Aumentó la confianza del campo tras las PASO

Según el nuevo índice “Ag Barometer Austral”, que elabora el Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral, el 36% de los productores esperan un cambio favorable luego de las elecciones de noviembre.

agroindustria campo

El nuevo índice de septiembre de 2021 del Ag Barometer Austral, elaborado por el Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral, marca un leve aumento en la confianza de los productores agropecuarios de 79 puntos frente a los 69 del mes de julio 2021, es decir, un aumento del 14 %. Sin embargo, lo valores aún se mantienen por debajo del índice 100, lo que indica que nivel de confianza aún es bajo. 

El cambio positivo en los Índices de Confianza es “diametralmente opuesto” al que se dio luego de las PASO de agosto 2019, cuando comenzó un proceso de baja del Índice que nunca consiguió recuperar los niveles de julio 2019. Los académicos de la Austral opinan que el resultado del 12 de septiembre pasado “puede que haya arrojado una pequeña luz de esperanza en relación a un cambio en las políticas dirigidas al sector, que habían comenzado a ser negativas en el mes de mayo con la supensión de las exportaciones de carnes y a las amenazas de restricciones a las exportaciones de maíz”. 

Respecto a los cambios que podrían producirse después de las elecciones generales del próximo 14 de noviembre, los datos arrojan que el 36% de los productores estima que pueden ser favorables en las políticas dirigidas al sector, contra un 32% cree que no habrá cambios en las políticas y un 27% que es más pesimista y piensa que las políticas serán aún más intervencionistas. Estos últimos, “esperan consecuencias negativas para la toma de decisiones e inversiones que apunten al crecimiento y aumento de productividad del sector más competitivo de la economía argentina”, detalla el informe. 

“Los resultados de las elecciones generales serán clave para responder a esta incógnita y construir los escenarios probables para el sector hasta el año 2023”, analizan los expertos del Centro de Agronegocios y Alimentos.

camopo

Signos positivos y negativos 

El Índice de Condiciones Presentes, que incluye la situación financiera actual comparada con un año atrás y la oportunidad para realizar inversiones en activos fijos, también alcanza los 79 puntos. Esto implica una leve mejora, del 6,7% frente a la edición previa, y también una mejora similar en términos interanuales. 

Al mismo tiempo, el Índice de Expectativas Futuras, construido en base a las percepciones acerca del futuro de la explotación agropecuaria y del sector agropecuario en general en horizontes de tiempo de 1 y 5 años, es el que arroja los mejores resultados: Aumentó un 19,5% en relación a la medición anterior y un 21% interanual. 

“La mejora de confianza se da, principalmente, en las expectativas para la economía agropecuaria en general para los próximos 5 años (121 vs 83), ya que las expectativas para los próximos 12 meses continúan siendo muy negativas”, explican. 

El 46% de los productores planea realizar inversiones en activos fijos en los próximos 5 años. Es decir, se mantiene la tendencia evidenciada luego de la campaña 2020/21 que registró importantes inversiones en maquinarias, que fue posible gracias a los excedentes financieros resultantes de altos precios internacionales/locales y rendimientos, en general, razonables. 

Sobre la situación financiera de los productores, los números fueron de 61 vs 68, y en el caso de las perspectivas del sector, se vio un 73% de expectativas negativas. Nuevamente, los especialistas de la Austral sostienen que las elecciones tendrán un impacto decisivo en las expectativas futuras “ya que se llega con niveles inflacionarios muy preocupantes y no resueltos, atraso y brecha cambiaria, altos niveles de pobreza y negociaciones no resueltas con el FMI”. 

Por otro lado, a pesar de las restricciones a las exportaciones de carne vacuna, el sector ha tenido un muy buen desempeño en el mes de septiembre, tanto en volúmenes exportados como en precios de exportación. “La flexibilización en las restricciones es un signo positivo, aunque con manifestaciones contradictorias de algunos funcionarios y la amenaza de restringir cuantitativamente las exportaciones de maíz”, sostiene el Ag Barometer. 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password