Las figuras que concluyen sus mandatos

Varios legisladores de peso deberían dejar sus bancas a fin de año. Muchos no pierden la esperanza de continuar, aunque no todos la tienen tan sencilla, incluso algunos cuya importancia es considerable.

La postergación de las elecciones alargó un mes más las incógnitas de la constitución de las listas. Un suspenso que se extenderá hasta el sábado de julio en el que se definirá la confección de todas las nóminas. Cosa que tampoco pondrá fin a las incógnitas respecto por ejemplo de quienes de los que hoy dejan sus bancas se mantendrán en el Congreso durante otro período, pues a partir del cierre de listas en realidad nada estará del todo definido en ese sentido. Dependerá de la ubicación que les corresponda en las nóminas para saber qué tan seguros o seguras pueden sentirse quienes transitan sus últimos meses en el Parlamento.

Como cada recambio legislativo, son muchos los que ya se están despidiendo del Congreso y no pocos los que le tomaron el gustito a sus bancas y tienen ganas de repetir. Se verá cuántos de ellos podrán hacerlo, pero ya a todos les queda claro que no es sencillo conservar ese “privilegio”. Y más ahora que rige la paridad de género, que ya entró en vigencia para la elección anterior.

Así las cosas, los varones de este recambio sufrirán las consecuencias de la reducción del porcentaje para el sexo masculino.

Nadie puede tener la certeza de que seguirá en su banca, pero hay varios que seguramente mantienen la convicción de que no se despedirán del Congreso el 10 de diciembre. No son tantos, puntualmente aquellos que por el papel que cumplen hoy en el Parlamento sienten que difícilmente las fuerzas que representan los vayan a dejar de lado.

No hay, entre los que se van, jefes de los bloques más importantes, ni en Diputados, ni en el Senado. Pero sí por ejemplo los titulares de comisiones muy relevantes, como Presupuesto y Hacienda. Los dos titulares de esa comisión por parte del oficialismo en ambas cámaras concluyen sus mandatos este año, y por la importancia de ese cargo son de los que tienen la convicción de que estarán en las listas que se conformarán el mes que viene. Mas no la certeza de que seguirán.

Carlos Heller, una figura de peso dentro del oficialismo legislativo.

Carlos Heller debe sentirse inamovible, y dar por descontado que la campaña electoral de este año lo tendrá como protagonista en el distrito porteño al que representa. Lo cual es un tema para el oficialismo, ya que es un distrito donde no es favorito y habrá que ver cuántos legisladores logra colar en esta elección. Por eso es que para estar del todo seguro, el banquero debería ser uno de los dos primeros varones designados.

Su par del Senado es el cordobés Carlos Caserio, que realmente la tiene complicada en ese sentido. Pasa que es cordobés y en ese distrito el peronismo tampoco es favorito en esta elección legislativa. Y su deseo de que el peronismo vaya unido en esa provincia en esta elección está lejos de cumplirse, pues todo indica que el gobernador Juan Schiaretti mantendrá la independencia del “cordobesismo” e irá con listas propias, lo que conspira ya no con la posibilidad de ganar la elección y anotarse con los dos senadores por la mayoría, sino alcanzar al menos el senador por la minoría. Se verá.

El senador Caserio buscará la reelección por Córdoba.

Otra comisión clave es la de Asuntos Constitucionales y a su titular en el Senado, María de los Angeles Sacnun, se le vence el mandato. Y como en los casos anteriores mencionados, el suyo es un distrito complicado para el actual oficialismo. Se descuenta que la lapicera de Cristina Kirchner la mantendrá en las listas del oficialismo, así que conserva su expectativa de continuar representando a Santa Fe por un nuevo período.

Lo mismo podemos decir de la mendocina Anabel Fernández Sagasti, de quien muchos coinciden que es la senadora preferida de la vicepresidenta de la Nación. Titular de la Comisión de Acuerdos del Senado y vicepresidenta del bloque oficialista, la excandidata a gobernadora mendocina por el FdT es más que número puesto para su reelección en el Cuerpo.

Fernández Sagasti, preferida de la presidenta del Senado.

Otro de los diputados que deben tener la íntima convicción de tener asegurada la continuidad es el radical K Leopoldo Moreau, considerado un alfil clave para el Instituto Patria en el Poder Legislativo.

Leopoldo Moreau cuenta con el beneplácito de Cristina Kirchner para seguir.

En el mismo sentido habrá que considerar a la economista Fernanda Vallejos, presidenta de la Comisión de Finanzas; pero más allá de eso es una figura clave también para el kirchnerismo. Prueba de ello fue el primer lugar en la lista de candidatos de la provincia de Buenos Aires que ocupó en 2017, en ese entonces en la nómina de Unidad Ciudadana que para el Senado postuló a Cristina Fernández de Kirchner. Su continuidad es entonces una fija.

Fernanda Vallejos, una voz potente dentro del kirchnerismo.

De las figuras muy conocidas del oficialismo están quienes han dejado trascender que no tienen intenciones de continuar, como la diputada por la Ciudad de Buenos Aires Gabriela Cerruti, a quien le vence el mandato a fin de mes.

Gabriela Cerruti sabe que no tiene chances de seguir en una banca.

También termina el mandato de Claudia Bernazza, quien asumió recién en mayo del año pasado en el marco de los recambios correspondientes al paso de varios legisladores al Poder Ejecutivo. Es de la provincia de Buenos Aires, por lo que tiene más chances de seguir, pero como sea nadie le quitará el privilegio de haber sido quien con su asunción en el bloque Frente de Todos hizo que el mismo fuera el primero en ostentar la paridad de género.

Entre las figura relevantes del bloque de diputados cuyos mandatos concluyen este año hay que tener en cuenta al tucumano Pablo Yedlin, actual presidente de la Comisión de Acción Social y Salud Pública de la Cámara de Diputados, y clave entonces en el marco de esta pandemia.

Pablo Yedlin, presidente de la Comisión de Salud de la Cámara baja.

Otra figura muy ponderada por el oficialismo es la diputada de origen sindical Vanesa Siley, titular de Legislación del Trabajo y que ingresó por las listas bonaerenses de Unidad Ciudadana en 2017.

También sindicalista, Hugo Yasky es otro de los legisladores de peso del oficialismo que termina su mandato.

Asimismo concluyen sus mandatos figuras mediáticas como Gisela Marziotta, que asumió en enero del año pasado en reemplazo de Daniel Filmus, y Mirta Tundis, quien por razones de salud mantuvo durante los últimos tiempos un notorio perfil bajo.

Otro que se va, aunque llevará para entonces dos años ausente es José Ignacio De Mendiguren, quien está de licencia por presidir el BICE. Recordemos que el Frente de Todos resolvió no reemplazarlo nunca porque en su lugar hubiera asumido un opositor como Marcelo “Oso” Díaz, del GEN, por lo que el oficialismo prefirió tener siempre un voto menos a otorgarle a la oposición un voto más.

En el caso del Senado, otro que lleva dos años de licencia y concluye su mandato es el tucumano José Alperovich, cuya última licencia fue recientemente aprobada por el Cuerpo y se extenderá hasta el 9 de diciembre. Recordemos que por la causa judicial que se le abrió por supuesto abuso sexual de una sobrina suya, el exgobernador tucumano pidió licencia desde fines de 2019 y, como hemos dicho, ya no se reintegrará a la Cámara para completar su mandato iniciado en 2015.

En el oficialismo también se le vence el mandato al medallista olímpico Carlos “Camau” Espínola, que supo ser además candidato a gobernador de su provincia, Corrientes.

Por la oposición

Dos mujeres de peso de la oposición en el Senado concluyen sus mandatos: la radical tucumana Silvia Elías de Pérez, quien fue candidata a gobernadora por su provincia, y la expresidenta del bloque Pro Laura Rodríguez Machado, de la provincia de Córdoba.

Laura Rodríguez Machado, senadora de un distrito donde a JxC le va muy bien.

Otro exgobernador que termina en el Senado es el catamarqueño Oscar Castillo, y de esa misma provincia el también exgobernador -pero diputado- Eduardo Brizuela del Moral. En la misma línea tenemos al mendocino Julio César Cleto Cobos, que supo ser además vicepresidente de la Nación entre 2007 y 2011.

Julio Cobos concluye su mandato en una Cámara que le tocó presidir en su momento.

Otro hombre de peso por el radicalismo es el pampeano Juan Carlos Marino, quien es senador desde 2003 y va entonces por su tercer mandato en la Cámara alta.  ¿Volverá a ocupar un lugar en las listas?

Juan Carlos Marino es senador nacional desde 2003.

Por último, tenemos a quien viene atravesando una complicada situación de salud: el expiloto de fórmula 1 Carlos Alberto Reutemann, del Peronismo Federal, quien fue además dos veces gobernador de Santa Fe. El Lole también va por su tercer mandato, pues es senador desde 2003.

En la Cámara baja el Pro pone en juego 26 bancas, la misma cantidad que el radicalismo. Del partido fundado por Mauricio Macri se van (o terminan al menos sus mandatos) el exárbitro cordobés Héctor Baldassi; el hipercrítico Jorge Enríquez y el muy combativo Fernando Iglesias.

El verborrágico diputado Fernando Iglesias.

También concluye su mandato una figura clave en materia económica como el santafesino Luciano Laspina, y la mediática Graciela Ocaña.

Carmen Polledo, vicepresidenta de la Comisión de Salud, es otra que figura del Pro que concluye a fin de año.

Por el radicalismo tenemos también a la cordobesa Brenda Austin, la excandidata a gobernadora del Chaco Aída Ayala, quien a partir de las causas judiciales abiertas por su paso por la intendencia de Resistencia vio complicado su protagonismo político y desde entonces menguó en ese sentido.

La cordobesa Brenda Austin, una de las radicales cuyo mandato concluye.

Otro excandidato a diputado cuyo mandato se vence es el de Atilio Benedetti, lo mismo que el tucumano José Cano. Siguiendo por el norte, concluye el mandato de la jujeña Gabriela Burgos, y otra mujer “fuerte” cuyo mandato concluye es la porteña Carla Carrizo.

Picantes en las redes y en los medios, Alvaro de Lamadrid y el mendocino Luis Petri terminan también sus mandatos, en tanto que también se le vence al chubutense Gustavo Menna, palabra siempre presente en cuestiones constitucionales. Y en materia económica, el misionero Luis Pastori debería dejar su banca este fin de año.

Luis Pastori, espada principal de los economistas radicales.

Otros radicales a los que se les vence el mandato son el puntano José Luis Riccardo y el porteño Facundo Suárez Lastra.

De la Coalición Cívica hay siete diputados que terminan en diciembre, entre ellos Paula Oliveto, Héctor “Toty” Flores y Marcela Campagnoli.

Los no alineados

Hay una franja de 23 diputados que no son ni del oficialismo, ni de Juntos por el Cambio, y es allí adonde con mayor o menor suerte suele ir el oficialismo en busca de los votos que le faltan para aprobar leyes, o el propio quórum. De esa cantidad, a casi el 70% se les termina el mandato: 16 diputados.

Entre ellos, uno clave, como es el mendocino José Luis Ramón, jefe del interbloque Unidad y Equidad Federal, la bancada conocida como “los ramones”, en la que suele apoyarse el oficialismo para lograr las leyes.

José Luis Ramón, jefe de uno de los bloques en los que suele apoyarse el oficialismo.

De esos diputados concluyen tres de los cuatro diputados de Córdoba Federal, entre ellos Alejandra Vigo, esposa del gobernador Juan Schiaretti, como así también la tucumana Beatriz Avila y la neuquina Alma Sapag.

Terminan sus mandatos los dos del bloque Justicialista, Eduardo “Bali” Bucca y Andrés Zottos, el muy respetado Jorge Sarghini, que ya adelantó que no buscará renovar, y los dos representantes de la izquierda, Mónica Schlotthauer (que completa el mandato de Nicolás Del Caño) y Juan Carlos Giordano.

Eduardo “Bali” Bucca, jefe del bloque Justicialista.

Como se ve, la oposición es la que más escaños debe renovar, en tanto que el oficialista Frente de Todos tiene solo 51 diputados a los que se les vence el mandato: menos de la mitad, el 42% de esa bancada.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password