Falleció el exdiputado nacional Jorge Coscia

Cineasta, presidió el INCAA y fue secretario de Cultura de la Nación durante la gestión de Cristina Fernández de Kirchner.

A la edad de 69 años y víctima de una penosa enfermedad, falleció este jueves Jorge Coscia, quien fuera diputado nacional entre 2005 y 2009.

De larga militancia peronista, como cineasta filmó películas como “Laura”, “El intruso”, “Chorros” y “Mirta, de Liniers a Estambul”.

Durante la gestión presidencial de Eduardo Duhalde presidió el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), y fue secretario de Cultura de la Nación entre 2009 y 2014.

En 2005 fue elegido diputado nacional por el peronismo en la Ciudad de Buenos Aires. En esa oportunidad fue tercero en la lista que encabezaban Rafael Bielsa y Mercedes Marcó del Pont.

Durante su gestión en la Cámara baja, presidió la Comisión de Cultura y desde allí impulsó el proyecto de ley para restituir el feriado de carnaval, haciéndose eco de la Asociación Murgas. Dicho feriado había sido suprimido el 9 de junio de 1976 por el decreto 21.329 de la última dictadura militar.

También trabajó en el proyecto para expropiar y recuperar, para transformarlo en “un espacio cultural de la democracia” a la Confitería Del Molino.

Coscia fue también autor del proyecto de ley que declara como lugar histórico nacional al cementerio de guerra de los caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur, emplazado en el cementerio de Darwin, Isla Soledad.

Su alineamiento político

Nunca fue tibio con sus expresiones. Como cuando de visita en España como diputado nacional, reivindicó la necesidad de cada pueblo de liberarse de la imposición de las culturas foráneas. En una conferencia que brindó en la Casa de América de Madrid, defendió la cohesión entre la política y la cultura y remarcó que “un pueblo que no es capaz de garantizar su producción cultural es un pueblo absolutamente inmunodeficiente”. En ese marco fue que reivindicó también la necesidad de trabajar en la cultura de cada pueblo, por cuanto en muchos países de Latinoamérica, dijo, la gente enciende su radio o su televisor y lo que recibe no es su propia cultura. Puso como ejemplo la versión hollywoodense de Eva Perón, a la que sin eufemismos calificó de “una porquería”.

“Cuando nos cuentan nuestra cultura nos la cuentan cambiada”, remarcó el entonces presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara baja.

En 2007, cuando Mauricio Macri ganó por primera vez la Jefatura de Gobierno de la Ciudad, Coscia hizo campaña junto a Daniel Filmus, de quien era asesor en materia cultural. “Para nosotros, la apuesta fundamental de un proyecto cultural es que llegue a todos los vecinos, y como en el resto de las iniciativas, que no haya diferencias entre el norte y el sur”, de la ciudad. “El objetivo es garantizar la igualdad de oportunidades culturales en todas las comunas”, sostenía, para proponer además crear un “polo cultural” en cada una de las 15 comunas, y que cada uno “respete la idiosincracia de su barrio”.

En ese marco la emprendía contra Mauricio Macri, al pedir votar a Filmus para evitar que por “primera vez después de la dictadura militar se imponga un proyecto político de derecha”.

Le atribuía a quien a la postre ganaría las elecciones un “compartamiento canallesco” por haber deslizado que los hombres de la cultura habían sufrido presiones para respaldar al postulante kirchnerista Daniel Filmus.

“Macri ha difamado a los artistas y referentes de la cultura argentina, algunos de ellos verdaderos mitos como León Gieco, Víctor Heredia, Teresa Parodi, Juan Campanella, Susana Rinaldi, que se han autoconvocado para respaldar a Filmus, al dar a entender que se les ha pagado”, señaló.“Macri tiene un compartamiento canallesco porque está ofendiendo a estos artistas, hombres que han sufrido el exilio, que han integrado listas negras. La pregunta que me hago es si el día domingo estamos abriendo las listas negras de Macri”, agregaba.

Coscia reforzó su alineamiento con el kirchnerismo durante el conflicto con el campo por la 125. Según publicaba parlamentario.com en marzo de 2008, el entonces diputado criticaba duramente a duramente a dirigentes como Elisa Carrió que, dijo, deberán tomar conciencia “del papelón histórico que están haciendo en su alianza con la Sociedad Rural”.

El legislador kirchnerista sostuvo que la protesta del campo no era un paro agrario, sino un lock out patronal y, en línea con el discurso oficial, “una extorsión política”. De hecho, la definió como “la más formidable extorsión que tuvo la Argentina desde 1983”.

En mayo de ese mismo año señalaba a Radio Continental que no era cierto que el Gobierno fuera inflexible en las negociaciones con el campo, advirtiendo que, por el contrario, “el Gobierno ya ha cedido un montón de medidas en las negociaciones”.

“Cuando hablamos de las retenciones móviles hablamos de muchos otros temas, imaginemos un país donde la soja se va a plantar sobre las macetas, un país donde el superávit comience a esfumarse, donde se impone mediante la prepotencia y la extorsión lo que quiere un sector que es minoritario en la sociedad”, destacaba el legislador, para quien “las ganancias ocurren no sólo por la soja sino también por una serie de variables que plantean también la intervención del Estado”.

Jorge Coscia renunció a su banca en julio de 2009, para asumir como secretario de Cultura de la Nación, siendo reemplazado entonces por el titular del gremio judicial Julio Piumato.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password