Figueiras: “Autoridades de otros países nos llaman para que invirtamos en el extranjero”

El presidente del Laboratorio Richmond, encargado de la producción de la vacuna argentina Sputnik Vida, informó acerca de los altos costos de la tarea que llevan a cabo y advirtió sobre las ofertas que reciben de otros países.

Marcelo Figueiras, presidente del Laboratorio Richmond, encargado de la producción de la Sputnik Vida, la versión argentina de la vacuna rusa, destacó la importancia de la producción nacional de las dosis al sentenciar que “los países que producen, vacunan, y los que no producen, esperan”. Sin embargo, advirtió sobre los grandes costos de la producción y reconoció que desde otros países los “llaman en forma privada y, ustedes ven, pública, para que invirtamos en otras condiciones en el extranjero”

Al exponer este martes ante diputados de manera remota, en la reunión que se organizó en la Cámara baja con laboratorios, Figueiras admitió que “la pandemia aceleró los tiempos” del proceso necesario para producir las vacunas en la Argentina, por lo que dividieron el proceso en dos momentos. “El primero, para obtener la autorización para fabricar las vacunas”, señaló, y agregó que la segunda etapa, aún en curso, consiste de “la planta modelo de biotecnología que nos permitirá desarrollar un hub de vacunas”. “Esta planta nueva tendrá una capacidad de 500 millones de dosis”, adelantó.

El presidente de Richmond también agradeció “el acompañamiento de todo el arco político y empresarial al proyecto con un sentido patriótico que supera las diferencias políticas”. A continuación, avisó que la inversión en el proyecto “se hará a través de un fideicomiso público, transparente y abierto”

En el mismo sentido, Figueiras advirtió sobre los gastos asociados a esta producción. “Sólo por este proyecto pagaríamos 10 millones de dólares de derechos de importación de maquinaria productiva. Mientras que autoridades de otros países nos llaman en forma privada y, ustedes ven, pública, para que invirtamos en otras condiciones en el extranjero. Pero somos de aquí y aquí nos quedamos. Simplemente respetuosamente me animo a mencionar el punto para beneficio de todos los argentinos vía generación de empleo y de riqueza”, manifestó.

Además, expresó su “orgullo por la ciencia argentina, nuestros médicos, investigadores y trabajadores que nos dan la esperanza de poder colaborar con nuestro humilde aporte en este momento de tanto dolor”.

En respuesta a la vicepresidenta de la Comisión de Salud, la macrista Carmen Polledo, Figueiras aclaró: “No formamos parte ni tenemos conocimiento de ningún contrato que se haya firmado entre el Estado Nacional y el Fondo de Inversión Ruso. En esta instancia, el Instituto Gamaleya, como el Fondo de Inversión, nos encargan la contratación para la parte final de todo el proceso productivo”.

“Accedimos al Fondo de Inversión Ruso y al Instituto Gamaleya a través del laboratorio Hetero. No hemos recibimos de parte del Gobierno nacional ninguna indicación de que podíamos o no fabricar. Fue a través de nuestros socios”, explicó y negó relación contractual con el Gobierno.

En línea con lo relativo a la financiación, aclaró: “No hemos obtenido ninguna financiación, todo lo que hicimos hasta ahora fue con capital propio, estamos por supuesto invirtiendo de nuestro capital corriente en esto, en término de compras adelantadas de frascos y muchísimas adaptaciones que tuvimos que hacer. Compra de freezers, de todo, con el apoyo de todas las empresa”. 

El presidente del laboratorio argentino  también confesó: “No tenemos en absoluto, para esta primera etapa, una previsión ni de ganancias… estamos invirtiendo y sacando la vacuna en tiempo y forma. Y como dijo un diputado hay que mostrar la cosa concreta, porque esta pandemia nos ha sorprendido a todos”. Ante la preocupación de algunos diputados, también debió aclarar que “está muy lejos esto de ser monopolio en Argentina, hay mucha competencia”.

Al ser consultado por Cecilia Moreau (Frente de Todos-Buenos Aires) sobre la capacidad de fabricación de dosis, Figueiras informó: “Vamos a hacer 500 mil dosis por semana, desde esta semana, si Dios quiere. Y podemos llegar a fabricar 5 millones de dosis por mes, una vez que alcancemos el ritmo, teniendo en cuenta de que se completen los envíos que nos han prometido”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password