Los argentinos van a las urnas en una elección en la que el FdT buscará quebrar un maleficio

La particularidad más destacada de estas PASO en pandemia es la cantidad de elecciones internas que se darán en todos los distritos.

Los argentinos votan este domingo en unas elecciones que rompen la tradición impuesta con la sanción en 2009 de la Ley 26.571, conocida como de Democratización de la Representación Política, la Transparencia y la Equidad Electoral, que estableció que el segundo domingo de agosto de los años impares se realicen las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO). Pandemia mediante, oficialismo y oposición acordaron en junio pasado postergar un mes la cita de hoy y las elecciones generales que se celebrarán entonces el 14 de noviembre.

Se elegirán este domingo los candidatos para reemplazar a 127 diputados nacionales, 48 senadores nacionales, como así también se votará para legisladores provinciales y municipales.

Las provincias donde se votan senadores este domingo son Catamarca, Chubut, Córdoba, Corrientes, La Pampa, Mendoza, Santa Fe y Tucumán.

Como suele suceder, las PASO servirán como una gran encuesta nacional que permitirá vislumbrar el resultado definitivo que tendrá lugar en noviembre, de donde emergerá la conformación del nuevo Congreso. Pero en esta oportunidad se destaca un detalle fundamental, que es el de que por primera vez desde su creación, las elecciones primarias servirán para armar la mayoría de las listas, sobre todo las de la oposición. Sucede que en todos los distritos y frentes habrá elecciones para definir las listas que presentarán en las elecciones generales.

El Frente de Todos, como suele suceder con los oficialismos, irá con listas unificadas en la mayoría de los distritos, pero también presentará internas en varias provincias. Nueve, más precisamente. De todas estas elecciones internas que tendrá el oficialismo, se destacan fundamentalmente dos, donde se da la particularidad de que los gobernadores de ambas provincias juegan fuerte y hasta le ponen el cuerpo a la elección integrando las listas como senadores suplentes y también, coincidentemente, sus respectivos vices los enfrentan.

En primer lugar, la competencia más ajustada se prevé en Santa Fe, donde se eligen también senadores y el gobierno de Omar Perotti respalda a la lista que para esa Cámara encabeza el periodista Marcelo Lewandowski y acompaña la senadora nacional María de los Angeles Sacnun. Como dato no menor, esta lista cuenta con el respaldo de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Enfrente estará el exministro de Defensa Agustín Rossi, quien está acompañado por la vicegobernadora Alejandra Rodenas. Las encuestas no anticipan un resultado definitivo, sino más bien todo lo contrario.

La otra provincia donde el Frente de Todos presenta una interna clave es Tucumán, donde el gobernador Juan Manzur apoya a la lista denominada Lealtad Peronista, que encabezan para el Senado el diputado nacional Pablo Raúl Yedlin y secunda Sandra Mariela Mendoza. Allí el gobernador es precandidato a senador suplente, y enfrentarán a la lista de Todos por Tucumán, que cuenta con el impulso del vicegobernador Osvaldo Jaldo, quien va como primer precandidato a diputado nacional.

La oposición de Juntos por el Cambio tiene internas en nada menos que 18 provincias. Por la importancia del distrito, una de las internas clave será la que celebren en la provincia de Buenos Aires el ex vicejefe de Gobierno porteño Diego Santilli y el neurocientífico Facundo Manes. Mientras la primera es impulsada por el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, la segunda cuenta con el aval del radicalismo y la presencia en sus filas de figuras del Pro como el expresidente de la Cámara baja Emilio Monzó, el peronista Joaquín de la Torre y la líder del GEN Margarita Stolbizer.

Con un final muy abierto, despierta singular expectativa la elección interna que tendrá lugar en la provincia de Córdoba, donde también se eligen senadores, y se da la paradoja de que ambas listas cuentan en sus filas con representantes del Pro y la UCR. Una de ellas cuenta con el respaldo de Rodríguez Larreta y la presidenta del Pro, Patricia Bullrich, en tanto que la otra es apoyada nada menos que por el expresidente Mauricio Macri. Esta última es la que postula para el Senado a Mario Negri y para Diputados al exministro de Turismo Gustavo Santos, en tanto que enfrente se postulan el exembajador Luis Juez para el Senado y a Rodrigo de Loredo -extitular de ARSAT- para la Cámara baja.

También con definición abierta tenemos a la PASO santafesina de Juntos por el Cambio, donde compiten cuatro listas, una del Pro y las restantes impulsadas por el radicalismo. Cambiemos con Ganas es encabezada por la periodista Carolina Losada; Evolución, que cuenta con el respaldo de Martín Lousteau y encabeza el exministro de Seguridad santafesino Maxi Pullaro; Santa Fe nos une, que es la del Pro, que apoyan Macri, Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich, lleva como precandidatos al diputado nacional Federico Angelini y la diputada provincial Amalia Granata; yVamos Juntos, que postula al exintendente santafesino José Manuel Corral y lleva como segunda a una exdiputada del Pro, Astrid Hummel.

Como precandidato a diputado se postula el expresidente del radicalismo Mario Barletta, por Cambiemos con Ganas; Gabriel Chumpitaz por Evolución; Dieter Everardo VonPannwitz, por Republicanos por la Libertad; el diputado Luciano Laspina, por Santa Fe nos Une; y Rodrigo López Molina por Vamos Juntos.

Más allá de las expectativas que despiertan las internas que habrá este domingo, todos los ojos estarán puestos en la denominada “madre de todas las batallas”. En la provincia de Buenos Aires suelen representarse esas disputas que para el oficialismo es fundamental, pues ese distrito es el principal bastión del Frente de Todos, su columna vertebral… y electoral. Allí presenta una lista encabezada por Victoria Tolosa Paz y el exministro de Salud bonaerense Daniel Gollán.

Al cabo de la jornada y recuento mediante, se atenderá especialmente el número de votos que haya reunido la lista bonaerense del Frente de Todos y el porcentaje que, sumados, alcancen las de Santilli y Manes. Una diferencia notoria hará respirar tranquilos al oficialismo en su conjunto, de cara a noviembre. Un resultado ajustado encenderá las preocupaciones, más allá de que, como dijo hace dos semanas el gobernador Axel Kicillof, “se gana por un voto”. Le servirá en todo caso al Frente de Todos para ver si puede sacarse la espina de ganar una elección de medio término, cosa que no logra desde 2005.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password