Especialistas coinciden en que el desborde de la emisión impactará en precios y salarios

Los analistas señalan que si bien hubo mejoras salariales importantes de algunos gremios en este año, cuando terminan de cobrar el aumento la inflación “licuó” gran parte de ese incremento en el sueldo.

El desborde que registra la emisión monetaria desde junio. pero que se agudizó hacia fines de julio. está conformando otro frente de tormenta muy cargado que podría tener efectos contundentemente negativos sobre la inflación, y por ende implicaría de nuevo otra retracción de los salarios, alejándose la idea del Gobierno que los sueldos este año pudieran ganarle o empatar con los precios.

En concreto, la Argentina está desde el año pasado en una expansión de la emisión monetaria que anualizada y medida en dólares da un crecimiento de casi 4% mensual, una cifra notablemente elevada como para evitar efectos inflacionarios.

Ese mayor golpe a la inflación producto de la nueva emisión no será inmediato, sino que se percibirá antes de fin de año, pero está claro que el peligro que se puede ver en el horizonte es un salto de los tipos de cambio paralelos y de la inflación, lo cual, haría una mayor reducción del poder de compra que ya padece la ciudadanía.

Por lo pronto, en estas últimas horas, se conoció una nueva asistencia del Banco Central al Tesoro por 120.000 millones de pesos. Los especialistas aseguran que de continuar así se podría pasar muy pronto de un piso de la inflación que en este momento se ubica entre 2,8 y 3,0 por ciento mensual a un mínimo de 4% mensual.

En ese sentido, la consultora LCG resaltó que “en el segundo semestre se espera una dinámica de precios más estancada, aunque con un piso del 3% del cual no esperamos que baje”.

“Por tanto, pese a las paritarias concertadas, las cuales orbitan el 43% gracias a las reaperturas, lo cierto es que difícilmente el salario logre ganarle a la inflación durante el año, sobre todo en el caso de los trabajadores que no cuentan con representación, los cuales representan un 27% del total de los asalariados”, puntualizó LCG.

En este sentido, apuntó que “si bien podrá observarse algunos meses con crecimiento real del salario gracias a, en el mejor de los casos, esta menor dinámica de la inflación y a los aumentos derivados de la reapertura de algunas paritarias, esperamos que para diciembre el promedio de los trabajadores registrados se ubique un 4,1% promedio por debajo de lo que lo hacia durante el año 2020. Esto implicaría un cuarto año consecutivo de caída del salario real”.

En una misma sintonía, el especialista y consultor Christian Buteler anticipó que “pese a las negociaciones paritarias, los salarios van a seguir perdiendo con una inflación que va a estar en un piso mensual cercano al tres por ciento en esta segunda parte del año”.

“Esto es un círculo vicioso. Se emite para solventar el déficit, también para comprar dólares, pero luego hay que absorber esos pesos y entonces hay que volver a emitir para pagar los intereses. Todo esto es inflaionario. No tiene efecto inmediato, pero entre 6 y 12 meses se va a notar sin dudas, lo cual genera más expectativa inflacionaria”, recalcó.

Buteler advirtió que en función de esta realidad, Argentina se encamina a tener “un cuarto año consecutivo donde los salarios pierden frente a la inflación”.

Por su parte, el economista y consultor Jorge Neyro consideró que si bien en el segundo semestre habrá una mayor emisión monentaria, “el verdadero desafío es que antes que la inflación van a subir los dólares paralelos”.

“Entonces, en este contexto los salarios no van a poder ganarle a la inflación en este año. Si bien la economía ha mejorado, no se percibe que haya una demanda que implique un crecimiento más sostenido en cuanto a una mejora del salario y de la generación empleo”, sentenció.

Uno de los aspectos coincidentes que señalan los analistas es que si bien hubo mejoras salariales importantes de algunos gremios en este año, cuando terminan de cobrar el aumento la inflación “licuó” gran parte de ese incremento en el sueldo.

De hecho, las últimas cifras difundidas por el Indec dan cuenta que aún con paritarias que en determinados sectores fueron importantes, la pérdida de poder adquisitivo continuó en junio.

Las últimas cifras del Indec demostraron que el índice de salarios acumula en los últimos doce meses una suba del 43%, siete puntos porcentuales debajo del alza del 50,2% en los precios minoristas.

El informe del organismo oficial consigna que el ajuste de junio fue consecuencia de un crecimiento de 2,5% en salarios registrados y del 1,2% del sector privado informal.

Desde diciembre pasado el indicador acumula un alza del 22,8%, por debajo del alza del costo de vida del 25,3%, en el primer semestre del año.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password