Media sanción para una modificación de la Ley de Sangre

A partir del cambio, deberán brindar a los donantes una información sobre el Registro Nacional de Donantes de CPH.

Recibió este jueves media sanción un proyecto del senador Adolfo Rodríguez Saá que busca modificar la Ley de Sangre para incluir la obligación de informar a los donantes respecto del Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH), creado por la Ley 25.392. A partir de esta modificación se consultará a los donantes sobre su voluntad de incorporarse al registro, incrementando así la cantidad de donantes del registro.

Según datos del Banco Mundial, entre 2011 y 2016, las donaciones de sangre en Argentina por cada 1000 habitantes mayores de 18 años aumentaron del 25,6% al 31%, a un total de 621.370 personas en el país. Si bien esto ubica al país en niveles cercanos a los donantes de los países de ingresos altos, se encuentra aún lejos del objetivo de la OMS del 3% / 4% de la población total necesaria para la autosuficiencia en componentes y productos derivados de la sangre.

La propuesta de Rodríguez Saá que obtuvo media sanción permite alcanzar a un universo de ciudadanos y ciudadanas con un fuerte compromiso altruista y solidario, que año a año permiten recuperar este componente vital para la salud humana, dado que la sangre y sus derivados no se fabrican ni se pueden recuperar permanentemente de manera artificial. Informarles acerca de la existencia del Registro y consultarles acerca de si desean ser incorporados permitirá ampliar la cantidad de inscriptos y agilizar la búsqueda de compatibilidades cada vez que un paciente lo necesite.

Existen dos clases de trasplante de CPH: el trasplante autólogo, un autotrasplante mediante el cual se infunden células propias  criopreservadas; y el alotrasplante o trasplante alogénico, en el cual se implantan células extraídas de otra persona genéticamente compatible.

Cuando no es posible extraer y reservar células sanas para realizar un autotrasplante, se indica la realización de un trasplante de células  alogénico y para concretarlo es necesario contar con un donante  genéticamente compatible. En el trasplante de CPH se requiere un alto porcentaje de compatibilidad ya que lo que se reemplaza es la fábrica de células sanguíneas y por tanto la base del sistema inmunológico, los linfocitos. Si existe diferencia, los linfocitos generados por las células nuevas reconocerían al cuerpo como extraño y pueden comenzar una reacción defensiva rechazando el cuerpo que las recibe.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password