff del ‘fuego amigo’, que (el proyecto) le hace un daño tremendo al presidente y a la negociación. No. Lo que nos hizo daño es que entraron 44 mil millones de dólares y se fugaron 86 mil”.

Solamente estamos haciendo una exhortación, un pronunciamiento de que no queremos que se paguen esos 47 mil millones de dólares, que no tenemos forma de pagarlos en cuatro años. Ustedes saben, Macri sabe, el FMI sabe, el nuevo candidato presidencial de la alianza sabe, que no estamos en condiciones de pagar en cuatro años, ni en diez años…Hasta que la Argentina no crezca no se puede pagar”, defendió.

Y cerró: “Queremos realmente el crecimiento económico y no queremos que la plata vaya afuera para pagar el despilfarro que se armó con la bicicleta financiera. Queremos que el país crezca, que haya trabajo, y que disminuya la indigencia y la pobreza en nuestra patria. Por eso la plata que ingresa tiene que ser utilizada como corresponde”.

Qué plantea el proyecto de declaración

El proyecto solicita que el dinero que será girado por el FMI no se vuelque “al pago de la deuda por capital, intereses o gastos, que el país mantiene con dicho organismo financiero internacional y/o con otros países englobados en el Club de París y que en ambos casos se encuentran en vías de negociación”.

En cambio, se pide que los recursos “se apliquen para financiar la puesta en marcha de políticas públicas tendientes a resolver los graves problemas de la sociedad argentina derivados de la pandemia de Covid-19, tales como salud, reducción de la pobreza, educación, vivienda y generación de trabajo, entre otros”.

El FMI se apresta a emitir este año el equivalente en Derechos Especiales de Giro (DEG) a 650.000 millones de dólares, y de acuerdo a la participación de la Argentina en ese organismo (0,67% del total) le correspondería a nuestro país una suma cercana a los 4.350 millones de dólares, que podrían estar disponibles en agosto próximo.

“Día de la Reestructuración Soberana de la Deuda”

En la sesión recibió media sanción un proyecto de ley para instaurar el 10 de septiembre de cada año como el “Día Nacional de la Reestructuración Soberana de la Deuda de los Estados”, en homenaje al excanciller Héctor Timerman, también impulsado por Oscar Parrilli.

La iniciativa plantea, además, renombrar al Salón Cedro del Palacio San Martín como “Salón Ex Canciller Héctor Marcos Timerman”.

Durante el debate (ambos proyectos se trataron en conjunto), Parrilli consideró que este “es el mínimo homenaje que podemos dictarle a un hombre por lo que hizo, y por aquello de lo que fue víctima, que es precisamente la persecución (judicial)”.

Sobre la fecha, que hace alusión al 10 de septiembre de 2015, cuando se firmó en la ONU una resolución impulsada por la Argentina referida a principios básicos para las reestructuraciones de deuda, el oficialista argumentó: “Nosotros queremos que sea este día y que se recuerde. Y que se haga la historia de la deuda. Y que se sepa en la historia argentina quiénes endeudaron a la Argentina y quiénes la desendeudaron. Y nosotros nos sentimos orgullosos de este espacio político”.

A su turno, la chaqueña María Inés Pilatti Vergara calificó a aquella jornada como una “hazaña en pos de la autonomía y de la soberanía de los pueblos del mundo”. “Es tan importante señalar este aspecto porque las instituciones hacen que las cosas sean posibles, pero las personas hacen que las cosas sucedan”, destacó sobre la figura de Timerman.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password