De Mendieta: “la Legislatura se ha convertido en una escribanía para los negocios inmobiliarios”

La diputada del FIT dialogó con parlamentario.com acerca de la situación económica que atraviesan los porteños, el impacto de la pandemia y el reclamo por la incorporación de los enfermeros a la carrera de profesionales de la salud.

Con la mirada puesta sobre la delicada situación económica, social, sanitaria y educativa que atraviesa la Ciudad de Buenos Aires, la legisladora del Frente de Izquierda – Unidad (FIT-U) Mercedes De Mendieta dialogó con parlamentario.com para analizar esa situación y cuestionó con dureza la gestión del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

“Desde el inicio de la pandemia hemos visto como el Gobierno de Larreta ha priorizado a los grandes empresarios y la especulación inmobiliaria en vez de poner presupuesto en el sistema de salud para atender a la pandemia”, aseveró la diputada y advirtió que “en lo que respecta a la pandemia, queremos señalar que se reflejó las décadas de vaciamiento del sistema de salud en la Ciudad  y todo el país, manteniendo a los trabajadores de primera línea con salarios de miseria y extenuantes jornadas, sin invertir ni poner el presupuesto necesario para la atención de la pandemia. Por ejemplo, las enfermeras en la Ciudad cobran un sueldo de 45 mil pesos”.

Al mismo tiempo De Mendieta volvió a pedir que se avance con la incorporación de los enfermeros a la carrera de profesionales de la salud. “Al desconocer este reclamo el Gobierno de la Ciudad puede pagar salarios más bajos”, aseguró.

-¿Qué evaluación puede realizar de la situación económica, social, sanitaria y educativa de la Ciudad de Buenos Aires?

-La Ciudad de Buenos Aires es la más rica del país y al mismo tiempo la más desigual, entre la zona norte y la zona Sur. Desde el inicio de la pandemia hemos visto como el Gobierno de Larreta ha priorizado a los grandes empresarios y la especulación inmobiliaria en vez de poner presupuesto en el sistema de salud para atender a la pandemia. En la Legislatura las medidas que primaron fueron las extensiones impositivas para los grandes empresarios y los convenios urbanísticos para construir torres de lujo, mientras crece el déficit habitacional en la Ciudad y más de 10 mil personas viven en situación de calle. Mientras el Gobierno de Larreta pedía que nos lavemos las manos como una forma de prevenir el contagio del Covid 19, las y los habitantes de la Villa 31 estuvieron casi 10 días sin agua potable. Las y los trabajadores de la Ciudad venimos sufriendo como en todo el país, la pérdida de nuestros salarios frente a la inflación.

En lo que respecta a la pandemia, queremos señalar que se reflejó las décadas de vaciamiento del sistema de salud en la Ciudad  y todo el país, manteniendo a los trabajadores de primera línea con salarios de miseria y extenuantes jornadas, sin invertir ni poner el presupuesto necesario para la atención de la pandemia. Por ejemplo, las enfermeras en la Ciudad cobran un sueldo de 45 mil pesos. Vale ir a un hospital público para ver las condiciones edilicias y la falta de insumos, y cómo funcionan gracias a sus trabajadores. Este año, incluso se ha recortado los cupos para concurrentes y residentes en la Ciudad de Buenos Aires, lo que viene afectando especialmente la Salud Mental. También estuvimos acompañando la lucha de las y los trabajadores del Hospital Garraham por salarios dignos que atañe tanto al Gobierno de la Ciudad como al Gobierno Nacional.

En lo que respecta a la vacunación, el Gobierno de Larreta y el Pro a nivel nacional acompañaron la política de beneficiar a los grandes laboratorios y multinacionales, para esto no hay grieta. Mientras desde el Frente de Izquierda-Unidad exigimos al Gobierno de Fernández que se incauten las millones de dosis de vacunas de Astra Zenneca que se producen en Garín, provincia de Buenos Aires en el laboratorio de Sigman, tanto el peronismo como el Pro han rechazado nuestra propuesta, incluso hemos presentado en la legislatura un proyecto para poner a producir vacunas en los laboratorios y la industria farmacéutica de la Ciudad que nunca se puso a discutir en la Legislatura. 

En lo que respecta a la educación el Gobierno del Pro tiene una política de desfinanciamiento de la educación pública, mientras crecen año a año los subsidios a la educación privada. En la pandemia, lo digo como docente de secundaria en la Ciudad, las y los docentes cuando tuvimos que volver en febrero, en condiciones epidemiológicas muy complejas,  a las escuelas nos encontramos con que los edificios se encontraban en peores condiciones de cuando tuvimos que pasar a la virtualidad. El año pasado y este fueron muy difíciles. Durante todo el 2020 exigimos que se garanticen la conectividad de nuestros pibes, pero al Gobierno de la Ciudad no le importó y dejó que miles se queden sin su derecho a la educación. Y este año, en el peor momento de la pandemia nos llevó a una presencialidad criminal que se llevó la vida de más de 35 docentes y auxiliares que produjo una huelga histórica de 15 días de la docencia de la Ciudad. Además la Ministra Soledad Acuña tiene una política de atacar a la docencia con todo tipo de acusaciones y persecuciones, en particular hacia el gremio combativo de Ademys encabezado por Mariana Scayola y Jorge Adaro, al cual pertenezco.

– Uno de los principales reclamos del FIT a lo largo de toda la pandemia fue la incorporación de los enfermeros a la carrera de profesionales de la salud. ¿Por qué cree que no se logró avanzar en ese sentido?

-El reclamo del pase a la carrera profesional de enfermería viene desde hace años impulsadas por las y los enfermeros ya que lo que esconde es la tremenda precarización laboral y discriminación que sufren dentro del sistema de salud. Al desconocer este reclamo el Gobierno de la Ciudad puede pagar salarios más bajos. Es importante destacar que la mayoría del conjunto de les trabajadores de enfermería son mujeres, la mayoría jefas de hogar que durante la pandemia han estado en primea línea de combate, con extenuantes jornadas laborales y muchas de ellas han dejado su vida. ¿Qué salarios cobraron durante la pandemia? El indignante número 45 mil pesos mensuales. Un sueldo de miseria y hambre. Para poder llegar a fin de mes los y las enfermeras están sometidas al pluriempleo y a trabajar dos o tres turnos para mantener a sus familias.

Pero el Gobierno de Larreta no está sólo, ha contado con la complicidad de la burocracia sindical en particular del gremio de SUTECBA de Alejandro Amor, conocido por su rol colaboracionista con el Gobierno del Pro firmando paritarias a la baja, mientras los salarios del conjunto de les trabajadores estatales vienen perdiendo hace años ante la inflación. Peor aún, Alejandro Amor, que hoy encabeza la lista a legisladores por el Frente de Todos, se ha opuesto al pase a la carrera profesional. Mucho aplausos pero a la hora de reconocer la tremenda labor de las y los trabajadores de la salud, vemos la tremenda precarización laboral a la que son sometidos. Esto no sólo ocurre en la Ciudad sino en todo el país. La pandemia puso al descubierto las décadas de vaciamiento de todos los gobiernos peronistas, radicales y del Pro del sistema público de salud.

Desde las bancas de Izquierda Socialista en el Frente de Izquierda-Unidad hemos acompañada adentro y en las calles este reclamo, siendo parte de las movilizaciones y desde nuestras bancas en la Legislatura. Actualmente tenemos un proyecto presentado y construido junto con las enfermeras y enfermeros  para el pase a la carrera profesional. Por eso, creemos que la izquierda tiene que seguir estando en la Legislatura somos el único bloque que consecuentemente apoya entre reclamo y ese reconocimiento lo escuchamos en los hospitales cuando vamos a recorrerlos y las y los trabajadores manifiestan que votan al Frente de Izquierda Unidad.

– Por otro lado, en los últimos meses se han aprobado numerosos convenios urbanísticos en la Legislatura que permiten la construcción de torres, ¿Qué opinión le merece esta situación?

-La Legislatura porteña se ha convertido en una escribanía para los negocios inmobiliarios. Durante los años de Gobierno del Pro, primero con Macri y ahora con Larreta se han privatizado más de 500 hectáreas para los especuladores en detrimento de un plan de viviendas populares o espacios verdes. Negocios inmobiliarios para construir torres de lujo o edificios dónde no vive nadie. Hoy tenemos más de 250 mil viviendas ociosas en la Ciudad, que solo hacen crecer el precio de la propiedad y los alquileres.

Mientras crece el desarrollismo inmobiliario la población de la Ciudad se encuentra estancada en 3 millones de habitantes desde hace más de 70 años. Lo único que ha crecido han sido la población de las villas de la ciudad que han pasado de 50 mil habitantes en la década de los 90 a 300 mil, es decir el 10% de la población de la Ciudad. Hoy el acceso a una vivienda para los trabajadores y sectores populares se ha vuelto inaccesible y alquilar en la Ciudad un departamento de 2 ambientes se paga entre 35 mil y 50 mil pesos. Por eso decimos que es una Ciudad expulsiva, al servicio de algunos grandes empresarios de la construcción como IRSA y van a seguir creciendo la vivienda ociosas. Días atrás en Berlín, se aprobó un referéndum no vinculante para expropiar más de 240 mil viviendas porque esto afecta directamente el problema de los precios de alquileres. Es urgente establecer en la Ciudad medidas contra las viviendas ociosas como un impuesto progresivo y la expropiación y un plan de viviendas popular.

Pero este avance en convenios urbanísimos no hubiera sido posible si el Pro y sus aliados no contaban con los votos del peronismo como ocurrió con los remates de Tiro Federal o con el convenio urbanístico de Distrito Joven, la antesala de la privatización de Costa Salguero.

Hoy estamos peleando junto con el movimiento ambientalista contra la construcción de barrios de lujo en las tierras de Costa Salguero y en la ex Ciudad deportiva de la Boca dónde se quieren construir torres de 150 metros sobre un humedal dónde debería realizarse una reserva para cuidar el medio ambiente y proteger la biodiversidad. 

También hemos estado acompañando como Frente de Izquierda la toma de Fuerza Mujeres en la Villa 31 y la toma de hace semanas atrás en la villa 21-24. Tomas de tierras que tienen el objetivo de pelear por el derecho a la vivienda, que ningún gobierno garantiza. En estas tomas muchas de quiénes pelean son mujeres algunas de ellas víctimas de violencia de género, que tienen que salir de hogares violentos. Hoy alquiler una habitación con baño compartido en un barrio popular puede salir 10 mil pesos y la mayoría de ellas tienen trabajos precarios con sueldos de 25 mil pesos. Esta es la cruel realidad que vivimos en la Ciudad y el país, dónde crece el déficit habitacional y la pobreza que afecta particularmente a mujeres y niños. Y decimos en todo el país porque mientras el gobierno de Fernández pago días atrás 1900 millones de dólares para el FMI no puso un peso para viviendas populares

– Por último, ¿Cuáles cree que serán los desafíos que deberá afrontar la Ciudad en la post pandemia?

-La Ciudad como todo el país afronta el desafío de discutir un plan obrero y popular para salir de la crisis social y económica que priorice y resuelva las urgentes necesidades populares. No pagando la deuda externa y rompiendo lazos políticos y económicos con el FMI, cobrando impuestos a las grandes riquezas. Para que haya salarios y jubilaciones y que nadie gane menos que la canasta familiar y poniendo un plan de viviendas populares para terminar con el déficit habitacional y dar trabajo genuino. Es lo contrario a lo que está plantando Juntos y el Pro y el FdT de Fernández, que quieren seguir sometiendo a mayor saqueo con el FMI e imponer una reforma laboral de mayor precarización. Por eso, estamos llamando a las y los trabajadores en estas elecciones a que el voto útil es para fortalecer una alternativa política de las y los trabajadores, porque la izquierda tiene que estar en el Congreso Nacional y la Legislatura para ser la voz de las luchas y de estos planteos con la lista encabezada por Myriam Bregman para el Congreso Nacional, Gabriel Solano, Pablo Almeida y Mercedes Trimarchi para la Legislatura porteña.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password