El Congreso tendrá otra semana intensa antes de entrar en modo electoral

Si bien aún no ha sido convocada ninguna reunión, se descuenta que las dos cámaras abrirán las puertas de sus recintos para tratar temas pendientes. Antes de que sus miembros se metan de lleno en el cierre de listas.

En pandemia, estos son tiempos muy distintos para todos. Y el Congreso de la Nación no es una excepción. Más bien lo contrario. Fue lo primero en congelarse cuando se implementó la cuarentena; entonces el coronavirus todavía no había impactado de lleno en nuestro país, y su trabajo mutó fuertemente a una mezcla de presencialidad con prevalencia de la virtualidad.

Hay que decirlo: las circunstancias demandaban una modificación importante en el funcionamiento de ambas cámaras para que el Parlamento pudiera seguir funcionando, y luego de un tiempo de preparativos intensos esto se consiguió. Antes, las comisiones retomaron la actividad plena. Esto era más sencillo: el Zoom llevaba un buen tiempo de creado.

Lo cierto es que los resultados fueron muy satisfactorios y el nivel de actividad, tanto en los recintos como en las comisiones fue bastante elevado. Los números lo prueban: desde el 1ro de marzo y hasta fin del año 2020 se realizaron 42 sesiones y 320 reuniones de comisión. Se sancionaron a lo largo del año 66 leyes. Hubo además 320 reuniones de comisión y 174 dictámenes.

La actividad suele resentirse en los años impares, por ser electorales. Habrá que ver de qué manera impacta este año en el Congreso, pero nada indica que eso vaya a variar. No ha sucedido hasta ahora, pero luego de la postergación de las PASO y las elecciones generales, ahora los tiempos comienzan a acotarse y eso se advertirá en la actividad legislativa, ¿qué duda cabe?

Precisamente por tener la política que meterse de lleno en el tema electoral, se espera que esta semana haya bastante actividad en el Congreso. O al menos que abran los recintos de ambas cámaras.

Luego de dos semanas de impasse, el siempre más activo Senado sesionará seguramente esta semana. Todavía no han sido convocados sus miembros, pero el miércoles ya estarían en condiciones de reunirse para tratar por ejemplo temas que fueron dictaminados la semana pasada. Comenzando por el DNU 431/21 que modificó la ley de vacunas para destrabar negociaciones con laboratorios con los que todavía no se pudieron cerrar acuerdos y avanzar así con la vacunación de menores de 18 años.

El tema fue tratado el martes pasado en la Bicameral de DNU y quedó listo para llegar al Senado, que es donde este oficialismo acostumbra a mandar prestamente todos los DNU, para cumplir con el formalismo correspondiente. Su mayoría holgada en la Cámara alta le evita sobresaltos. No es lo que le pasaba a Cambiemos, que al ser minoritario en ambas cámaras optaba en general por evitar enviar los decretos a cualquiera de los recintos, y en cambio era la oposición la que muchas veces lo ponía en problemas forzando el tratamiento de alguno.

Seguramente la sesión de esta semana en el Senado arrancará con ese tratamiento y luego podrán abocarse a temas de fondo como la modificación de la Ley de Biocombustibles. El proyecto fue dictaminado el miércoles pasado, tras la exposición del secretario de Energía, Darío Martínez, quedando así habilitado el tema que ya cuenta con media sanción de Diputados. La iniciativa es rechazada por los miembros de Juntos por el Cambio y genera ruidos en los representantes del oficialismo de algunas provincias, como ya lo expusieron nada menos que el presidente de la Comisión de Presupuesto, Carlos Caserio, representante de la provincia de Córdoba; y el santafesino Roberto Mirabella. Ambos sugirieron cambios y el presidente del bloque, José Mayans, se manifestó proclive a considerarlos, estableciendo el compromiso de firmar el despacho “con la visión de que si existen aportes que podamos hacer” se atenderán esas cuestiones a la hora de la reglamentación. Como sea, hay que cumplir con los tiempos, por lo que buscarán entonces completar el recorrido del proyecto con la sanción restante.

Otro tema en el que urgen los tiempos es con la reforma de la ley de Monotributo, Ganancias y Bienes Personales. El tema también tuvo dictamen el martes de la semana pasada, sin debate y con un tratamiento rápido. Ya tiene también media sanción de Diputados.

Tiene dictamen y podría llegar así al recinto  nada menos que el proyecto que propone regular la industria y comercialización de cannabis para uso industrial y medicinal.

En la otra Cámara

Y hablando de Diputados, si hay viento a favor se espera que la Cámara baja vuelva a abrir las puertas de su recinto por tercera semana consecutiva. En rigor, se esperaba una reunión el miércoles pasado, según había trascendido de fuentes oficiosas. Pero ya el lunes desde el bloque oficialista se desactivó esa especie. No se desmintió, simplemente se aclaró que no había sido convocada ninguna reunión y que solo se haría la sesión informativa en la que Santiago Cafiero expondría por primera vez en el año en Diputados. Algo que ya se había acordado dos semanas antes.

¿Qué pasó con la reunión del miércoles? Si bien nada se dijo oficialmente, quedó claro que el oficialismo quiso evitarse el disgusto de que la oposición tuviera un elevado grado de exposición al reclamar el tratamiento sobre tablas de la reforma de la ley de vacunas. Tal cual había hecho una semana antes, apurando entonces la reacción oficial para destrabar ese tema por la vía del decreto.

Pero la oposición pretende que la modificación se haga por ley y no por decreto, y así lo había anticipado el fin de semana el presidente del bloque Pro, Cristian Ritondo, y lo reconfirmó Pablo Tonelli durante la misma reunión de la Bicameral de DNU, cuando aclaró que la oposición no podía “convalidar el método utilizado por el Gobierno, que es contrario a la Constitución nacional”, y propuso entonces que “en la sesión convocada para la Cámara de Diputados, mañana miércoles 7, convertirlo en un proyecto de ley, discutirlo en el Congreso y sancionarlo como corresponde”. Ahí fue que el presidente de la comisión, el santafesino Marcos Cleri, lo anotició de que no había sesión alguna convocada.

¿Qué cambia esta semana para que la oposición no vaya a insistir con el tema? Nada, solo que por eso el jefe de Gabinete adelantó al principio de su exposición del jueves pasado que este lunes se firmaría un acuerdo con Moderna, de modo tal de tratar de dar por sentado que el DNU es suficiente. Difícil, porque si bien ese laboratorio avanza con la elaboración de vacunas pediátricas, todavía le falta. Y eso es algo con lo que ya cuenta Pfizer, que sigue siendo salteada en las negociaciones de las autoridades argentinas.

Entre los temas que podrían ser abordados esta semana en el recinto figura la prórroga del Régimen de Incentivo a la Construcción, una iniciativa que tiene por objeto promover el desarrollo inmobiliario y que tuvo dictamen la semana pasada.

También está habilitado el tratamiento del proyecto de ley de abordaje integral de la violencia institucional en seguridad y servicios penitenciarios, cuestión en la que la oposición presenta un dictamen en minoría.

Sí hay acuerdo general para tratar el proyecto de ley que prevé un régimen previsional especial para los trabajadores del sector vitivinícola, que en caso de ser aprobado deberá volver al Senado.

Ley Ovina es otro de los temas que tiene ya el guiño para su aprobación en el recinto y que será tratado en cuanto vuelvan a abrirse las puertas del recinto de Diputados.

Después, a pensar en las listas

La razón fundamental de que ambas cámaras puedan volver a trabajar activamente esta semana tiene que ver, como dijimos, con la cuestión electoral.

Este miércoles 14 vence el plazo para oficializar las alianzas y frentes electorales. Ese es el paso previo para el cierre de listas de precandidatos previsto para el sábado 24 de julio.

Teniendo en cuenta ese detalle es que no puede pensarse en que la semana que viene los legisladores quieran “distraerse” en algo que no tenga que ver en ese tema.

¿Y después? Como dijimos, la pandemia ha cambiado todo. Trajo al uso y costumbre la virtualidad y eso puede cambiar tradiciones, como ya de por sí lo ha hecho. Y hacer que los legisladores puedan asistir a reuniones de comisión y sesionar incluso sin tener que estar en Buenos Aires martes, miércoles y jueves. Así como la realidad ha hecho que el tradicional receso invernal fuera soslayado, puede pasar lo mismo con las sesiones. Si la necesidad lo amerita, claro está.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password