El Senado homenajeó a Reutemann y asumió su reemplazante

En el inicio de la sesión, juró quien completará el mandato del senador fallecido. Luego varios de quienes fueron sus compañeros recordaron su memoria.

Fotos: Comunicación Senado

El inicio de la sesión de este jueves en el Senado estuvo dedicado enteramente a recordar la memoria de uno de los miembros de esa Cámara que partió la última semana hacia la eternidad: Carlos Alberto Reutemann.

Vinculado directamente con el deceso del santafesino, asumió en el inicio de la sesión quien completará su mandato hasta fin de año: su amiga Alejandra Vucasovich.

Sesi—n pœblica especial remota del Senado de la Naci—n en la jur— la Senadora Nacional Alejandra Vucasovich por la provincia de Santa Fe y en la que se tratar‡n los Proyectos de Cannabis para el uso industrial y medicinal; el Proyecto del programa de Fortalecimiento y Alivio Fiscal para peque–os contribuyentes; y la nueva Ley de Biocombustibles, entre otros; en el recinto del Senado, el 15 de Julio de 2021, en Buenos Aires, Argentina. (Fotos: Comunicaci—n Senado)

Inmediatamente después tomó la palabra para realizar un homenaje al Lole el mendocino Julio Cobos, quien recordó de entrada las dos pasiones del santafesino: por el automovilismo y la política, a la que llegó -recordó el mendocino-  de la mano del expresidente Carlos Menem.

“Pudo además ser presidente, pero bueno, por decisión personal no quiso aceptar este desafío”, destacó Cobos, para agregar luego que “lamentamos muchísimo su ausencia. Nuestras condolencias profundas para todos sus seres queridos, sentimientos que seguramente irradia gran parte del pueblo argentino”.

“Lo vamos a extrañar”, concluyó Cobos.

Tras él, habló su colega Pablo Daniel Blanco, quien es además un apasionado del automovilismo que se definió como un admirador del Lole. Recordó cuando en la lejana Tierra del Fuego hacían una colecta entre varios para contratar el servicio y poder ver sus carreras. También evocó cuando 30 fanáticos “vinimos en el 74 para verlo correr en Buenos Aires, y la desilusión que nos llevamos cuando a poco del final se quedó sin nafta”.

“Cuando me tocó la responsabilidad de ser senador, tenía la satisfacción de decir que estaba al lado de alguien al que admiraba”, agregó, lamentando que le hubiese faltado sacarse una foto con él, pues solo compartió con Reutemann una sesión y luego vino la pandemia.

A continuación Alejandra Vucasovich hizo uso de la palabra por primera vez tras asumir. Y habló no solo como senadora, sino como amiga del fallecido senador. “Por un lado, es un honor estar compartiendo con ustedes este recinto por alguien que nos dejó hace muy poquitos días. Reutemann fue muy importante, fue una bandera para nuestro país; una persona que llevó a la Argentina a lo más alto del podio del automovilismo. Un hombre que terminada su carrera en el automovilismo, pudiendo vivir en cualquier lugar del mundo, volvió a su provincia, donde fue un chacarero más. Se mezcló con todos nosotros, hasta que un día lo invitaron a entrar a la política”.

Vucasovich recordó que lo pensó mucho antes de decidir si aceptaba entrar a la política. “Agarró su auto, recorrió la provincia y luego nos dijo a quienes estábamos cerca y queríamos que se incorporara, que íbamos a emprender este camino”, recordó.

La flamante senadora aseguró que “nos llevó a practicar la política de una manera muy diferente a la que estábamos acostumbrados. Empezó a caminar pueblo por pueblo, vereda por vereda; tomaba contacto uno a uno con la gente. En el 91 llegó a ser gobernador de Santa Fe con un equipo muy reducido y en seguida se puso a trabajar, con honestidad”. Destacó que luego de ser por primera vez senador hasta el 99, “logró la hazaña casi inaudita de lograr casi el millón de votos en la provincia de Santa Fe fuera una de las pocas que no tuvieran que emitir cuasi monedas, porque ajustó el cinturón de la provincia”. Así y todo, aclaró, los empleados públicos de la provincia “cobraban al día, jamás aumentó un impuesto”.

“Fue un ejemplo, un distinto”, agregó, y al concluir señalo que “sabíamos que estaba enfermo, pero creíamos que iba a ser eterno. Nos dejó. Nos dejó un tipo diferente, y para mí y para muchos que tuvimos una amistad de casi 40 años, nos dejó un amigo. Así que hoy vengo a despedir, desde su lugar, a un amigo”.

A continuación, el presidente del bloque Pro, Humberto Schiavoni recordó su carrera deportiva, su integridad personal, su carrera política, y aseguró que “siempre encontré en él un hombre de infinita sensibilidad, y esa fue la causa por la que, como dijo Alejandra, pudiendo vivir en los mejores lugares del mundo, eligió comprometerse con su país”.

La riojana Clara Vega también evoco su memoria y especuló con que “si él hubiese aceptado ser presidente en el 2003, quizá otro hubiera sido el destino de este país”.

Desde el oficialismo se sumaron al homenaje el fueguino Matías Rodríguez y el puntano Adolfo Rodrígeuz Saá, quien trazó una semblanza de Reutemann desde que era niño, cuando “aprendió en su granja a manejar en un Ford A, también en un rastrojero”, a bordo del cual “dicen que cuando tenía 10 años ahí empezó a volantear. Iba con el rastrojero practicando lo que sería una virtud como deportista”.

Tras destacar toda su carrera deportiva y política, recordó que lo tenía sentado al lado cuando le ofrecieron a él ser presidente de la Nación. En ese momento recordó que luego de que él aceptara “me tomó la pierna, me la apretó y me dijo: ‘Adolfo, te vas a animar…’. Me lo dijo con admiración, con respeto. Me alentó en la difícil tarea que me imponía la historia”.

“Le rindo un homenaje al campeón, al político honesto”, concluyó Rodríguez Saá.

Por último, el presidente del bloque oficialista, José Mayans, también recordó su pasado como deportista y hasta recordó haber estado en las pruebas de clasificación del Gran Premio de la Argentina en 1974. No pudo ver la carrera, pero sí la clasificación, y recordó que entonces los favoritos eran Jackie Steward, Emerson Fitipaldi, Ronnie Peterson… “Reutemann no figuraba, pero la verdad fue un despliegue impresionante, era pura fiesta. La esperanza era que Lole estuviera dentro del podio, al menos”, recordó. Y casi se impone en esa carrera, pero en la última vuelta “ya no pudo pasar”.

Mayans dijo haberle ofrecido a Reutemann ir a Formosa a atenderse, en “un centro de diagnóstico muy bueno que tenemos”, señaló. “Mirá, estoy bien atendido, pero no estoy bien”, contó que fue la respuesta de su colega.

“Tenemos un recuerdo muy lindo de él, era una muy buena persona, un político destacado; una persona muy apreciada por el pueblo argentino”, sintetizó Mayans.

El recuerdo a Landau

José Mayans no dejó pasar la oportunidad de recordar también a “un amigo que nos dejó esta semana, Jorge Landau”. Recordó que fue diputado nacional y con él trabajó también en el Parlamento del Mercosur. Se quejó de que desde algún medio dijeran por esos días que cobraban en dólares, y aclaró que “nunca cobramos un solo peso en 8 años” por esa tarea. Landau, recordó el formoseño, se lo tomaba con humor: “Ahora que ganamos en dólares vale la pena venir al Mercosur”, decía con humor.

Y en memoria de Landau y de Reutemann, Mayans señaló, como decía Jesús, que “han partido a la vida del espíritu”.

A continuación, el Cuerpo cumplió un minuto de silencio por ambos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password