Las miserabilidades de Alberto Fernández

Por Jorge Enríquez. El legislador del Pro es durísimo con el presidente: antes le echó la culpa a un muerto y ahora a su mujer, señala.

No esperábamos nada de Alberto Fernández, pero su miserabilidad y cinismo superó nuestras expectativas. Como antes le había echado la culpa a un muerto, el ministro Meoni, ahora le echa la culpa nada menos a su mujer, después de llamarla “mi querida Fabiola”. Nunca asume su responsabilidad, como nunca asumió el gobierno.


Si intentó una disculpa, fue tibia y poco clara. Pero ni siquiera una disculpa categórica podría borrar los efectos de su conducta: violó en forma manifiesta una norma que él mismo dictó. Se puso por encima de la la ley. Violó la igualdad, que es la base de la República.

Por eso solicité, con otros diputados de Juntos por el Cambio, su juicio político. Ha cometido un delito en el ejercicio de su función y ha actuado con mal desempeño. El Congreso tiene el deber constitucional de ejercer su rol de control político y la justicia deberá determinar su responsabilidad penal.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password