Vallejos reclamó al FMI que el plazo de pago “sea de al menos veinte años”

La diputada pidió también una “reducción significativa” en las tasas de interés y evitar la injerencia del Fondo en la política doméstica por sus históricos condicionamientos que impedirían la recuperación económica.

En el marco de las negociaciones del Gobierno nacional con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por la deuda contraída por el Gobierno de Cambiemos, la diputada nacional Fernanda Vallejos pidió que los plazos de pago sean de al menos veinte años. A su vez, reclamó una “reducción significativa” en las tasas de interés que hoy el organismo le cobra al país y evitar que el Fondo intervenga en la política doméstica, debido a los habituales condicionamientos y recetas que impone y que impedirían la recuperación económica.

“Tiene que haber una reducción en las tasas que el FMI pretende cobrarle al país, en base a lo que Macri firmó. Y también tiene que haber, como mínimo, un replanteo por los plazos”, sostuvo la presidenta de la comisión de Finanzas. “Porque estos plazos convencionales de diez años son inviables para la Argentina, que, con las divisas que genera, no puede destinar quince mil millones de dólares por año a pagar deuda externa”, advirtió.

Vallejos reclamó que los recursos públicos puedan estar disponibles para políticas de cuidado de la salud y la vida de la población. Esto, en un contexto excepcional por la pandemia y mientras la segunda ola amenaza con interrumpir la recuperación económica.

Este fue el espíritu de la Proclama del 25 de mayo que promovieron Vallejos y el exministro de la Corte Suprema, Raúl Zaffaroni, y que respaldaron sindicalistas y un amplio abanico de referentes empresariales, sociales, religiosos y del periodismo y la cultura.

“Le reclamamos al Fondo una actitud más vigorosa y más responsable”, reclamó Vallejos. De igual modo, ante los “inmensos dolores sociales” que atraviesa Argentina pidió “reevaluar las exigencias” que mantiene el organismo con los países de ingresos medios, ya que solo ha atendido excepciones en los casos de los países pobres.

Asimismo, la legisladora alertó que tanto los plazos del acuerdo de Macri con el Fondo, como un eventual plan de Facilidades Extendidas a diez años no son “viables” ni para la Argentina ni para los acreedores.

“Un Plan de Facilidades Extendidas a diez años y una tasa de interés del 2% anual -que es lo que se busca acordar con el FMI-, más la deuda con los tenedores de títulos argentinos y con el resto de los organismos internacionales, tornan imposible su pago”, indicó un informe de Proyecto Económico. “Es inconcebible pensar que durante diez años o más, se puede obtener un superávit fiscal primario de una magnitud tal que pague capital e intereses y, a la vez, un superávit comercial para que el Estado Nacional pueda comprar esos dólares”, remarcó el estudio.

Para este año el vencimiento de capital de la deuda con el FMI asciende a 3.614,5 millones de dólares, que, sumado a los intereses de unos 1.200 millones de dólares, conforman un monto a pagar de 4.814,5 millones de dólares. Pero el problema se convierte en “sideral” en el año 2022, cuando hay que pagar 17.860 millones de dólares de capital más los intereses, precisó el estudio.

En este marco, Vallejos solicitó que el organismo revea la situación de Argentina y de los países de ingresos medios.

“Siendo que la pandemia es el marco obligado de referencia, llama la atención que el FMI, que ha tenido expresiones por la pandemia y esto está permanentemente presente en su relato, no ha traducido eso en los hechos, porque no hay una correspondencia con la presunta preocupación por la cuestión de la pandemia y la dificultad de los países”, objetó al economista en diálogo con CNN Radio.

“Se les está exigiendo a los países que cumplan con los compromisos de la deuda como si la pandemia no existiera”, reforzó.

Por último, Vallejos mostró su preocupación por la histórica injerencia del FMI en la economía argentina. “Interferir en la política económica doméstica forma parte de la identidad y la historia del Fondo. Es una de las cosas que queremos evitar -y de la que se habla muy poco- pero la Argentina no debería de ninguna manera aceptar la imposición de las recetas que clásicamente impone el Fondo Monetario, porque eso impediría justamente la recuperación de nuestra economía”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password