Mejoran las condiciones financieras, pero la Argentina no sale del stress

El Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas publicó el Índice de Condiciones Financieras del mes de junio.

El Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas publicó el Índice de Condiciones Financieras del mes de junio de 2021 que elabora junto a Econoviews, y advierte que mejoran las condiciones financiaras en el país, pero la Argentina no sale del stress. 

El Índice de Condiciones Financieras (ICF) mejoró en junio 12.7 puntos y se ubicó en -21.6 puntos, el nivel más alto desde julio de 2019, pese a quedar aún en situación de stress. En el mes pasado mejoraron tanto el componente local como el internacional. El subíndice argentino sigue en zona de stress por amplio margen ubicándose en -61.7, con una mejora de 6.2 puntos, la octava consecutiva desde el pico relativo de octubre 2020. Mientras tanto, el subíndice internacional está en zona de confort desde agosto. En junio tuvo una suba mensual de 6.4 puntos llegando a 40 su mejor valor desde julio del 2014. 

El subíndice de condiciones locales, pese a haber mejorado, está en zona de stress por trigésimo cuarto mes consecutivo, un triste récord. En agosto del 2018 se registró el último registro positivo. El ICF local ya recortó la pérdida en 88 puntos desde el piso en abril del año pasado. De todas formas, la mejora del ICF local contó con algún bonus. Por ejemplo, en junio bajó la prima por legislación, pero esto no es por amor a los bonos ley local sino por el efecto de la intervención en el mercado de contado con liquidación que hacen las autoridades. Pero es justo decir que también ayudaron la menor expectativa de inflación y un aumento de depósitos en dólares, dos indicadores más genuinos. El efecto del descenso a la categoría “stand alone” para la firma MSCI probablemente se vea con más fuerza en julio ya que al haber ocurrido a fin de junio, los promedios mensuales sólo captan el shock de manera marginal. 

El subíndice de condiciones externas mejoró por tercer mes consecutivo. En un valor de 40 puntos está cómodamente en una zona de confort y además quintuplica el promedio de los últimos 10 años que fue 8. Como el promedio histórico del índice da 0, dada su metodología, el valor de 40 denota una situación muy holgada en materia financiera internacional. En junio hubo una contribución significativa de la baja en la volatilidad de las acciones norteamericana y una igualmente buena performance de los mercados de valores del mundo emergente. 

La economía argentina siempre creció en forma sostenida cuando las condiciones financieras se mantuvieron en zona de confort durante un lapso prolongado. El 2020 no fue la excepción: con viento de frente internacional en buena parte del año y condiciones negativas locales por todo el año, el PBI cayó 9.9%. En el 2021 el rebote del piso está prácticamente asegurado dado el arrastre estadístico, pero el viento de cola va a ayudar y se percibe en la acumulación de reservas del Banco Central. La Argentina no puede aprovechar esa bonanza del lado financiero porque no tiene abierto el mercado de capitales. De todas maneras, los precios de las materias primas proveen mayor volumen de exportaciones y recursos fiscales que dieron algo de confianza al mercado en las últimas ruedas. En la medida que este viento favorable continúe, se puede pensar en mejores escenarios para el 2022. El gran riesgo para la Argentina es que una vez que se ponga más atractiva para los mercados del mundo, con un programa del FMI que reduzca la incertidumbre, las condiciones globales no sean tan auspiciosas como en la actualidad. 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password