Cristina pidió dejar la vacuna y la pandemia “fuera de la disputa política”

La vicepresidenta de la Nación pidió a todos los sectores “llegar a un acuerdo básico mínimo de que “hay cosas que no pueden ser objeto de discusión”. Criticó a los medios.

La vicepresidenta de la Nación, Cristina Kirchner, participó este lunes de la inauguración de una obra en el Hospital de Niños “Sor María Ludovica”, de la capital bonaerense. Y lo hizo acompañando al gobernador Axel Kicillof, un detalle no menor que representó sin dudas una nueva muestra de respaldo al mandatario bonaerense.

En el inicio de su mensaje, la titular del Senado destacó que esa obra había sido planificada en 2010, pero iniciada por la gestión anterior, nombrando puntualmente a la gobernadora María Eugenia Vidal. Aunque aclaró que “les quedaba mucho por hacer, pero hubo una decisión del gobierno de Axel Kicillof, que quiso seguirla”. Y diferenció esa actitud de la expuesta por la gestión anterior respecto de cinco hospitales, que puntualmente citó, que “estaban casi terminados y sin embargo no los continuaron. Vinimos y los hemos terminado”, enfatizó.

Ahí citó a Alberto Fernández, que el viernes pasado inauguró una obra en el Hospital Roffo de la Ciudad de Buenos Aires, y al anunciar la incorporación de una aparatología de protonterapia que permitirá el tratamiento de pacientes destacó que la misma había sido mantenida en la Aduana porque se trataba de un emprendimiento de la gestión anterior.

A continuación, Cristina Kirchner la emprendió contra lo que considera una “campaña para denostar las vacunas”. Aclaró no obstante que “la irracionalidad no es patrimonio de los argentinos. Cuando uno mira lo que pasa en el mundo, este inocular odio, este movimiento de los terraplanistas, hasta los antivacunas”, y los emparentó con las imágenes de enero pasado, cuando un grupo de militantes trumpistas irrumpió en el Capitolio. “Eso no es oposición u oficialismo, hay algo que escapa a esto: es la falta de razones, de motivaciones, que nos hace anclarnos en la irracionalidad”.

Cristina Kirchner pidió “llegar entre todos a un acuerdo básico mínimo de que hay cosas que no pueden ser objeto de discusión. No podemos discutir si el sol sale por el este o el oeste, porque es así; no podemos discutir si la tierra es redonda o plana; y no podemos seguir discutiendo y envenenando a la gente, si la vacuna tal o cual sirve o no”.

“Por favor, yo le pido en nombre de tanta gente que tal vez no se vacunó por miedo y hoy ya no está y sus familiares los lloran -continuó-. En nombre de los trabajadores de la salud, que por favor dejemos la vacuna y la pandemia afuera de la disputa política, y contribuyamos a que no haya tantos contagios, a que la gente quiera vacunarse”.

Resaltó la exmandataria que con las más de 800 mil vacunas de AstraZeneca que llegaron este lunes llegamos a completar los 20 millones de vacunas en la Argentina. “Con todas las dificultades inmensas que vemos y que son producto de la desigualdad entre país y país… Cuando vemos que hay países que han acaparado millones de vacunas, a punto tal que tienen 8 vacunas por cada habitante, frente a países que están penando por tener una vacuna, ¿no sería mejor que todos los argentinos unidos les pidiéramos a esos países que sean solidarios y que por favor envíen vacunas al resto del mundo que les falta?”, sostuvo CFK.

A continuación, Cristina resaltó “la suerte de tener hoy 20 millones de vacunas y seguir con una campaña de vacunación”, para hacer mención especial luego a la campaña de la provincia de Buenos Aires, que consideró “una campaña modelo”.

Destacó entonces el trabajo en esa campaña bonaerense de 21 mil personas, “de las cuales 16 mil son jóvenes, muchísimos ad honorem. Jóvenes por la libertad… -enfatizó-. Porque libertad para mí y que se jodan los demás, no es libertad”. Agregó en ese sentido que la verdadera libertad estará “cuando podamos salir a la calle y ver que no pasa nada, cuando este virus sea como el de la gripe. Ayudemos a alcanzar la verdadera libertad de esta sociedad, que es cuando estemos todos vacunados. Ahí vamos a tener la verdadera libertad de hacer lo que queremos”.

A continuación le apuntó a los medios, y puso como ejemplo un episodio que vivió cuando era presidenta, en oportunidad de viajar a Italia, por una conferencia sobre el hambre. A los dos días, recordó, el diario Corriere della Sera dio que ella había ido de shopping a  una joyería muy famosa. “Me dio mucha bronca, porque claro que era mentira, y la verdad que estaba acostumbrada en mi país” que pasaran esas cosas. Lo comparó con el diario Clarín, pero luego, y ante las risas de los presentes, aclaró que “como Clarín no hay nada en el mundo, me corrijo. El grado de concentración y repetición que tiene una noticia que es publicada en ‘el gran diario argentino’ no existe en ninguna parte del mundo, porque hay legislación que impide ese grado de concentración mediático”.

En ese marco, CFK consideró que esos grupos que aparecen y a los que se había referido son “fenómenos que en la antigüedad podían ser aislados y  encapsulados”, pero en la actualidad, con los medios y las redes, se amplifican de manera exponencial. Entonces hizo un llamado a los medios de comunicación por “todas las malas informaciones o dudas que  han planteado a la gente con las vacunas”, y dijo conocer “gente que hoy no está en la provincia de Buenos Aires porque no se quiso vacunar”.

Insistió con una campaña contra las vacunas, “ni qué hablar con la Sputnik, todo lo que fue la campaña, hasta que una publicación, The Lancet, nos ayudó”.

“Debería haber un acuerdo tácito en la sociedad de dejar la pandemia, las vacunas y hacerle caso a los médicos”, recomendó, afirmando que los médicos “dicen lo que tienen que decirle a los enfermos; no pongamos en duda la palabra de los médicos, la vacuna, la ciencia, esto tiene que estar afuera, que esto no sea un campo de disputa”.

Ya sobre el final, Cristina Fernández de Kirchner recordó una definición que dijo oportunamente y, admitió, causó entonces gran revuelo. Que “debíamos acostumbrarnos a que tal vez esta no sea la última pandemia y que por lo tanto debiéramos repensar el sistema de salud e ir a un sistema integrado entre los tres sistemas que existen”. Dijo que entonces pensaron en una estatización de todo el sistema de salud, y aclaró que ella había hablado de una integración, porque a la postre ahora esta pandemia “nos han integrado a las patadas y a la fuerza, porque lo impuso la realidad”.

“Miren, lo peor que le puede pasar a una sociedad o a un gobierno es negarse a discutir la realidad; debemos tener la valentía y la inteligencia de poder anticiparnos a lo que puede venir”.

Y concluyó asegurando que “vamos a salir, con la vacuna vamos a salir. Vamos a vacunar a todos los argentinos y a todas las argentinas y vamos a volver a ser felices”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password