Sarghini calificó de “inconsistente” el proyecto de Presupuesto 2022

El legislador nacional analizó el texto remitido por el Palacio de Hacienda y advirtió que el mismo “subestima el estancamiento que arrastra nuestra economía”, como así también hizo hincapié en la inflación. Alertó que “no solo habrá más”, sino que además será “necesaria” para el Gobierno, y eso es lo grave.

Palabra autorizada en la materia por haber sido entre otras cosas secretario de Hacienda de la Nación, el diputado nacional Jorge Sarghini criticó duramente el proyecto de Presupuesto enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso, que todavía no ha comenzado a ser analizado en Diputados.

“Es prácticamente imposible encontrar consistencia en un Presupuesto elaborado sobre la base a un contexto macroeconómico inconsistente. El proyecto del Poder Ejecutivo para el ejercicio 2022 no la tiene”, sentenció el legislador de Consenso Federal, que recordó que “cuando se elabora un Presupuesto, se realiza -en términos nominales-, un cálculo de recursos y un determinado nivel de gasto posible de ser financiado”.

Por lo tanto, consideró “básico contar con una proyección ajustada sobre el comportamiento futuro de las variables determinantes. Las más relevantes son el crecimiento económico, la inflación y el tipo de cambio”.

Sarghini observó que el proyecto enviado a la Cámara de Diputados estima para el año próximo un crecimiento del PBI de 4%, inflación según IPC de 33 %, y dólar a diciembre a 131,1 pesos. Al respecto señaló que “en 2022, aunque luce muy optimista, es posible un crecimiento cercano al 4% dado que si este año se aproxima al 8%, tendrá un arrastre estadístico para el año próximo del orden de 2.5 puntos. Cabe destacar que aun así, el PBI ‘por habitante’ de 2022 sería más bajo que el de 2019”.

“En el mensaje del proyecto queda claro que el Gobierno subestima el estancamiento que arrastra nuestra economía porque lo limita a ‘la crisis macroeconómica 2018/2019’ y a los ‘efectos de la pandemia’”. En ese sentido señaló que “la inflación prevista de 33% está claramente subestimada. Resulta muy difícil esperar una inflación mensual por debajo de 2,5 % con el ajuste de tarifas previsto, la emisión necesaria para financiar parte del déficit fiscal y la inevitable actualización del tipo de cambio no contemplada en el proyecto”. Por eso, advirtió que “la estimación de la inflación es la principal inconsistencia y en consecuencia relativiza los cálculos nominales que presupone”.

A su juicio, el oficialismo “tiene un diagnóstico incompleto respecto a las causas de la inflación. El mensaje explicita esta falencia cuando afirma que la misma obedece al ‘shock de precios internacionales’ y al ‘reacomodamiento de precios relativos’ y al ‘de precios regulados por recuperación económica’”. Para Sarghini, “es tan erróneo el diagnóstico de quienes ven la inflación como un fenómeno exclusivamente monetario, como incompleto el de los que niegan todo vínculo”.

En el mensaje del proyecto queda claro que el Gobierno subestima el estancamiento que arrastra nuestra economía porque lo limita a ‘la crisis macroeconómica 2018/2019’ y a los ‘efectos de la pandemia’”.

Con relación al tipo de cambio proyectado que sugiere el texto elaborado por el equipo de Martín Guzmán, el diputado de Consenso Federal también lo consideró “inconsistente”. A su juicio, “la situación cambiaria habla por sí sola” y agregó: “En el próximo año, ni cumpliéndose la improbable estimación oficial de inflación, será posible sostener una devaluación de solo el 28%, después que este año será de 25% con precios creciendo arriba del 45%”.

Por otra parte, el economista recordó que “hasta ahora el Gobierno -sin éxito- ha venido utilizando como ancla inflacionaria las tarifas y el tipo de cambio, pero por los atajos no se puede ir todo el tiempo. En 2022, la realidad impondrá correcciones”.

Todo podría empeorar si se le incorporan al proyecto las modificaciones que anuncian algún sector del oficialismo”.

“A pesar de lo relativo de los números presupuestarios, si hipotéticamente el déficit fuera el previsto en el proyecto, sería casi imposible sortear las dificultades para financiarlo. Aun bajo el también  hipotético supuesto de lograr lo esperado de las fuentes alternativas (renovación de vencimientos, emisión de deuda en el mercado local y préstamos de organismos internacionales), la magnitud de la emisión que completa las necesidades de financiamiento tiene límites objetivos para poder concretarse. Tanto por las restricciones que impone la carta orgánica del BCRA, como por la insostenible expansión de la deuda remunerada del gobierno para esterilizarla”, observó el exsecretario de Hacienda de la Nación. Para Sarghini, “será necesario, entonces, para cerrar el frente fiscal, recaudar más impuesto inflacionario. Aumento de recaudación nominal y licuación real del gasto. No sólo habrá más inflación, será necesaria. Esto es lo grave”.

Sobre el final, Sarghini sostuvo que “las inconsistencias señaladas -en la macroeconomía y en el Presupuesto- serán una restricción insalvable para alcanzar el perentorio acuerdo con el FMI”. Y advirtió: “Todo podría empeorar si se le incorporan al proyecto las modificaciones que anuncian algún sector del oficialismo”.

Por el contrario, “todo podría mejorar, si después de la elección de noviembre, se da un giro hacia la dirección correcta”, concluyó.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password